FRACASOS Y CÁLCULOS MILITARES-INDUSTRIALES DE ESTADOS UNIDOS EN AFGANISTÁN

Giancarlo Elia Valori*

Los analistas han señalado que la guerra de 20 años en Afganistán ha demostrado que Estados Unidos no ha podido usar la fuerza para resolver el problema. Me recuerdan a un político italiano que, una vez que comenzó la invasión estadounidense de Afganistán en 2001, dijo en la televisión que la Casa Blanca tenía razón al bombardear ese país para evitar que las mujeres tuvieran que usar el burka. Abogar por la violencia indiscriminada para acabar con otra violencia, aunque dirigida, es inmoral y criminal. Estados Unidos ha tenido cuatro fracasos y un éxito en dólares, que examinaremos gradualmente en este artículo.

La situación en Afganistán sigue evolucionando. Su desarrollo futuro está por verse, pero es seguro que Estados Unidos ha fracasado por completo.

Examinaremos, sin embargo, todos los grandes fracasos que los Estados Unidos han experimentado, que van desde el fracaso militar evidenciado por la escuálida retirada, hasta el colapso de la diplomacia estadounidense y su desacreditada reputación internacional. Mientras Estados Unidos no cambie su estrategia hegemónica, experimentará cada vez más fracasos.

A medida que los estadounidenses huían apresuradamente de Kabul, el modelo occidental dirigido por ellos fue una vez más duramente golpeado. Esto también ha puesto de relieve el hecho de que cada vez que los Estados miembros de la UE se inclinan ante las órdenes de la Casa Blanca y el Pentágono, luego no tienen otra forma que disculparse con nauseabundos gemidos sobre los derechos humanos y dar la bienvenida a las personas más afortunadas que tienen el dinero para huir.

¿Quién no se acuerda de la gente del barco? Eran los ricos vietnamitas del sur que salían de Saigón cuando los helicópteros estadounidenses salieron corriendo del país y dicha gente del barco fue rescatada y atendida especialmente por Francia. El 17 de agosto, la Oficina del Inspector General Especial de los Estados Unidos para la Reconstrucción de Afganistán emitió un informe que indica que a pesar de la enorme inversión y las grandes pérdidas en las últimas dos décadas, debido a la falta de comprensión de la política y la cultura afganas, e ignorando deliberadamente la voluntad de los afganos, los Estados Unidos en Afganistán han perseguido y apreciado una ilusión “condenada al fracaso desde el principio”.

Según algunos observadores, este informe de 140 páginas fue escrito mucho antes de que Estados Unidos se retirara apresuradamente de Afganistán y revela en detalle por qué Estados Unidos ha invertido tanto en Afganistán en las últimas dos décadas, pero finalmente fracasó.

El informe señala que las políticas de los sucesivos gobiernos estadounidenses han ignorado la situación actual en Afganistán y la voluntad del pueblo afgano, y han tratado de imponer por la fuerza un modelo de desarrollo que estaba seriamente fuera de contacto con la realidad en Afganistán. Esa política estaba condenada al fracaso desde el principio. Según el informe, muchos funcionarios estadounidenses dijeron que Estados Unidos siempre había “carecido de la comprensión más básica” de Afganistán. Estados Unidos “no sabía qué hacer allí”, pero a pesar de las advertencias de expertos estadounidenses concienzudos, no logró influir en las administraciones anteriores que enfatizaron y se jactaron de sus supuestos éxitos allí.

El Inspector General Especial de los Estados Unidos para la Reconstrucción de Afganistán, John F. Sopko, señaló en el informe que los políticos estadounidenses eran “muy ignorantes” sobre Afganistán al más alto nivel estratégico y a menudo trataban de “reprimir y eliminar el verdadero Afganistán” aplicando la visión de su propio “Afganistán imaginario” americanizado y comportándose de una manera que creaba razones para el conflicto con la población local.

Sopko también declaró que había graves problemas de corrupción y desperdicio de recursos en el sistema en el que se basaban los Estados Unidos para operar en el país: muchos proyectos de reconstrucción en Afganistán costaban mucho dinero, pero al final quedaban inevitablemente inconclusos.

El informe también señala que en las últimas dos décadas Estados Unidos no ha podido establecer con éxito un modelo operativo sostenible en Afganistán, mientras que, con la retirada apresurada, incluso los pocos resultados frágiles logrados están destinados a ser eliminados.

Algunos comentaristas creen que el fracaso del llamado “modelo afgano” estadounidense ha borrado la falsa ilusión de fuerza y prosperidad que los Estados Unidos han mantenido a través de su grandioso poder blando. La retórica es siempre la misma. Debemos tratar a los países deshonestos como lo hicimos durante la Segunda Guerra Mundial con la Alemania nazi, la Italia fascista y el Japón militarista. Debemos bombardearlos y masacrarlos para que se establezca la democracia y se vuelvan buenos.

Es un error equiparar a Alemania, Italia y Japón con los países musulmanes del Cercano y Medio Oriente: los primeros ya tenían tradiciones representativas democrático-burguesas-liberales. Con la Restauración Meiji (1866-1869), el propio Japón, con el objetivo de emancipar al país de las potencias occidentales, promovió un proceso de reforma inspirado en los sistemas estatales occidentales que, especialmente gracias a la contribución de Itō Hirobumi (1841-1909), culminó con la adopción de la Constitución Meiji, la primera Constitución en el sentido moderno en Asia. Mi íntimo amigo y gran Ministro de Asuntos Exteriores, Gianni De Michelis -quien, a diferencia del actual Ministro de Asuntos Exteriores, no fue a la orilla del mar en tiempos de crisis- solía decir que todos los problemas de un Estado deben resolverse de acuerdo con la voluntad de su pueblo y no con la llegada de belicistas violentos y bestiales.

En última instancia, los Estados Unidos lanzaron la guerra en Afganistán en nombre de la lucha contra el terrorismo, pero ¿qué logró? En los últimos veinte años, las organizaciones terroristas en Afganistán se han multiplicado. En las últimas dos décadas, miles y miles de afganos han sido asesinados o heridos bajo fuego “amigo” de los Estados Unidos y sus aliados, y más de diez millones de personas han sido desplazadas.

La guerra en Afganistán ha causado una pérdida promedio de 300 millones de dólares estadounidenses por día durante veinte años, costando más de 2.260 mil millones de dólares estadounidenses. Además de las innumerables muertes.

Hasta abril de 2021, ha habido 47.245 víctimas civiles; 66.000 soldados y policías afganos muertos; 51.191 muertes de los talibanes y otros opositores, quienes, leyendo la prensa occidental, parecen ser inmortales porque son los malos.

El ejército estadounidense sufrió 2.448 bajas y 3.846 mercenarios estadounidenses y combatientes extranjeros murieron. Las víctimas de otros Estados miembros de la OTAN fueron 1.144.  También murieron 444 trabajadores humanitarios y 72 periodistas. Todo esto ha reducido severamente el desarrollo económico y social del país.

Los hechos han demostrado una vez más que la intervención militar y la política de poder de los Estados Unidos desde la década de 1950 han sido impopulares y finalmente han fracasado.

Un modelo extranjero no puede imponerse rígidamente en un país con una historia, cultura y condiciones nacionales completamente diferentes, como si su gente estuviera criando pollos que se convierten en leones con el tiempo. Resolver los problemas con el poder y los medios militares solo aumenta los problemas no para los Estados Unidos, que ha visto florecer y prosperar su industria de guerra en los últimos veinte años, sino para los Estados miembros de la UE, especialmente con los inminentes problemas de refugiados y Covid-19.

Ya sea Corea, Vietnam, los países latinoamericanos (Nicaragua, Granada, Panamá, etc.), Iraq, Siria, Libia o Afganistán, hemos visto que dondequiera que intervengan las fuerzas armadas estadounidenses, sigue habiendo disturbios y división, familias rotas y devastación.

Probablemente incluso el presidente Biden se haya dado cuenta, ya que en un discurso reciente ha dicho que no cometería el error de invertir demasiada energía en las guerras civiles de otros países y remodelar otros países a través de una intervención militar sin fin.

Esperemos que los Estados Unidos puedan reflexionar seriamente sobre su política de intervención militar y violencia en todo momento, y detener su interferencia desenfrenada en los asuntos internos de otros países bajo el pretexto de la democracia y los derechos humanos, así como dejar de socavar la paz y la estabilidad de otros países y regiones. Todo esto solo para beneficiar a su propia industria de guerra, la única que ha surgido con éxito del derramamiento de sangre afgano.

Con miras a mantener su producción de armas, los Estados Unidos han experimentado cuatro fracasos: un fracaso político nacional (sus propios ciudadanos que murieron por nada); una militar (la derrota); un fracaso político internacional (la amargura y la decepción de sus aliados) y un severo daño a la reputación internacional (ciudadanos extranjeros asesinados por razones imperialistas y desprecio por sus aliados, nada que ver con el eslogan propagandístico al estilo de Don Milani, me importa).

Las élites estadounidenses a menudo dan por sentado que la democracia estadounidense es el camino hacia la prosperidad y resuelve todos los males de la sociedad. Después del derrocamiento del régimen talibán en 2001, Estados Unidos tenía la ambición de hacer de Afganistán un «país democrático modelo», con el surgimiento de partidos y movimientos, así como la aceptación de los valores negativos occidentales y la demolición de las manifestaciones de Dios. En cambio, no solo no unió a todos los grupos étnicos, sino que intensificó las contradicciones dentro de las élites afganas, a quienes los propios Estados Unidos habían financiado y entrenado (incluidos los talibanes) cuando se trataba de repeler a los soviéticos de 1979 a 1989.

Mirando hacia atrás a los 20 años de guerra en Afganistán, así como al caos dejado en Iraq, Libia, Siria y otros países, un número creciente de personas se está dando cuenta de que Estados Unidos está lejos de ser el “gran país” que presumía de ser. A menudo es una fuerza destructiva: la “paz” que esperan es, ante todo, arrebatada a los pueblos. El “modelo democrático” que vende su propio poder blando se reduce a una máscara al estilo Munk para la intervención militar y la política de poder.

Enterrada bajo el “faro de los derechos humanos” está la oscura historia de personas en otros países, abusadas y asesinadas por la industria de la guerra, así como la dolorosa vida cotidiana de decenas de miles de civiles inocentes torturados por las llamas de la guerra, que ahora buscan refugio en Europa, mientras se levantan muros en los Estados Unidos para ahuyentarlos del vecino México.

Según algunos informes, siete regimientos de las fuerzas del gobierno afgano han perdido por completo su eficacia de combate, y todas las tropas han entregado sus armas y equipos a los talibanes. Los talibanes han publicado en las redes sociales fotos y vídeos de los ricos trofeos incautados en varias antiguas bases militares estadounidenses. Los talibanes son una fuerza que representa al país y esta es la razón por la que, en cierto momento, la vergüenza de muchos soldados afganos en la lucha contra compatriotas a sueldo de extranjeros se ha vuelto insoportable.

La retirada de Estados Unidos de Afganistán fue como el vuelo desde Saigón: helicópteros flotaban inciertos y sobrecargados en el aire; los funcionarios de la Embajada bajaron la bandera, quemaron documentos confidenciales y Estados Unidos continuó enviando más soldados para ayudar con la evacuación: una película que ya hemos visto. La fuga apresurada atrajo grandes críticas de todos los sectores.

No importa cómo el gobierno de los Estados Unidos oculte y justifique la política catastrófica de retirada de tropas. No solo ha generado críticas en los propios Estados Unidos, sino que también ha causado un declive sin precedentes en la imagen y reputación internacional de los Estados Unidos. Una protesta fue organizada fuera de la Casa Blanca el 15 de agosto pasado. Los manifestantes eran afganos con ciudadanía estadounidense y mostraron su enojo para protestar contra el engaño del gobierno. Esa ira también fue expresada por ex soldados estadounidenses que habían participado en la guerra en Afganistán y simpatizaban con sus conciudadanos de origen afgano.

El mundo ve muy claramente cómo Estados Unidos trata a sus aliados en Afganistán. Maria Vladimirovna Zakharova, Directora del Departamento de Información y Prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores de la Federación de Rusia, dijo en una entrevista: «Durante veinte años, la OTAN y los Estados Unidos han estado entrenando fuerzas políticas en Afganistán. Ahora están trasladando la responsabilidad al liderazgo político afgano que ellos mismos han nutrido y educado».

Hussein Haqqani, ex embajador paquistaní en los Estados Unidos, dijo: “El abandono del gobierno afgano por parte de la Casa Blanca hará que muchos aliados de los Estados Unidos reconsideren sus compromisos con los Estados Unidos”. Una clara advertencia de uno de los aliados más importantes de Washington en la región, ya preparado para reconocer al nuevo gobierno talibán.

Este tipo de fracaso diplomático no solo afectará a la ya débil e incierta Administración del presidente Biden, sino que también dañará seriamente la credibilidad de Estados Unidos en el mundo.

La humillante retirada de las tropas atrajo críticas no solo de los políticos estadounidenses, sino también de los medios de comunicación estadounidenses. CNN declaró irónicamente que la retirada y el fracaso de las tropas de la Administración Biden no solo mostró su mala gestión, sino que también reveló que “la visión de Estados Unidos de construir un país que funcione es ilusoria”. Los propios políticos locales llaman a los Estados Unidos en Afganistán el mayor fracaso de la política exterior en décadas. ¿Cuál es la razón del fracaso de Estados Unidos en Afganistán?

El pasado 17 de agosto, el presidente de un aliado de la OTAN, la República Checa, Miloš Zeman, dijo en una entrevista exclusiva: “Ya había criticado la retirada en la Cumbre de la OTAN celebrada en Londres hace un año y ahora en la Cumbre de la OTAN celebrada en Bruselas. Estaba mirando a Trump y Biden a los ojos, diciéndoles que era cobardía. Creo que, al abandonar Afganistán, Estados Unidos ha perdido el prestigio de un líder mundial y la propia OTAN ha planteado dudas sobre la legitimidad de su existencia”. ¿Sería capaz un italiano de decir esas cosas? La cobardía no tiene efectos positivos. Todo lo contrario. Brinda a los talibanes oportunidades sin precedentes.

La falta de credibilidad internacional hace que los aliados sean conscientes de no tener que negociar y aceptar los diktats estadounidenses, sino de tener que cuidarse a sí mismos y a su política exterior.

Después de llegar al poder, la Administración del presidente Biden anunció que “Estados Unidos está de vuelta en el escenario internacional”, declarando así al mundo que el multilateralismo recuperaría su lugar. Sin embargo, en el tema de la retirada de tropas de Afganistán, la Administración Biden no negoció con sus aliados (Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, la República Checa, etc.), sino que decidió y creó el fait accompli y obligó a los demás a seguir su propia retirada. Muchos afganos que habían trabajado para los Estados Unidos fueron abandonados. El New York Times informó que esto significó “el fin de la era estadounidense” y fue «otro golpe a la imagen y reputación de Estados Unidos en el extranjero».

Antes de la caída de Saigón (30 de abril de 1975), el presidente de Vietnam del Sur, Nguyen Van Thieu, había denunciado a Estados Unidos por traicionar a su país como “inhumano, poco confiable e irresponsable”. Lo mismo está sucediendo ahora en Afganistán. Estados Unidos solo quiere retirar sus tropas de Afganistán lo antes posible. Como comentó el analista de defensa francés François Heisbourg: “La idea de que Estados Unidos no es confiable se arraigará más profundamente debido a Afganistán”. Creemos que si Estados Unidos no aprende también de Afganistán, registrará cada vez más fracasos.

Según la Chicago Council on Global Affairs Survey (“Encuesta del Consejo de Asuntos Globales de Chicago”) publicada el 9 de agosto de 2021, cuando se les preguntó si apoyan o se oponen a la decisión de retirar las fuerzas estadounidenses de Afganistán para el 11 de septiembre de 2021, el 70% de los encuestados estadounidenses la apoyan y el 29% se oponen a ella.

The Stars and Stripes”, el diario del Departamento de Defensa, publicado el 16 de agosto pasado, publicó un titular en su portada: “Se acabó: el experimento de 20 años de Occidente para transformar Afganistán ha terminado”. El final de este coqueteo es impactante. Afganistán ha sido desechada como una iniquidad por los Estados Unidos, y su dirección futura aún está por verse. Pero cualquiera que sea el camino a seguir para Afganistán, Estados Unidos nunca podrá borrar su historia extremadamente vergonzosa.

Para concluir, echemos un vistazo rápido a las relaciones internacionales del antiguo Emirato Islámico de Afganistán (1996-2001), gobernado por los talibanes. Fue plenamente reconocido por tres aliados de Estados Unidos, a saber, Pakistán, Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos, así como por la República Chechena de Ichkeria (1994-2000) y el incierto Turkmenistán.

¿Quién crees que reconocerá hoy al resucitado Emirato Islámico de Afganistán? En mi opinión, los amigos estadounidenses más leales en el Cercano y Medio Oriente y muchos otros, desde que los talibanes -al menos en estos cuarenta y dos años que han transcurrido desde la invasión soviética- han demostrado ser los más fuertes y sólidos. En las relaciones internacionales, los hechos cuentan, no los discursos para convertirse en diputado o senador y ganar los votos de personas crédulas.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción.

©2021-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *