LOS IMPACTOS SOCIALES DE LAS VACUNAS CUBANAS CONTRA LA COVID-19

Mario Antonio Padilla Torres*

Doctor Tomás Romay, iniciador de la vacunación en Cuba, vacunando a sus hijos. Foto: https://www.fotosdlahabana.com/tomas-romay-iniciador-vacunacion-en-cuba/
Introducción

Es la vacunación una de las mejores formas de prevención de las enfermedades transmisibles, por lo tanto las políticas de salud deben de estar contempladas para poder alcanzar una mayor eficacia en el control de las enfermedades.

Para poder lograr esta importante política de salud, el gobierno ha dado pasos para prevenir y controlar diferentes enfermedades, la batalla librada por científicos y personal de la salud en el afrontamiento de la enfermedad de la COVID – 19 es un ejemplo de ello.

Por eso dando cumplimiento a esta política, investigadores del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, y del Instituto Carlos J. Finlay de Vacunas, desarrollaron la vacuna Abdala, Soberana 02 y Soberana 01, respectivamente, primeras vacunas latinoamericanas que obtuvieron la autorización para el uso de emergencia en la región y en el continente europeo, donde los resultados han sido positivos.

La aparición de dos nuevos candidatos vacunales, Soberana plus y Mambisa, multiplicó la obra científica, que coloca a Cuba en uno de los países con mayores candidatos vacunales y de una eficiencia respetada científicamente.

Por supuesto esto no surge con la aparición de la COVID-19, este trabajo científico vacunal tiene su historia, que ha posibilitado darle solución a la eliminación de otras enfermedades y poder llegar hasta nuestros días con una experiencia en la industria biofarmacéutica y poder darle solución a la pandemia que azota el orbe.

El objetivo fundamental de este trabajo es demostrar como las vacunas cubanas han impactado en la vida nacional y en otros países del mundo. 

Síntesis históricas de las vacunas cubanas

El 30 de marzo de 1849 murió a los 84 años víctima de cáncer el médico cubano Tomas Romay. A este sabio humanista, quien también se interesó por la botánica, la agricultura, la química y la educación, se le recuerda sobre todo por introducir la vacunación en Cuba.

Para la Cuba del siglo XIX este procedimiento se conocía como “inoculación” y se realizaba a partir de la experiencia y de los estudios europeos sin contar con demasiada aceptación en las tierras de la colonia. Sin embargo, con el inicio en diciembre de 1803 durante una pandemia de viruela, la Sociedad Patriótica le encomendó a Romay que llevara a cabo una campaña al interior de la isla para investigar el virus y convencer a quienes rechazaban la vacunación como un método efectivo para erradicar la enfermedad. Romay, con la intención de probar lo contrario, llegó a utilizar en demostración pública a dos de sus hijos como sujetos de prueba, y ya en enero de 1804 se habían practicado las primeras vacunaciones en la ciudad de Santiago de Cuba. (Castro, de la Osa, 2022)

Desde la década del 60 del pasado siglo la dirección de la Revolución cubana encabezada por su presidente Fidel Castro Ruz con visión de futuro percibió tempranamente la importancia de las ciencias como factor de independencia nacional y dando muestra de una visión clara de futuro, se decidió la creación de un centro científico integral, que sirviera de base a un importante desarrollo científico en diferentes disciplinas. Así surge el Centro Nacional de Investigaciones Científicas (CENIC) inaugurado el 1ro de julio de 1965.

El científico y fundador del primer frente biológico Manuel Limonta Vidal describe que “Nuestro proyecto de trabajo comenzó en el mes de enero de 1981. Sus primeros dos resultados fueron: Primero, establecer un vínculo de trabajo en el Hospital M. D. Anderson y el Instituto de Tumores de ese centro en Houston, Texas, a través de una coordinación con el Profesor Randoll Lee Clark, presidente de esa institución en ese momento, donde recibieron entrenamiento los dos primeros integrantes de nuestro Equipo; allí obtuvimos tecnologías y la vinculación con el primer Laboratorio productor de Interferón reconocido internacionalmente, ubicado en Helsinki, Finlandia, que lo obtenía a partir del procesamiento de glóbulos blancos de la sangre. Segundo, asimilar toda la tecnología de la producción del interferón en una estancia de 9 días en el Laboratorio del Profesor Kari Cantell en Helsinki, que culminó el día 30 de marzo de 1981, con nuestro Equipo inicial de dos personas, al cual se incorporaron otros cuatro compañeros procedentes del CENIC”. ( Limonta,2020)

Con la fundación del Centro de ingeniería genética y biotecnología (CIGB) en los años 80 del siglo XX, comienza una etapa de gran productividad, se consolida la biotecnología de plantas, biotecnología industrial se perfeccionó la producción del Interferón, y concluyeron los trabajos de obtención y producción de la vacuna contra la Hepatitis B recombinante.

Otro momento histórico importante para el desarrollo de esfera biotecnológica a finales de los 80 y principio de los 90 del pasado siglo fue la vacuna contra el meningococo B y C, tuvo un gran impacto desde su creación en 1989, ya que no existía ninguna para este padecimiento. Fue la primera en el mundo eficaz contra el meningococo del serogrupo B (causante de la meningitis B), con una eficacia de 83 %. VA-MENGOC-BC es la vacuna contra la enfermedad meningocócica del serogrupo B que se aplicó en el mayor número de personas susceptibles en el mundo. En América Latina se administraron más de 60 millones de dosis.

Obtenida por síntesis química la vacuna Quimi-Hib, conjugada contra el Haemophilus influenzae tipo B sobre un antígeno totalmente sintético., fue la primera en el mundo de este tipo. Creada por un equipo de investigadores del Centro de Química Biomolecular (CQB), es resultado de una colaboración científica con Canadá: los titulares de la patente son la Facultad de Química de la Universidad de La Habana y la Universidad de Ottawa. En el propio año 2003, cuando fue registrada, comenzó su comercialización. Está indicada para la inmunización activa contra las enfermedades invasivas causadas por el Haemophilus influenzae tipo B, para niños desde los 2 meses hasta los 5 años de edad. (CECMED, 2019)

A solicitud de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y como resultado de la colaboración entre Cuba y Brasil, en 2011 son entregadas a este organismo internacional para su distribución y aplicación millones de dosis de la vacuna antimeningitica vax-MEN-AC, específica para los serotipos A y C, fabricada por el Instituto Finlay cubano y envasada en Brasil. Este producto estuvo destinado fundamentalmente a personas que viven en zonas de África donde la enfermedad es altamente epidémica.(CADENAGRAMONTE,2022)

La vacuna CIMAVAX-EGF constituye otro ejemplo a destacar. Fabricada por el Centro de Inmunología Molecular (CIM) para el tratamiento de pacientes con cáncer de pulmón de células no pequeñas en estadios avanzados, después de la primera línea de quimioterapia y con concentración elevada del Factor de Crecimiento Epidérmico en suero, forma parte del cuadro básico de medicamentos cubano desde 2014 y desde 2015 se comercializa en el exterior, una de las vacunas líderes de la cooperación entre Cuba y Estados Unidos en el marco de la ciencia.

El Dr. Kalet León, vicedirector primero de Investigación y Desarrollo del CIM, resaltó, en entrevista con Cubadebate, lo novedoso de esta vacuna que no cura el cáncer, pero sí mejora la condición clínica de los pacientes y su calidad de vida. (Cubadebate, 2022)

“Esta es la primera vacuna terapéutica de su tipo contra el cáncer avanzado de pulmón, que concluyó su ensayo clínico en 2011, pero de la que ya se extiende su aplicación en la atención primaria de salud con alentadores resultados al prolongar la supervivencia de los enfermos”. (Cubadebate, 2022)

Según este experto, el uso de la vacuna ha prolongado la vida de pacientes que tenían diagnosticadas perspectivas de vida de seis meses hasta cinco años.

“El cáncer de pulmón es una enfermedad en la que la probabilidad de supervivencia para los pacientes diagnosticados en etapa avanzada es muy baja”, señaló, por lo que la vacuna busca movilizar el sistema inmunológico, para que sus componentes luchen contra las células cancerosas que crecen dentro del cuerpo. (Cubadebate, 2022)

“Tenemos un estudio clínico en Europa, y otro en Estados Unidos con el Instituto para el Cáncer Roswell Park. El año pasado se hizo un fase 1 que ha demostrado que los pacientes americanos están reproduciendo los datos de Cuba, y empezó ahora el fase 2. Este ha sido uno de los productos líderes de la empresa mixta que se fundó en el Mariel con Estados Unidos”. (Cubadebate, 2022)

Se han logrado vacunas bivalentes, trivalentes, tetravalentes y pentavalentes, también otros productos de tipo terapéutico para combatir el SIDA, que alargan la aparición de la enfermedad en personas ya contagiadas y en variantes preventivas. 

Impacto social de las vacunas

El impacto social de los productos biotecnológicos nacionales puede encontrarse en las diferentes vacunas obtenidas y en su repercusión en la población como en los casos, entre otros, de la meningitis B/C y la hepatitis B; las tecnologías para el diagnóstico de defectos del tubo neural, dengue, kits para embarazos, vacunas contra el cáncer de pulmón, fármacos dedicados a combatir enfermedades virales, el infarto del miocardio y el rechazo al trasplante de órganos.

La industria biofarmacéutica cubana ha sido clave en la estrategia frente a la pandemia del nuevo coronavirus. La mayor parte de los productos utilizados como segmento de los protocolos de enfrentamiento a la enfermedad son nacionales y se han empleado con efectividad en pacientes graves y críticos.

Los principales productos cubanos utilizados durante esta pandemia han sido: Biomodulina T. Un inmunomodulador de origen natural, Hebertrans. Un factor de transferencia Nasalferon. Una formulación nasal de IFN alfa 2B humano recombinante, Hebrón. Un interferón alfa 2B humano recombinante, Heberferon R. Un IFN alfa-2B + IFN gamma, Jusvinza. Péptido inmunomodulador, Itolizumab. Anticuerpo monoclonal anti- CD6. El Itolizumab se está probando en los Estados Unidos. En América Latina lo han solicitado. (DEL SOL, 2020)

Se encuentran en estudio otros medicamentos como: el Péptido CIGB 300, inhibidor de la enzima caseína quinasa, la vacuna antimeningocócica VAMENGO-BC y la vacuna CIGB 2020. Hasta ahora, el esquema de inmunización cubano incluye trece vacunas. De ellas, ocho ya se producen en la Isla. (cubaminrex, 2020)

Hay cinco candidatos vacunales, tres ya son vacunas. Sobresale Soberana 02, que ya se está escalando en grandes lotes, lográndose una vacunación masiva a la población. Las restantes son Soberana 01, Abdala, Mambisa y Soberana Plus.

La ventaja de la Soberana consiste en haber aprovechado plataformas preestablecidas, práctica mundialmente adoptada para acortar los plazos ante el impacto global de la pandemia. Esta vacuna se ha basado en la proteína RBD como antígeno principal. (BBC News Mundo, 2021, 19 febrero)

Cuba ha vacunado a un mayor porcentaje de su población contra la COVID-19 que casi todas las naciones más grandes y ricas del mundo. De hecho, solo los Emiratos Árabes Unidos, ricos en petróleo, cuentan con un registro de vacunación más sólido. La pequeña isla caribeña ha logrado este hito al producir su propia vacuna contra la COVID-19.

“A los que hemos estudiado biotecnología no nos sorprende en ese sentido, porque no ha surgido de la nada. Es producto de una política gubernamental consciente de inversión estatal en el sector, tanto en salud pública como en ciencias médicas”. (Yaffe, 2022)

«Creo que está claro que muchos países y poblaciones del sur global ven en la vacuna cubana su mejor esperanza para vacunarse en 2025.” “Es una hazaña increíble”, dijo a CNBC por teléfono Helen Yaffe, experta en Cuba y profesora de historia económica y social en la Universidad de Glasgow, Escocia. (Yaffe, 2022)

Hasta el 26 de mayo del 2022, alrededor del 90% (9.963.107) de la población cubana ha sido vacunada completamente contra la COVID con tres dosis, y de refuerzo 7.243.143 personas. (MINSAP, 2022)

Estas cifras incluyen niños desde los dos años, que comenzaron a recibir la vacuna hace varios meses. Las autoridades sanitarias del país están lanzando vacunas de refuerzo a toda la población este mes en un intento por limitar la propagación de la variante omicron COVID-19 altamente transmisible.

El país de aproximadamente 11 millones sigue siendo el único país de América Latina y el Caribe que ha producido una inyección local para la COVID-19.

“La pura audacia de este pequeño país para producir sus propias vacunas y vacunar al 90% de su población es algo extraordinario”, dijo a CNBC John Kirk, profesor emérito del programa de América Latina de la Universidad de Dalhousie en Nueva Escocia, Canadá, a través de CNBC. (Kirk, 2022)

El prestigioso sector biotecnológico de Cuba ha desarrollado cinco vacunas contra la COVID-19 diferentes, incluidas Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus, todas las cuales, según Cuba, brindan más del 90% de protección contra la COVID-19 sintomático cuando se administran tres dosis.

A diferencia de los gigantes farmacéuticos estadounidenses Pfizer y Moderna, que utilizan tecnología de ARNm, todas las vacunas de Cuba son vacunas de proteínas de subunidades, como la vacuna Novavax. Crucialmente para los países de bajos ingresos, son baratos de producir, se pueden fabricar a escala y no requieren congelación profunda. (Kirk, 2022)

Esto ha llevado a los funcionarios de salud internacionales a promocionar las inyecciones como una fuente potencial de esperanza para el “sur global”, particularmente cuando persisten las bajas tasas de vacunación. Por ejemplo, mientras que alrededor del 80 % de las personas en la Unión Europea han sido vacunadas completamente, menos del 17 % de los africanos han recibido una inmunización básica contra la Covid. (Gonzalez, 2021, The new York Times, 2022)

Conclusiones

A diferencia de otros países o empresas farmacéuticas, Cuba se ha ofrecido a participar en la transferencia de tecnología para compartir su experiencia en la producción de vacunas con países de bajos ingresos.

Cuba está abierta al mundo para la colaboración sistemática en el desarrollo de la biotecnología y otros frentes de la Salud pública, con fines filantrópicos de ayudar a los más desposeídos, experiencias tenemos. Existe hoy en día una colaboración con la República Popular China que data de más de 20 años, con empresas nacionales y mixtas y resultados favorables para nuestros pueblos.

“El objetivo de Cuba no es hacer dinero rápido, a diferencia de las corporaciones multinacionales de la droga, sino mantener el planeta saludable. Entonces, sí, obtener una ganancia honesta pero no una ganancia exorbitante como lo harían algunas de las multinacionales”. (Kirk, 2022)

El logro exitoso de la medicina y de la ciencia cubana, específicamente en el sector biofarmacéutico está demostrando al mundo cuanto puede hacer un país pequeño, escaso de recursos y bajo un cerco feroz económico, comercial y financiero.

Tres elementos fundamentales diferencian a Cuba de las trasnacionales de la medicina y la biofarmacéutica: lograr un capital humano preparado para enfrentar retos pandémico fieros, poseer un sistema de salud organizado desde la base hasta nivel gubernamental y tener un sistema donde el hombre es lo principal no el mercado del medicamento.

La biofarmacéutica cubana después de más de 30 años recoge mayores frutos ahora en época de pandemia, el riguroso estudio de las experiencias internacionales y la inteligencia y creatividad nacional con productos producidos por el país,  se presentan los cubanos con una auténtica soberanía en salud y la biofarmacéutica, en la lucha contra la COVID-19.

*Doctor en Ciencias Filosóficas, Universidad de la Habana, Máster en Ciencias Históricas. Está Diplomado en Cultura, Ministerio de Cultura de Cuba, Licenciado en Ciencias Políticas, Bakú, Azerbaiyán. Secretario Académico, Profesor e Investigador Titular del Centro de Investigaciones de Política Internacional de la República de Cuba. (CIPI), actualmente es líder del proyecto investigativo “Oportunidades para Cuba de poder realizar investigaciones conjuntas con especialistas estadounidenses en el campo biofarmacéutico hacia el 2025”.

 

Bibliografía

Cadena Agramonte.

https://www.cadenagramonte.cu/articulos/ver/17939:vacuna-cubana-antimeningitica-vax-men-ac-otro-logro-de-la-colaboracion-sur-sur/

Castro Haroldo Miguel Luis, Camacho de la Osa Daniel. “Vacunación en Cuba: historia y realidades”. CUBAHORA. Primera Revista Digital de Cuba. 2022. 

https://www.cubahora.cu/ciencia-y-tecnologia/vacunacion-en-cuba-historia-y-realidades

CECMED.QUIMI-HIB® (VACUNA CONJUGADA CONTRA EL HAEMOPHILUS INFLUENZAE TIPO B) 

https://www.cecmed.cu/registro/rcp/biologicos/quimi-hibr-vacuna-conjugada-haemophilus-influenzae-tipo-b

Collazo Herrera M, Galindo Sardiña MA, Jova Morel R y Romero Torres K. “Impacto económico y en salud obtenido con la inmunización infantil con vacunas en Cuba en 1962-2012”. 

https://cuba.campusvirtualsp.org/impacto-economico-y-en-salud-obtenido-con-la-inmunizacion-infantil-con-vacunas-en-cuba-en-1962-2012

Cubadebate. “Por qué el extraordinario éxito de la vacuna contra el covid en Cuba podría ser la mejor esperanza para los países de bajos ingresos”. 

http://www.cuba.cu/salud/2022-01-15/por-que-el-extraordinario-exito-de-la-vacuna-contra-el-covid-en-cuba-podria-ser-la-mejor-esperanza-para-los-paises-de-bajos-ingresos/58648

La industria biofarmacéutica cubana contra la COVID-19. cubaminrex.2020. 

https://misiones.cubaminrex.cu/es/articulo/la-industria-biofarmaceutica-cubana-contra-la-covid-19-1

Del Sol Orue, María Rosa. “Aplicarán Biomodulina T y Factor de Transferencia en instituciones de Camagüey” 

http://www.acn.cu/salud/70397-aplicaran-biomodulina-t-y-factor-de-transferencia-en-instituciones-de-camagueey

Galindo Santana Belkys María, Arroyo Rojas Lellanis, Concepción Díaz DamarysSeguridad de las vacunas y su repercusión en la población” 

http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-34662011000100013

Gárciga María Carla. “Ocho preguntas y respuestas para entender la industria de vacunas en Cuba”. 2021. 

https://periodismodebarrio.org/2021/05/ocho-preguntas-y-respuestas-para-entender-la-industria-de-vacunas-en-cuba/

Lamrani Salim. El sistema de salud en Cuba: origen, doctrina y resultados. 

https://journals.openedition.org/etudescaribeennes/21413

Limonta-Vidal, Manuel. Historia exitosa de una visión de futuro: la biotecnologia médica en cuba consultar:

https://www.paho.org/cub/dmdocuments/BIOLimontaM.pdf 

mlimonta@infomed.sld.cu

Limonta-Vidal, Manuel. “Cuba y el reto de producir interferón”. 

https://www.google.com/search?q=limonta-vidal+manuel+historia+exitosa+de+una+vision+de+futuro%3A+la+biotecnologia+m%C3%A9dica+en+cuba&oq=&aqs=chrome.1.35i39i362l8.30546273j0j15&sourceid=chrome&ie=UTF-8

Minsap Redacción. 

https://salud.msp.gob.cu/actualizacion-de-la-vacunacion-en-el-marco-de-los-estudios-de-los-candidatos-vacunales-cubanos-y-la-intervencion-sanitaria/

Organización Mundial de la Salud. Criterios de salud pública para ajustar las medidas de salud pública y social en el contexto de la COVID-19. Ginebra: OMS; 2020. [Acceso 16/09/2021]. Disponible en: https://apps.who.int/iris/handle/10665/332169

Pérez Villanueva, Omar Everleny. “El desarrollo de la biotecnología en Cuba. Retos en la estrategia económica después de 2021” 

https://horizontecubano.law.columbia.edu/news/el-desarrollo-de-la-biotecnologia-en-cuba-retos-en-la-estrategia-economica-despues-de-2021

Ramón María del Carmen. “Revolución en 60: ¿Cómo Cuba se convirtió en potencia mundial de la Biotecnología”? 

http://www.cubadebate.cu/especiales/2019/01/15/como-cuba-se-convirtio-en-potencia-mundial-de-la-biotecnologia/

Vela Valdés J. ¿Qué significan los cinco candidatos vacunales cubanos contra la COVID-19? Rev. Cuba. Salud pública. 2021 [acceso 25/08/2021];47(2):e3122. Disponible en: http://www.revsaludpublica.sld.cu/index.php/spu/article/view/3122

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WC Captcha 2 + 6 =