CONTAR POROTOS

Iris Speroni (gab: https://gab.com/Iris_Speroni)*

¿Usted tiene algún representante? ¿No? Entonces usted no existe.

Numerosos grupos de ciudadanos no tienen representación política.

El más evidente: los jubilados[1].

Otros: trabajadores en blanco[2].

Igual situación sufren los dueños de PyMes industriales, comerciales o agropecuarias.

Me hicieron notar que en esta lista faltan los monotributistas. Cierto. Abandonados de la mano de Dios, como el último impuestazo demuestra.

Hay más no-representados. Los integrantes de las FFAA, de las FFSS, profesionales de la Salud, transportistas, programadores de software, productores de bienes exportables,…, la lista es kilométrica.

La Constitución plantea las reglas de juego de cómo debemos dirimir nuestros conflictos desde el mismo inicio. “Artículo 1º.- La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa republicana federal, según la establece la presente Constitución”.

¿Usted tiene algún representante? ¿No? Entonces usted no existe.

¿Quién ocupa las bancas? ¿Qué intereses defienden? En lenguaje de nuestra constitución: ¿A quién representan?

Acá entramos a un mapa de conjeturas interesante que habrá que despejar.

A contar porotos

El presidente de la Nación, el día que asumió, aclaró a quién iba a favorecer: petroleras, mineras, el trabajo informal y a la banca. ¡Ah!, el dinero lo iba a poner el campo.

Su accionar agregó perdedores a la lista. En diciembre 2019 pusieron el impuesto PAIS, que pagan asalariados, en el verano 2020 redujeron el ingreso de los jubilados, a mitad de año grabaron los alquileres de viviendas. Durante lo que va del mandato sostuvieron la infamia de un tipo de cambio retrasado, el cual daña a las provincias; junto al impuesto inflacionario que perjudica a los más humildes. 

El Congreso aprobó todas estas iniciativas.

Requiere el siguiente andamiaje. En el senado hay grupos que votan en bloques más o menos homogéneos. Los patagónicos votan a favor del petróleo, como lo hacen los andinos con las auríferas. A cambio del soporte de sus actividades, votan con los porteños los negocios del gobierno central que son, a saber:

  • banca: renegociación de deuda, carry trade (bicicleta), tipo de cambio atrasado, emisión (impuesto inflacionario).
  • obra pública (Club de la Obra Pública).
  • negocios propios de la casta (ej. Aerolíneas Argentinas).
  • Farmacéuticas (proveedor del Estado y precios cartelizados).
  • imposición de agenda internacional (género, ablaciones, aborto, inmigración, indigenismo, afroismo, calentamiento global, agroquímicos, etc.)[3].

Los bloques patagónicos, capital federal y andinos constituyen una masa crítica que disciplina a los restantes. No importa el partido del cual provengan.

Con menor homogeneidad, Diputados replica el accionar.

Un buen ejercicio, que invito a hacer, es pensar la cámara de diputados y senadores como defensores de determinados intereses en alianza con otros.

Por ejemplo: el descontrol del BCRA. Todas las provincias son perjudicadas[4]. Sin embargo, resignan defender los intereses de la producción local, a cambio de alguna gracia puntual.

De ahí la importancia de contar los porotos; cuántos hay para cada iniciativa. Verán que el NEA y la región central (pampa húmeda) están más solos que Margaret Thatcher en Cosquín.

El Gran Misterio

Debemos desentrañar por qué los 70 diputados y los 3 senadores por Buenos Aires votan sistemáticamente en contra de los intereses de sus coprovincianos.

En varias ocasiones sostuve que la provincia se encuentra intervenida. Ha sido un proceso gradual que se volvió indisimulable desde que el ex diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires, Daniel Scioli, accedió a la gobernación. Llenó su gabinete de porteños. Después de ocho años, el procedimiento fue repetido por la oposición que instaló a … la ex vicejefa de gobierno de la capital. Como si el vicegobernador de Misiones asumiera al año siguiente como gobernador de Corrientes. Nombró de ministro de seguridad al ex presidente de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Un verdadero ejército de ocupación. La gobernación cambió de signo político; la intervención quedó intacta. Ahora el diputado nacional por la Ciudad, Kiciloff, con su corte de porteños, es su nuevo gobernador.

¿Cuál es el objeto de la ocupación de la provincia de Buenos Aires? Hay numerosas razones. Intentaré descifrar algunas.

El más importante es la selección de los candidatos a diputados y senadores nacionales por la provincia. Garantizar que todos o la mayor cantidad posible de ellos defiendan los intereses del gobierno central y no los provinciales. Consolidar la transferencia brutal de riqueza de la PBA (vía el BCRA y vía la AFIP).

La provincia da origen al 35,4 % de las exportaciones del país. El gobierno central le quitó a los habitantes de la provincia la suma de U$D 9.600 millones, sólo en 2020, por diferencia de cambio y $ 136.838 millones por derechos de exportación, con el silencio cómplice de los 70 diputados y 3 senadores nacionales por PBA.

Esas 73 personas avalan el status quo.

Consiste en:

  • Sostener la deuda permanente como columna vertebral de las decisiones soberanas del país. Que nunca falte deuda externa más permitir el pago de fortunas a la banca local año tras año (carry trade o bicicleta). $ 1.200.000.000 en el año 2020.
  • Defender el conjunto de prebendas para la “industria” consistente en exenciones impositivas, créditos blandos (con tasa inferior a la inflación), aranceles discriminados, subsidios directos, dólar subsidiado para importar partes, salvatajes, etc.
  • Proteger al Club de la Obra Pública (ej. Lascurain condenado en primera instancia).
  • Fortalecer a las farmacéuticas. Al punto tal que varios diputados responden directamente a ellas.
  • Honrar las alianzas[5] que garantizan la pervivencia del régimen (el discurso inaugural de Fernández el 10-12-2019 como prueba al canto).
  • Votar siempre como si fueran de la Capital Federal (que engloba todos los puntos anteriores).

El segundo objetivo de la intervención es bloquear el acceso del interior de la provincia al escenario de representación. Un tercio de la población bonaerense no vive en el conurbano de la Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo estas personas no cuentan con un tercio de la Legislatura provincial y ciertamente ni uno solo de los 70 diputados nacionales o los 3 senadores los defiende.

Tal vez la supresión de la provincia de Buenos Aires como expresión política sea una de las grandes tragedias argentinas.

La insidia es mayor aún. Todas las cabeceras de partido fueron ocupadas por el unitarismo. Florecieron oficinas del ANSES, PAMI, AFIP, Banco Nación, más organismos provinciales ocupados por los interventores, como el BAPRO. Grandes empleadores, con sueldos por encima del promedio de la zona. Crean su propia corte de defensores de la intervención y del unitarismo.

Quienes viven en Pehuajó, Junín, Pergamino, Azul, Lincoln, Dolores, etc. lo conocen bien.

No tiene nada de original. Si uno ve el mapa de votación de los EEUU en 2020, aún en los estados que votaron a los republicanos (rojo), las capitales, donde residen los empleados del gobierno central, votaron a los demócratas (azul). En la capital de EEUU, sede de todas las burocracias, el voto azul fue del 94%.

Agenda Global

¿Por qué todos estos “representantes” votan la agenda global? Porque está atada a créditos y subsidios de organismos internacionales amén de ser condición sine qua non del juego de renovación permanente de la deuda eterna.

La banda criminal que nos gobierna entiende que para sobrevivir no sólo debe tener firmes sus maquinarias políticas locales (bien aceitadas para ambos partidos mayoritarios) sino que no debe presentar amenaza a las iniciativas de las agendas globales, por más delirantes que parezcan. El objetivo en este caso es quedar fuera del radar para poder continuar el saqueo de sus connacionales[6].

¿Por qué las petroleras cuentan con el apoyo de todos los senadores de las provincias patagónicas y casi todos los diputados? Porque ponen dinero para sus campañas. ¿Por qué Yedlin u Ocaña son diputados? Porque sus mandantes les financian sus carreras políticas. ¿Por qué Lousteau, luego del desastre que produjo al país en el 2008 ha sido diputado, embajador en EEUU y ahora senador? Porque le han financiado su carrera desde jovencito. No hace falta que hablemos de Gioja o los representantes de Catamarca.

¿Por qué siempre hubo representantes del gremio docente en diputados desde Alfonsín a hoy? Porque se necesitaba comprar la voluntad de los gremios para poner en marcha el plan de destrucción de la educación argentina diseñado desde y financiado por los organismos internacionales.

Cuando se corre el velo es todo más fácil de entender.

¿Quieren ferrocarriles, fletes marítimos y fluviales, astilleros, dólar alto, educación de calidad, Fuerzas Armadas pertrechadas y bien pagas, Gendarmería que custodie la frontera, médicos y enfermeros con buenos ingresos, caminos rurales en buen estado, salario familiar para los trabajadores en blanco, eliminación de impuestos a las ganancias al trabajo? Pongan el cuerpo o financien campañas o ambas cosas.

Nadie nos prohíbe tener representantes. Es más, la constitución nos invita a representar y ser representados. Sólo hay que querer estar ahí.

Tan simple como eso.

* Licenciada de Economía (UBA), Master en Finanzas (UCEMA), Posgrado Agronegocios, Agronomía (UBA).

 

Referencias

[1] Algunos partidos llevan en sus listas abogados previsionalistas, que desde América González a Tundis, sólo han servido para bloquear el ingreso de representantes genuinos.

[2] Décadas atrás había un puñado de sindicalistas como diputados nacionales. Hoy su presencia es irrisoria.

[3] A cambio reciben líneas de fondo de organismos internacionales que gastan a su gusto, con el consiguiente bolsiqueo, más constituyen imposiciones restrictivas de los organismos de crédito como el FMI. Reciben plata y a cambio dan algo que les da oportunidades para robar y sin ningún costo político.

[4] Las petroleras y mineras tienen un sistema cambiario distinto por el cual quedan fuera del fraude perpetrado por el BCRA, lo que le garantiza al gobierno central contar con esos votos. A nadie le importa que los productores de peras de Río Negro vayan a la ruina con un dólar a $ 100 siempre y cuando YPF, BP, Total, Exxon et al prosigan sin escollos.

[5] Petroleras y auríferas. Pesca.

[6] La casta política actual jamás replicaría el episodio de Bucarest 1974 donde Argentina desafío a Kissinger. Y ganó hasta la humillación. Los engreídos Kissinger y McNamara se convirtieron en el hazmerreír internacional. Los EEUU tienen en claro que “nunca más” le darán soga a la Argentina en los organismos internacionales.

 

Publicado originalmente por Restaurar.org http://restaurarg.blogspot.com/2021/07/contar-porotos.html

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *