AMÉRICA LATINA Y EL REPÚBLICA POPULAR CHINA EN EL CAMINO HACIA LA IGUALDAD DE RELACIONES

Giancarlo Elia Valori*

Las relaciones entre China y América Latina están en un período de transición y desarrollo. Mirando hacia atrás, uno o dos años hacia adelante o mirando hacia el futuro inmediato, está bastante claro que estamos en un momento de transición. Estas convergencias se enfrentan a desafíos.

En primer lugar, la presión de los Estados Unidos. En diciembre de 2017, Estados Unidos publicó un informe sobre la estrategia de seguridad nacional, que define a China como un “competidor”. Por lo tanto, bajo la presión estratégica de Washington, hay considerables dificultades externas en las relaciones entre China y América Latina.

Luego está la cuestión interna, principalmente los cambios en la situación política en los países latinoamericanos, en particular el declive de las fuerzas progresistas, en favor de las conservadoras, así como los cambios en la economía política regional.

El tercer desafío viene de la pandemia Covid-19: las Américas se han convertido en el centro de la tormenta. Estados Unidos tiene el mayor número de personas infectadas y fallecidas (23,4 millones infectados; 389 mil muertes) y Brasil está en segundo lugar con muertes (207 mil) y tercero con infectados (10,5 millones) [datos actualizados al 15 de enero de 2021].

Volviendo al tema en cuestión, cabe señalar que América Latina es la región con una concentración de países en desarrollo y economías emergentes. El discurso difiere del continente africano. Hay 54 países allí, principalmente países en desarrollo, mientras que América Latina tiene algunos miembros en la OCDE, como Chile y México, así como la considerable fortaleza económica brasileña. Estas economías emergentes son una parte integral de América Latina y, en términos de PIB y nivel de desarrollo, son mucho más altas que África. Así que los aspectos son completamente diferentes.

China también es un país en desarrollo, pero con influencia mundial. América Latina en su conjunto está compuesta por 33 países y 12 territorios todavía bajo el talón anacrónico de los colonialistas de opereta. En total, una población de más de 640 millones de habitantes y una superficie de más de 20 millones de kilómetros cuadrados, lo que representa el 14% de la superficie terrestre mundial.

La tierra arable es un tercio de la tierra global. Los bosques son el 23% de los del planeta. Por lo tanto, a pesar de que China tiene 9,6 millones de kilómetros cuadrados y Brasil 8,5 la riqueza de recursos y condiciones naturales de Brasil son mucho mejores que las de China.

En el proceso de desarrollo de la modernización, más de veinte tipos de recursos minerales y la mayoría de los recursos de petróleo y gas necesarios para el desarrollo de industrias modernas se encuentran en América Latina. Así que el espacio geográfico de América Latina, las dotaciones naturales y la apertura cultural son la base de las relaciones entre China y América Latina.

Desde la adhesión de China a la OMC en 2001, Pekín ha participado de manera impredecible en el proceso de globalización, promoviendo un rápido desarrollo inicial de las relaciones entre China y América Latina.

Al mismo tiempo, América Latina ha sido ayudada por el auge de las materias primas. Especialmente durante la década 2003-2013; su precio se disparó y las principales materias primas de exportación y algunos productos primarios de América Latina también fueron importados por China.

Por otro lado, para obtener una imagen evolutiva del fenómeno, tenemos que preguntarnos, ¿por qué las relaciones entre China y América Latina no llegaron a este desarrollo antes de la década de 1990?

Hay que decir en primer lugar que la integración latinoamericana está relativamente rezagada. El subcontinente tiene muchas organizaciones e instituciones subregionales, pero hay una falta de coordinación general en estas áreas y no hay una plataforma de apoyo.

En segundo lugar, Estados Unidos siempre ha considerado a América Latina como una colonia de hecho, por lo que bajo la influencia de las relaciones sino-latinoamericanas de la Casa Blanca también han sido limitadas. En 2001, sin embargo, Estados Unidos lanzó la guerra en Medio Oriente y Asia, principalmente en Irak y Afganistán, y llevó a cabo ataques antiterroristas. Por lo tanto, en términos relativos, América Latina se había sido abandonada y no ocupó una posición importante en la visión del Pentágono & Co.

En este sentido, China no ha perdido esta oportunidad y rápidamente ha comenzado a desarrollar relaciones con América Latina. Al mismo tiempo, el 23 de febrero de 2010, los países de la región promovieron el nacimiento de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños; Comunidad de Estados Latino-Americanos y Caribenhos; Communauté des états américains et Latino-Caribéens) que es la mayor organización de integración regional en el hemisferio occidental. Esta organización tiene una política relativamente fuerte.

La principal manifestación es que Estados Unidos y Canadá están excluidos de ella, por lo que tiene representatividad regional e independencia política, proporcionando una plataforma para la cooperación entre China y América Latina.

Para América Latina, la CELAC también se ha convertido en una organización con la que China coopera. El presidente Xi Jinping, desde que asumió el control del país (15 de noviembre de 2012), ha visitado América Latina cinco veces. Esto no tiene precedentes en la historia de la diplomacia china. Por lo tanto, las relaciones entre China y América Latina se han desarrollado rápidamente.

2015 es vista como una etapa importante en la historia del desarrollo de las relaciones entre Beijing e Iberoamérica, cuya principal manifestación fue la creación del Foro China-CELAC, que tuvo lugar el 8 de enero en el Gran Salón del Pueblo de Beijing.

El mecanismo del Foro China-CELAC marca un período de transformación estratégica para la cooperación entre Beijing y América Latina, una transición de la explotación de terceros del territorio latinoamericano a una tendencia hacia una planificación activa en pie de igualdad.

La propuesta de la iniciativa china Franja y Ruta y una mayor conciencia del Pacífico en el lado latinoamericano han permitido que las dos partes se reúnan a mitad de camino. En la construcción del consenso, el acuerdo político se desarrolla más allá de las etiquetas de proximidad geográfica: China y América Latina se apoyan mutuamente en la planificación e implementación de proyectos de alto nivel.

En resumen, en primer lugar, la coherencia de los objetivos de desarrollo; dependiendo de la consolidación de los caminos emprendidos; en segundo lugar, la conexión orgánica de los conceptos de cooperación y el impulso industrial sostenible y, por último, el intercambio de los resultados del trabajo conjunto.

Esta es la primera vez que América Latina forma parte del área de la iniciativa china Franja y Ruta: el concepto de una comunidad de destino compartida entre China y los países de la región en igualdad de condiciones y sin el paternalismo del “destino manifiesto”. Un proyecto ya anunciado por el presidente Xi Jinping, durante un discurso sobre la construcción de una comunidad de futuro compartido en la cumbre China-CELAC, celebrada en Brasilia el 17 de julio de 2014.

Promover la cooperación significa dividirla en tres niveles: uno es regional, el segundo es subregional (Mercosur, Alianza del Pacífico, etc.); el tercero es bilateral. Tres aspectos que se llevan a cabo de manera ordenada, sin olvidar a las otras organizaciones internacionales en la zona: Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR, f. 2008), Comunidad Andina (f. 1997), Comunidad del Caribe (f. 1973), y aquellos países que tradicionalmente tienen excelentes relaciones bilaterales con China: Argentina, Brasil, Chile, México, Perú y Venezuela.

El concepto chino de cooperación se resume en beneficio mutuo y para todos, no apuntando a terceros. La cooperación entre China y América Latina es en realidad el avance de la cooperación Sur-Sur.

En la segunda década del siglo XXI, los países emergentes contribuirán cada vez más al desarrollo económico mundial. Juntos, China y los BRICS ya han contribuido con más del 50% al crecimiento económico mundial, superando a los países del G7. Esto no tiene precedentes.

La manifestación más clara del desarrollo de la globalización es que la brecha entre los países pobres y los países ricos está aumentando constantemente y los ricos son reacios a transferir la tecnología a los pobres, por lo que los países del Tercer Mundo tienen el deber de cooperar entre sí para mejorar el comercio mutuo. Se convertiría en una forma fundamental de salir de la trampa de bajos ingresos.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®