Archivo de la etiqueta: Organización Internacional del Trabajo (OIT)

CORONAVIRUS Y FERTILIDAD

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de didssph en Pixabay

Durante la epidemia la mayoría de las personas en el mundo estaban y siguen en casa. Muchos expertos predijeron que las tasas de fertilidad aumentarían, pero de hecho el resultado ha sido exactamente lo contrario. La pandemia de coronavirus tiene un impacto aún mayor en las generaciones más jóvenes con empleos inestables y pérdidas económicas que hacen que los jóvenes lo piensen dos veces antes de casarse y tener hijos.

Por ejemplo, la tasa de natalidad de Japón ya había caído a 1,36 en 2019, el nivel más bajo en doce años. El envejecimiento de la población es la tendencia general, pero el nuevo coronavirus acelerará su ritmo. El Nikkei informó que las limitaciones económicas como el desempleo entre los trabajadores informales llevarían a los jóvenes a evitar el matrimonio y los hijos durante mucho tiempo.

Las previsiones de población de Japón suponen que la disminución aumentará gradualmente a partir de 2021 y el ritmo de crecimiento aumentará año tras año. Esta situación no se limita a Asia. Según un estudio realizado por la Brookings Institution, un think tank con sede en Washington, el número de niños nacidos en los Estados Unidos este año puede disminuir en 300.000-500.000 en comparación con 2020, lo que equivale a una disminución de alrededor del 10% en la población promedio anual del país de 370 millones.

El informe de la Brookings Institution explicó que una recesión más profunda y larga significaría que las anualidades de algunas personas y los ingresos de por vida se reducirían y algunas mujeres no sólo retrasarían el parto, sino que también decidirían tener menos hijos.

Los datos históricos siempre han demostrado que el número de nacimientos cae durante una crisis económica. Por ejemplo, la recesión después de la conocida crisis financiera de 2008 fue la razón por la que el número de nacimientos en los Estados Unidos disminuyó en unos 400.000.

El desempleo es obviamente el factor más importante: la encuesta en línea de la Organización Internacional del Trabajo encontró que el 17,1% de los jóvenes encuestados de entre 18 y 29 años dijeron que no habían trabajado desde la pandemia e incluso aquellos que trabajan han reducido su jornada laboral en un 23%, lo que ha llevado a una grave caída de los ingresos.

El Director General de la Organización Mundial de la Salud también ha dicho que esta epidemia es una crisis de salud que suele ocurrir una vez cada cien años y su impacto se sentirá aún más en las próximas décadas. Él cree que tomará más tiempo mantener la pandemia bajo control, a través del desarrollo de vacunas, y el impacto negativo en las actividades económicas durará más de lo esperado.

Un estudio realizado por la Universidad de Washington predecía que para 2060 la población mundial alcanzará un máximo de 9.700 millones, antes de caer a unos 8.800 millones a finales de siglo. Por lo tanto, la pandemia podría acelerar el declive.

Nora Spinks, Directora Ejecutiva del Instituto Vanier Canadiense de Investigación Familiar, una organización de investigación caritativa, ha señalado que si bien la estabilidad, la seguridad y la previsibilidad son factores que promueven la fertilidad humana, la crisis sanitaria mundial está afectando negativamente la voluntad de reproducirse: “El impacto en las intenciones reproductivas, es decir, lo que vemos en todo el mundo, es que la gente está decidiendo en su mayoría posponer el parto o temporalmente no tener hijos”.

El Instituto ha observado que los acontecimientos trágicos pueden tener diferentes efectos en las tasas de natalidad. “Por ejemplo, después del ataque del 11 de septiembre de 2001, en los Estados Unidos el número de nacimientos aumentó, especialmente en el Estado de Nueva York, porque ese ataque hizo que la gente pensara en el valor de la vida humana y su impacto en su sentido de reacción y deseo. La pandemia, sin embargo, ha tenido el efecto contrario”. El investigador canadiense debe señalar, sin embargo, que si bien la tragedia del 11-S fue un hecho consumado que necesitaba una respuesta, la pandemia no ha terminado de ninguna manera y no podemos ver el horizonte final del evento, sólo para utilizar una expresión tomada de la terminología del agujero negro.

Un estudio sobre el impacto esperado de la crisis del coronavirus en la fertilidad, publicado en la revista Science a finales de julio, también señaló que el alto costo de la crianza de los hijos, el desempleo y la pérdida de ingresos inevitablemente reduciría la tasa de fertilidad.

Comprender los patrones potenciales en los niveles de población futuros es fundamental para anticipar y planificar el cambio de las estructuras de edad, las necesidades de recursos y atención médica, así como los escenarios ambientales y económicos.

Los modelos futuros de fertilidad son predicciones clave para estimar el tamaño futuro de la población, pero están rodeados de incertidumbre sustancial y metodologías de estimación divergentes, lo que conduce a diferencias importantes en las proyecciones de población global. Cambiar el tamaño de la población y las estructuras de edad podría tener profundos impactos económicos, sociales y geopolíticos en muchos países.

Por su parte la revista Lancet ha elaborado un estudio según el cual, en el escenario de referencia, se prevé que la población mundial alcance un máximo de 9.730 millones en 2064 y disminuya a 8.790 millones en 2100.

Las proyecciones de referencia para los cinco países más grandes en 2100 son las siguientes:

  • India: 1.090 millones
  • Nigeria: 791 millones
  • China: 732 millones
  • UU.: 336 millones
  • Pakistán: 248 millones.

Los resultados también sugieren una estructura de edad cambiante en muchas partes del mundo en 2100 (con una tasa total de fertilidad [TFR] igual a 1,66), con 2.370 millones de individuos mayores de 65 años y 1.700 millones de menores de 20 años.

Para 2050 se espera que 151 países tengan una TFR global por debajo del nivel de reemplazo (2,1), y se prevé que 183 tengan una TFR por debajo del nivel de reemplazo para 2100. En el escenario de referencia se prevé que 23 países, entre ellos Japón, Tailandia y España, tengan una disminución de la población de más del 50% entre 2017 y 2100.

Se espera que la población de China disminuya en un 48% y China se convierta en la mayor economía para 2035. En el escenario de referencia, sin embargo, se espera que los Estados Unidos se conviertan una vez más en la mayor economía en 2098.

Los escenarios alternativos de Lancet sugieren que alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para la educación y satisfacer las necesidades anticonceptivas daría lugar a una población mundial que oscilaría entre 6.290 y 6.880 millones en 2100.

Los hallazgos de Lancet sugieren que las tendencias continuas en el logro educativo femenino y el acceso a la anticoncepción acelerarán la disminución de la fertilidad y ralentizarán el crecimiento de la población. Una TFR sostenida por debajo del nivel de reemplazo en muchos países, incluidos China e India, tendría consecuencias económicas, sociales, ambientales y geopolíticas. Las opciones políticas para adaptarse a la baja fertilidad continúa sosteniendo que apoyar y mejorar la salud reproductiva de las mujeres serán cruciales en los próximos años.

Con referencia específica a Italia, se supone que su población —que alcanzó su punto máximo en 2014 con 61 millones de habitantes— se reducirá a la mitad a unos 30,5 millones en 2100. La misma tendencia se asume en relación con España (de 46 millones en 2017 a unos 23 millones en 2100). ¿Y los efectos económicos? Mientras que se espera que el Reino Unido, Alemania y Francia permanezcan entre los 10 principales países en términos de PIB, para finales de siglo se espera que Italia y España caigan en el ranking: de las 9ª y 13ª economías mundiales en 2017 a las 25ª y 28ª, respectivamente, en 2100.

Entre los 23 países que verán reducida su población también se incluyen Japón (de 128 millones a 60 millones) y Tailandia. En Portugal, sólo puede haber cinco millones de personas en 2100. También se esperan caídas drásticas de la población en edad de trabajar en países como India y China, lo que obstaculizará el crecimiento económico.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción.

©2021-saeeg®