AFGANISTÁN: LOS TALIBANES Y LA TRAMPA DEL RECONOCIMIENTO INTERNACIONAL

Francesca Musacchio*

Afganistán está perdido. Es la amarga conciencia de la alta diplomacia internacional que en estas horas ha jugado la última carta desesperada para salvar lo que se puede salvar en esa desafortunada tierra. Todas las actividades de los Estados Unidos en particular han estado dirigidas a salvar la cara de Occidente, completamente aplastada por los talibanes. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, envió al jefe de la CIA a Kabul dándole un amplio mandato. William Burns es el primer ex diplomático con una carrera política en la cima de la agencia de inteligencia y su experiencia internacional lo ha convertido en el hombre adecuado a los ojos de Biden. Pero Burns fracasó en este caso porque las demandas de los talibanes eran inadmisibles.

Según fuentes diplomáticas, el líder del grupo, el mulá Abdul Ghani Baradar, a cambio del aplazamiento de la retirada de tropas fijada para el 31 de agosto, habría pedido el reconocimiento del gobierno talibán por parte de Estados Unidos y la comunidad internacional. El mandato del jefe de la CIA era amplio, pero no hasta ese momento. Y así Biden, durante el G7, dijo a los demás representantes de la cumbre que la fecha del 31 de agosto sigue fijada. Por lo tanto, todas las operaciones de evacuación de civiles y soldados deben completarse antes de fin de mes y las tropas extranjeras tendrán que abandonar el Afganistán. De lo contrario, los talibanes están listos para presentar sus “demandas”, según reiteró en una conferencia de prensa el portavoz del grupo. Peticiones que, en realidad, tienen el sabor de las amenazas.

Por lo tanto, la comunidad internacional se ha visto obligada a volver al recuadro anterior. El tiempo disponible para la evacuación del aeropuerto de Kabul, para aquellos que tienen derecho a ella, es limitado. El martes por la tarde el G7 tuvo que tomar nota de esto, a pesar de la presión sobre los Estados Unidos por parte de Francia, Inglaterra y Alemania para extender el tiempo que pase en el país.

Ahora la pelota está en el tejado del G20, donde la cuestión del reconocimiento de los talibanes es crucial. Hay países, como China, que están muy inclinados a reconocer al Emirato Islámico. Después de todo, Beijing no tendrá ningún problema en reconocer a un régimen autoritario que viola los derechos humanos. Y también lo hace Turquía, donde el presidente Erdogan actúa como un dictador.

En este sentido, ya están registradas las primeras reuniones oficiales entre las delegaciones chinas y los miembros del buró político de los talibanes, que también han obtenido el aval parcial de Ankara.

A la espera de la cumbre entre los grandes del mundo, los talibanes ya han respondido con hechos a las peticiones de prórroga en la retirada de tropas. El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid (foto destacada), en la rueda de prensa celebrada en Kabul, mientras el G7 estaba en marcha, pidió a los estadounidenses que no animen a los afganos a salir, subrayando que actualmente el acceso al aeropuerto está permitido solo a los extranjeros.

La conquista de Afganistán por los talibanes y la aplastante derrota infligida a la comunidad internacional después de 20 años de guerra, ha fortalecido al grupo de extremistas que ahora establecen las condiciones y exigen una rendición incondicional de la Coalición. Este resultado es la consecuencia del enfoque equivocado de una ideología llevada a cabo no solo por los talibanes y difícil de descubrir. Estados Unidos y todo Occidente, que ha librado una guerra contra el terrorismo, han subestimado el papel de una ideología tribal bien arraigada en el país, especialmente en las zonas periféricas. Afganistán no es sólo Kabul.

Las realidades profundamente tribales resisten en el país, vinculadas a grupos étnicos que a menudo reconocen su identidad en los talibanes y el extremismo religioso. Los informes de la inteligencia occidental no valen nada (y han sido valiosos) y en los últimos años han dibujado una imagen sombría, pero clara, de lo que realmente es Afganistán. Solo aquellos que realmente han experimentado el país, en medio de las montañas impermeables, pueden entender por qué los talibanes han derrotado a Occidente

* Directora de Ofcs.report. Colaboradora del diario Il Tempo. Autora del libro “La Trattativa Stato Islam”. Miembro del comité científico del Centro Studi Averroè .

 

Publicado originalmente el 25/08/2021 por OFCS.REPORT (Italia) https://www.ofcs.it/il-direttore/afghanistan-i-talebani-e-la-trappola-del-riconoscimento-internazionale/#gsc.tab=0 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con autorización de OFCS.REPORT.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *