ASPECTOS ÉTICOS RELACIONADOS CON EL CIBERESPACIO: IDEOLOGÍAS WEB (2)

Giancarlo Elia Valori*

Foto de Markus Spiske en Pexels

El ethos de la cultura web se basa en los principios de: libertad de información ilimitada e irrestricta, privacidad, disponibilidad general, calidad de la información, no daño, limitación del uso excesivo de los recursos web y el principio de inviolabilidad de la propiedad intelectual.

La implementación real de estos principios es posible a través de una serie de medidas institucionales: la formulación de varios códigos de ética, que respaldan los derechos y obligaciones de los participantes en la interacción virtual, y la creación de una institución de organismos autorreguladores de intranet. La intranet es la red privada de la empresa que está completamente aislada de la red externa (Internet) en términos de servicios ofrecidos (por ejemplo, a través de LAN), permaneciendo así solo para uso interno, posiblemente comunicándose con la red externa y con otras redes a través de sistemas apropiados (protocolo TCP / IP, que también se extiende con conexiones WAN y VPN) y protección relacionada (por ejemplo, firewall).

La relevancia del tema de investigación caracteriza el grado de su desarrollo científico; determina el tema de la investigación; formula objetivos y metas; revela la novedad científica, así como el significado teórico y práctico de los objetivos éticos de la comunicación, y proporciona datos sobre la aprobación de los resultados obtenidos. La comunicación virtual como objeto de análisis filosófico y ético revela la esencia y especificidad de la regulación de la comunicación virtual.

La comunicación virtual se puede definir como una forma especial de interacción basada en canales para recibir y transmitir información. En consecuencia, su principal característica distintiva es la mediación y depende en gran medida de su funcionalidad, lo que determina su originalidad cualitativa.

A diferencia de la mayoría de las formas tradicionales de comunicación, la comunicación virtual se caracteriza por la distancia y por un alto grado de permeabilidad: una persona ubicada en cualquier parte del mundo puede convertirse en participante. La comunicación virtual tiene, por lo tanto, una naturaleza intercultural global, e inevitablemente conduce a una colisión en el proceso de interacción de las orientaciones valor-normativas de las diferentes culturas y, en consecuencia, a la unificación de las reglas y normas que rigen los procesos de comunicación.

La capacidad de proporcionar información a una audiencia muy grande en todo el mundo hace que la comunicación virtual esté cerca de la comunicación de información masiva. Esto significa que cualquier usuario puede tomar parte activa en él, convirtiéndose así no solo en un receptor, sino también en un remitente de mensajes.

Debido a la mediación de la máquina, la mayoría de las formas de comunicación virtual se caracterizan por características como el anonimato (entendido como el anonimato de un diálogo en el que los sujetos no se presentan entre sí), lo que, combinado con la capacidad de desconectarse en cualquier momento, conduce a una disminución del riesgo psicológico en el proceso de comunicación ordinario en el que existe un mayor dictado por circunstancias de trabajo,  riqueza, clase, celebridad pública y fama, edad, etc.

En consecuencia, en el proceso de comunicación virtual, se hace posible satisfacer impulsos e impulsos generalmente reprimidos que, por así decirlo, causan comportamientos marginales. Ante un tema que no conocemos y no miramos a los ojos, hay más posibilidades de emitir un juicio sin condicionar la mediación.

Además, la consecuencia del anonimato es también el riesgo de una falta de información confiable entre los comunicantes. Por lo tanto, durante la comunicación virtual, hay una construcción continua de la imagen de la contraparte virtual (a menudo atribuyéndole características que en realidad no posee), y de las reglas de interacción con él / ella. En el proceso de comunicación virtual, hay una construcción continua de la personalidad del comunicador: la especificidad de la interacción virtual permite a una persona crear cualquier impresión de sí misma, usar cualquier máscara y desempeñar cualquier papel, en otras palabras, experimentar (jugar con otros) haciendo pasar una identidad que no posee o imponiendo una que es capaz de afirmarse. No es casualidad que la mayoría de los participantes en la interacción virtual utilicen seudónimos (“apodos”): el cambio de nombre marca un rechazo simbólico de una persona real y una salida de la sociedad cotidiana real.

Dado que en una situación de interacción virtual los factores que forman y mantienen la desigualdad social en el mundo real están inicialmente ausentes (los sujetos virtuales no tienen cuerpo, lo que significa que no tienen género, edad, etnia, nacionalidad), la comunicación virtual es básicamente un no estatus en la naturaleza y el único criterio de efectividad social en Internet son las cualidades personales y las habilidades de comunicación del participante en el interacción (en primer lugar, dominio del habla escrita, pero no solo escrita si algunas personas consideran la audioconferencia como comunicación, ya que el video generalmente asusta a aquellos que deberían mostrarse).

La difuminación de roles y estatus reales, la eliminación de barreras espaciales y fronteras geográficas y, finalmente, la deconstrucción de los propios sujetos de interacción dificultan que algunas instituciones sociales controlen la comunicación virtual. Otra característica significativa de la comunicación virtual es, por lo tanto, su no institucionalidad, que inevitablemente va acompañada de la incertidumbre de las reglas y normas sociales que rigen el comportamiento de las personas en este dominio.

Las características anteriores dejan una huella en las relaciones sociales establecidas en un entorno virtual, contribuyendo así a la creación de un ethos especial del ciberespacio, y predeterminan en gran medida tanto la naturaleza del ethos web como los problemas que tiene que enfrentar.

El principal supuesto de la ideología de Internet es la proclamación de la independencia del ciberespacio de cualquier estructura e institución estatal. Se argumenta que la red global es un entorno completamente autorregulador que resiste todas las influencias externas y no está sujeta a control y regulación coercitiva y, por lo tanto, solo debe construirse de acuerdo con las leyes morales establecidas por los usuarios de Internet, pero no con las legales reconocidas en la sociedad real. La ideología de Internet es, por lo tanto, extremadamente liberal y su leitmotiv puede considerarse el eslogan proclamado por los hackers: “La información quiere ser libre”.

La ideología de Internet existe en tres versiones que pueden ser designadas condicionalmente como radical-anarquista, liberal-democrática y liberal-económica. Los seguidores de la versión radical-anarquista del libertarismo web tienden a ver a Internet como una “frontera electrónica”, es decir, la última área no regulada de la vida humana, que, por lo tanto, debe protegerse de cualquier restricción, ya sea externa o interna. Sin embargo, es obvio que, a pesar de ser de alguna manera atractiva, la idea de una “frontera electrónica” como un espacio de libertad ilimitada y desenfrenada parece totalmente utópica ya que, en la práctica, dicha libertad puede convertirse fácilmente en arbitrariedad o, por el contrario, en un medio de control del poder que, a su vez, pretende temer a los seguidores antes mencionados para que puedan quedar más expuestos, para atacarlos y golpearlos mejor.

De acuerdo con la versión democrática liberal de la ideología web, Internet debe verse como un medio para construir una nueva «democracia digital», es decir, una democracia enriquecida por las posibilidades de las tecnologías de la información y la comunicación. Esta visión se refleja en otra metáfora común que describe Internet como una especie de «Ágora electrónica», es decir, un lugar virtual donde las personas tienen derecho a expresar cualquier opinión sin temor a la censura. Proporcionar a todos esta oportunidad única, pero también -probablemente aún más importante- debilitar el monopolio del gobierno en la toma de decisiones exclusivas de todos los temas importantes relacionados con la vida de la sociedad, haciendo que los procesos políticos sean abiertos y transparentes, de modo que estén disponibles para el análisis, el escrutinio y la corrección. Al mismo tiempo, la idea de «democracia digital» se contradice con el hecho de que Internet está actualmente lejos de estar disponible en general.

Incluso en los países industriales ricos, existen diversas restricciones económicas, socioculturales, de género y educativas que hacen que el acceso a Internet sea un privilegio para unos pocos (este fenómeno se llama “brecha digital”). Por lo tanto, sería demasiado pronto para considerar Internet como un entorno para el funcionamiento de la democracia digital: Internet tiene un gran potencial democrático que, sin embargo, aún no se ha cumplido por completo. Finalmente, los partidarios de la versión liberal-económica de la ideología web, que es la más cercana al liberalismo clásico, argumentan que el desarrollo de las tecnologías de la información y la comunicación debe conducir, ante todo, a la creación de un “mercado electrónico” que esté absolutamente libre de cualquier regulación estatal. Es en la independencia económica del Estado que los teóricos de este enfoque ven la garantía para el desarrollo de la competencia leal en el mercado y la iniciativa privada. Sin embargo, en una inspección más cercana, resulta que la idea de establecer una competencia leal en el mercado en las redes globales de TI no es más que un mito común. En realidad, Internet más bien crea estructuras económicas únicas y oligopólicas que tienen poco en común con un “mercado electrónico” libre. Además, la lógica misma del desarrollo de Internet contradice la ideología del “mercado electrónico”, que está a merced de los empresarios privados. Esto muestra que la versión liberal-económica del libertarismo web es internamente contradictoria: es obvio que el principio clave de la ideología web —el principio de la libertad de información ilimitada y desenfrenada— es escasamente compatible con el principio de inviolabilidad de la propiedad privada que subyace al liberalismo económico.

Un análisis de las versiones modernas de las ideologías de Internet, por lo tanto, muestra que todas ellas, como es característico de todas las ideologías del “-ismo”, son de una forma u otra utópicas, ya que tienden a sobre idealizar el ciberespacio. Al mismo tiempo, no se debe subestimar su importancia: expresan bastante adecuadamente la actitud de los habitantes del mundo virtual. Esto nos permite afirmar que la única base “real” de la ética en Internet es la inviolabilidad de la libertad de información personal proclamada por el libertarismo web, que adquiere el estatus de imperativo moral incondicional en este sistema de opiniones. (2. continuación)

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2022-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WC Captcha 11 − 4 =