TURQUÍA: ERDOGAN PISOTEA LOS DERECHOS DE LAS MUJERES Y LOS NIÑOS

Marco Crabu*

Es el momento más bajo del gobierno del sultán y su índice de aprobación popular ahora se reduce al mínimo.

Turquía está pisoteando los derechos de las mujeres y de los niños. El pueblo turco está atravesando el momento verdaderamente más oscuro y controvertido en sus mil años de historia, si incluso permite que su líder, cada vez más impopular, Recep Tayyip Erdogan, también se burle de los derechos de las mujeres y los niños.

El jueves 1º de julio, Turquía salió formalmente del Convenio de Estambul que regula la lucha contra la violencia contra las mujeres y los grupos vulnerables.

Y también el mismo jueves Turquía fue incluida por Estados Unidos en la lista de países implicados en el reclutamiento y uso ilegal de niños con fines bélicos.

Esta es la primera vez que esto sucede y especialmente por parte de un miembro de la OTAN.

Fonte: Turkishminute.com

Miles de personas salieron a las calles en toda Turquía (Estambul, Ankara, Esmirna, Hopa, Antalya, Şanlıurfa, etc.) para protestar contra la retirada oficial de Ankara del Convenio de Estambul, un tratado firmado desde 2011 por 45 países y la Unión Europea. Este acuerdo tenía como objetivo principal, y al que todos los firmantes debían adherirse, el compromiso de prevenir y perseguir la violencia doméstica y, al mismo tiempo, promover la igualdad entre los sexos.

El Convenio de Estambul se puso en marcha tras el asesinato de la mujer turca Nahide Opuz, que solicitó repetidamente protección a las autoridades locales antes de ser asesinada por su marido abusivo en 2002. La madre de Opuz ha apelado ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que dictaminó que Turquía había incumplido su deber de proteger a los ciudadanos en los casos de violencia doméstica.

El máximo tribunal administrativo de Turquía rechazó el martes un intento de anular la retirada, diciendo que Erdogan tenía “la autoridad” para tomar esa decisión. Los disturbios populares se multiplicaron en poco tiempo en el país y fueron controlados con éxito por la policía turca que cargó a los manifestantes con porras y gases lacrimógenos, tras un consentimiento inicial para manifestarse.

El 19 de marzo, Erdogan anunció, por decreto, la no ratificación del Convenio de Estambul, apoyado por ultraconservadores del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), donde se afirma que el Tratado socava el establecimiento de la familia tradicional y que algunos lo consideran una promoción de la homosexualidad a través de su principio de no discriminación por motivos de orientación sexual.

Grupos de derechos de las mujeres acusan a Erdogan de anular los efectos de la convención para apoyar a los conservadores en un momento en que el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) está registrando sus mínimos históricos de consenso.

La retirada de la Convención socava gravemente la seguridad de las mujeres, dado que los casos de feminicidio están ahora en el orden del día en Turquía. El año pasado, 300 mujeres fueron asesinadas en el país y otras 189 han sido asesinadas en lo que va del año. De estas últimas, al menos 18 mujeres fueron asesinadas el mes pasado, según la plataforma We Will Stop Femicides, mientras que otras 20 murieron en circunstancias sospechosas. Y según los rumores filtrados por el blog de noticias Artı Gerçek, detrás de algunas de las desapariciones de mujeres jóvenes hay algunos miembros del partido de Erdogan, incluidos Şirin Ünal, Zaynal Abarakov, Musa Orhan y Tolga Ağar. La secretaria general de Amnistía Internacional, Agnes Callamard, también dijo que “… La retirada de Turquía del Tratado envía un mensaje imprudente y peligroso a los culpables que abusan, mutilan y matan, de que pueden seguir haciéndolo con impunidad…”

La retirada de Ankara del Tratado había recibido la condena tanto de Estados Unidos como de la Unión Europea.

De hecho, ya el pasado mes de abril, la presidente de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, planteó la cuestión. Todo el mundo conoce ahora la reunión que tuvo lugar en Estambul y rebautizada como el “sofagate”, es decir, cuando Charlie Michel, presidente del Consejo Europeo, ocupó uno de los dos únicos asientos programados para las conversaciones, mientras que el otro asiento fue ocupado por el líder turco, dejando que Ursula von der Leyen se sentó en un sofá a cuatro metros de los dos. En esta coyuntura, la actitud de Turquía hacia von der Leyen como mujer ha sido claramente puesta en el punto de mira.

Pero esta no es la única espada de Damocles que pende sobre la cabeza del sultán de Ankara. El Departamento de Estado estadounidense ha pedido a Turquía que coopere, porque debe dejar de apoyar operativa y financieramente a los grupos armados de oposición que emplean a soldados menores de edad —niños— en Siria y Libia.

Fonte: geopolitiki.com

El Departamento de Estado ha publicado un informe en el que ha incluido a Turquía entre los gobiernos que recurren a esta bárbara iniciativa, países (hasta 14) entre los que se encuentran Siria, Yemen, Irán e Irak.

Este informe, que generalmente trata de la trata de personas, es llevado a cabo anualmente por los Estados Unidos, en cumplimiento de la Ley de Prevención del Reclutamiento infantil de los Estados Unidos adoptada en 2008, y donde el Departamento de Estado de los Estados Unidos está obligado a revelar qué gobiernos utilizan “… menores de 18 años que participen activamente, como miembros de las fuerzas armadas nacionales, en las hostilidades…”.

Como sabemos, Turquía ha luchado (y está luchando) contra el grupo étnico kurdo en Siria con el apoyo de facciones rebeldes moderadas e intransigentes —también apoyadas por Siria— y que a menudo son acusadas de graves violaciones de los derechos humanos, incluidos asesinatos bárbaros, torturas y secuestros en territorios fronterizos con Turquía y Siria. Ankara proporciona apoyo tangible a estos grupos y, en particular, a los rebeldes “moderados” de la brigada del Ejército Sirio Libre “Sultán Murad” que reclutaron a niños sirios para luchar en nombre del gobierno de acuerdo nacional en Libia.

Fonte: stj-sy.org

Pero todo esto se ha sabido desde mayo de 2020, es decir, desde que Sirios por la verdad y la justicia, un grupo de voluntarios e investigadores que documentan las violaciones de derechos humanos perpetradas contra sirios y en Siria, ha publicado un informe de 40 páginas que atestigua que el gobierno turco ha reclutado a rebeldes y civiles sirios, incluidos los niños, y los envió a Libia para luchar junto a las fuerzas del GNA, bajo el liderazgo de Al-Sarraj, contra el LNA, liderado por Haftar. Los chicos más jóvenes, con algunos años de escuela y sin perspectivas de trabajo, son arrebatados a sus familias de origen y reclutados con la promesa de un salario de 3.000 dólares durante tres meses de trabajo y beneficios entre cigarrillos, comida gratis y vivienda. Los niños también podían ponerse en contacto con sus familias desde Libia y regresar a casa después de tres meses de empleo en la batalla. A los niños soldados se les expidieron nuevos documentos con la fecha de nacimiento falsificada con la que figuraban en las listas del ejército nacional sirio. Otras veces han usado el nombre de sus hermanos mayores.

Muchos de estos menores estaban empleados en la División Mutasim, donde fueron entrenados en grupos de 25. Otros fueron empleados por la Brigada del Ejército Sirio Libre “Sultán Murad”.

El Protocolo de las Naciones Unidas en relación con la Convención sobre los Derechos del Niño y su participación en conflictos armados, exigen a las fuerzas armadas de los gobiernos nacionales que no recluten ni utilicen a no recluten ni utilicen a menores de 18 años en operaciones de guerra. Agrega que “… Las partes deben tomar todas las medidas posibles para prevenir dicho reclutamiento y uso, incluida la adopción de las medidas legales necesarias para prohibir y criminalizar tales prácticas …”.

Dado que Libia, Turquía y Siria son signatarios de este protocolo, y si se demostrara su uso de niños soldados, sería más que obvio que serán acusados de repetidas violaciones del acuerdo y de los derechos humanos.

 

* Licenciado en Ciencias Sociológicas, Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad de Bolonia. Especialista en Seguridad, Geopolítica y Defensa.

 

Artículo publicado originalmente el 04/07/2021 en OFCS.Report – Osservatorio – Focus per la Cultura della Sicurezza, Roma, Italia, https://www.ofcs.it/internazionale/turchia-erdogan-calpesta-i-diritti-di-donne-e-bambini/#gsc.tab=0

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *