Por una Argentina nacionalista que ponga de pie a sus Fuerzas Armadas

Nosotros los soldados, ofrecemos nuestros esfuerzos y sacrificios, para gloria de las generaciones que pasaron, para proteger a las actuales y para asegurarles una mejor existencia a las generaciones que nos sucederán.

Mohamed Alí Seineldín

Es paradójico que gobernantes de clara extracción marxista denosten a sus FFAA, los tilden de manera despectiva de “milicos”, reduzcan el poder de fuego de las instituciones que están para preservarnos cuando, por otro lado, admiran a la U.R.S.S. cuyo poderío militar tuvo en jaque a sus oponentes durante décadas.

Muchos peronistas hablan despectivamente de los “milicos”, pero admiran al “general”. La izquierda también vomita odio hacia los “uniformados” mientras canta loas a los “comandantes” Guevara, Castro y Chávez. Si no fuera tanto el odio que demuestran y lo patético de sus incongruencias, sería hasta gracioso.

El problema es que, esta actitud de nuestros gobernantes, que bien podría encuadrarse como “grave traición a la Patria”, pone de rodillas a la Nación y la deja expuesta al ataque de los enemigos externos e internos. Es hora de terminar con esta dañina situación. Es hora de reconciliarnos como sociedad con nuestras FFAA y FFSS. Es hora de recuperar el fuego sagrado, de inculcarlo desde los comienzos de la carrera de armas.

Hoy vemos como los nacionalismos resurgen en la mayor parte del globo, sin embargo, nuestros gobiernos siguen sosteniendo ideas anacrónicas y cuyos resultados están a la vista; ni Rusia es comunista hoy en día. Esa doctrina ha fracasado allí donde ha sido puesta en práctica. Viven idealizando Cuba, pero van sólo de vacaciones, ninguno de los dirigentes, ni dirigidos, quiere vivir en el infierno castrista. China hoy es una potencia capitalista. Venezuela ha sido reducida a su mínima expresión y su pueblo sumido en la pobreza y la desesperación. Es hora de abrir los ojos. Nuestros gobernantes que han hecho un millonario negocio con los izquierdos humanos, hoy rechazan el informe de la ONU sobre la violación de DDHH en Venezuela y consideran que el país gobernado por Nicolás Maduro «sufrió un fuerte asedio de intervencionismo», al tiempo que se quejan de que «hay una apreciación sesgada» de lo que son ese tipo de delitos. ¿Cuál sería la vara con que miden los hechos? ¿Una guerra como la que atravesó nuestra Patria durante las décadas de los 60’s y 70’s, con grupos armados que atentaron contra la integridad de la sociedad toda es cuestionada por defenderse de la guerrilla apátrida, y un gobierno que atenta contra la vida y derechos de sus ciudadanos es defendida a ultranza? Algo está mal… muy mal.

La falta de seguridad, el colapso de la administración de justicia, la falta de control social y la proliferación del desorden, la transferencia del poder decisorio a grupos de poder, la ausencia poco menos que absoluta de políticas y, en particular, de política exterior, ha generado en nuestra sociedad civil la impresión, cada vez más extendida, de que el Estado no sirve para nada. El Estado, en suma, se encuentra profundamente desprestigiado, como lo están las clases políticas supuestamente encargadas de conducirlo. Para el argentino de nuestros días, el Estado no le sirve y, por lógica consecuencia, él no está dispuesto a servirle tampoco. De ahí que cualquier sacrificio que el Estado le pida, (como los impuestos, por ejemplo), le parezca excesivo.

Gerardo Palacios Hardy

Vemos hoy a gobernantes y grupos de poder enriquecidos a costas del poder adquisitivo del pueblo que está cada vez más sumido en la carencia. Da vergüenza ajena ver sindicalistas de espalda virgen con casas millonarias y cuentas abultadas en el exterior. Sindicalistas y políticos que por generaciones vivieron y viven de la teta del Estado. Pregunto, y me pregunto… ¿Hasta cuándo vamos a permitir este saqueo de nuestros bienes? ¿Hasta cuándo vamos a hipotecar el porvenir de nuestros hijos y nietos?

La guerrilla comunista subió al poder el 25 de mayo de 1973 (Presidente Cámpora; de ahí viene el nombre de “La Cámpora”, ese grupo importante en el kirchnerismo) y se dedicó con fuerzas cercanas a copar por la fuerza todas las instituciones que podían para obtener luego el reconocimiento oficial y el dinero para vivir ellos y sus amigotes y hacer la revolución.

La revolución supone un cambio violento, súbito y total de un sistema de vida y de valores a otro sistema. Para ello el revolucionario comienza por destruir el orden existente, con la ilusión del nuevo orden ideal.

Perón, que la había promovido para volver al poder, se dio cuenta que la guerrilla comunista lo quería liquidar a él. Y emprenderá una acción firme contra aquélla. Hasta dijo ignominiosamente que iba a actuar con la ley o contra la ley, y promovió esa organización ya aludida, la Triple A. Entonces se empieza a expulsar del Estado a los marxistas que habían subido al poder con el gobierno de Cámpora el 25 de mayo de 1973.

Si salimos a proclamar verdades puras y revoluciones sin pensar en el receptor de nuestro mensaje, sin pensar en los caminos para llegar a los argentinos y salvar la Argentina en el orden natural y sobrenatural, será cierto lo que dijo Guerrero:

Que el patriotismo cristiano le teme a la competencia. Que no lucha por la Argentina.

Tenemos que pensar y amar y salvar la Argentina…

Si en una hora tenemos que morir; si en una hora se termina el mundo, ¡tenemos que mejorar la Argentina…!

Como aquel tucumano Argentino del Valle Larrabure, laico, padre de familia, militar, que vivió más de un año “enterrado” en una cárcel del pueblo del ERP, (que significa Ejército Revolucionario del Pueblo), en un pozo de 2,20 por 1 por 1,20, y en Rosario, el 19 de agosto de 1975, torturado, con 40 kilos menos, siendo asmático y en un pozo húmedo, rezó todo el día con evidentes dificultades en la respiración, llevó al colmo las enseñanzas de Genta, “pedagogo del Oh juremos con gloria morir”, cantó muy fuerte el Himno Nacional Argentino —sí, el Himno Nacional Argentino— y lo asesinaron. Los guerrilleros reconocerían: “Larrabure nos venció”.

Como el laico, padre de familia, filósofo Jordán Bruno Genta, que el día anterior a su holocausto, ocurrido el día 27 de octubre de 1974, nos dijo qué Argentina quería y soñaba, aquélla de señores que presidida por Don Juan Manuel derrotó a Inglaterra y Francia, y que obligaba a un trato de señores a los poderosos de la Tierra. Al que los ingleses reconocerían causa de las derrotas causadas por los aviadores argentinos… El que nos ha dejado para el patrimonio del “argentinismo esencial” su “teoría de las fuerzas armadas elemento esencial y principal en la nación” y su tesis de Rosas como el fiel ejecutor de la política de San Martín.

Héctor H. Hernández

Estos grupos marxistas que tomaron el poder el 25 de mayo de 1973 aún siguen torciendo los destinos de nuestra Nación, más enquistados y más virulentos, fieles sicarios de la masonería y el NOM, no cejarán en su empeño hasta hacer desaparecer todo vestigio de nacionalismo, de orden establecido, de todo aquello que debe ser un bien nacido en este bendito suelo. Es hora de ponerle un fin, de extirpar de una vez y para siempre de nuestro suelo y nuestra sociedad este cáncer que nos está matando lentamente pero sin pausa.

¡Argentina Despierta!

DyPoM

Por Der Landsmann para Saeeg


Notas:

Seineldín el último patriota – Luis Razzolini
Sacheri y el mandato argentino – Héctor H. Hernández


©2020-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *