EMBARCACIONES CHINAS Y COREANAS REALIZAN CACERÍA INTENCIONAL DE FAUNA MARINA PROTEGIDA, ELEFANTES Y LOBOS MARINOS DE LA PATAGONIA.

Milko Schvartzman*

Nuevo escándalo del puerto de Montevideo por pesca ilegal. Embarcaciones chinas y coreanas realizan cacería intencional de fauna marina protegida, elefantes y lobos marinos de la Patagonia.

Nuevas investigaciones revelan que pesqueros chinos y coreanos capturan especies de pinípedos de la Patagonia y extraen sus órganos que luego son traficados a través de Uruguay, algunos lo hacen ingresando ilegalmente al Mar Argentino, para luego descargarlos en el puerto de Montevideo

El 30 de diciembre pasado, un tripulante del pesquero chino Lu Qing Yuan Yu 206, a su llegada a Montevideo, divulgó un video en el que se extrae de la bodega y se deposita en cubierta para su faena, un ejemplar juvenil de aproximadamente un año de edad de elefante marino del sur (Mirounga leonina) que habría sido capturado durante su última marea.

El informe de la organización Environmental Justice Foundation (EJF) de 2020 cita los casos de tres pesqueros coreanos cuyos tripulantes admiten que ingresaron ilegalmente al Mar Argentino en repetidas ocasiones y que durante dichas incursiones se dedicaron a cazar cientos de lobos y elefantes marinos para extraer sus dientes, hígado y genitales, los cuales escondían en la sala de máquinas. También reconocen haber realizado aleteo de tiburón.

Uno de los barcos cuyos tripulantes declararon estos ilícitos es el Oyang 77, que fue capturado por pesca ilegal dentro del Mar Argentino en 2019. El Oyang 77 junto al Oyang 75 son denunciados desde su llegada a Montevideo en 2014 debido a su prontuario de pesca ilegal, abuso a los Derechos Humanos y captura de especies amenazadas.

El pesquero Lu Qing Yuan Yu 206, a bordo de cual se tomaron las imágenes mencionadas, cuenta con un frondoso prontuario, como ser la descarga de dos tripulantes fallecidos en Montevideo[1]. La empresa armadora del LQYY 206, Qingdao Ocean Fishery Group Co.Ltd., es uno de los mayores conglomerados de pesca de arrastre del mundo.

El LQYY 206 se encuentra basado en Montevideo desde su arribo al Atlántico Sur en 2014, y la zona de pesca del arrastrero chino es justo al borde de la Zona Económica Exclusiva Argentina.

El puerto de Montevideo, Uruguay, es señalado por una docena de estudios de organismos internacionales, entre ellos el Departamento de Estado de los Estados Unidos, como parte de una red de crimen organizado para el tráfico de pesca ilegal y la trata de personas, a esto se suma la captura y tráfico de especies protegidas.

Si bien Uruguay fue uno de los primeros países en ratificar el “Acuerdo sobre Medidas del Estado Rector del Puerto destinadas a Prevenir, Desalentar y Combatir la Pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada”, Montevideo se destaca entre los principales puertos del mundo en sostener la pesca Ilegal, No Declarada y No Reglamentada (INDNR).

La fauna marina del Rio de la Plata también es depredada por la flota alojada en Montevideo.

En 2019 en las playas de Piriápolis, Uruguay, se halló el cuerpo de un delfín franciscana (Pontoporia blainvillei) envuelto en los restos de una bolsa con la inscripción del pesquero coreano ‘Agnes 103’ que acababa de arribar a Montevideo. La franciscana se encuentra vulnerable de extinción y está protegida por las leyes de Argentina, Uruguay y Brasil.

 

* Especialista en Conservación Marina. Círculo de Políticas Ambientales Argentina

Referencia

[1] En mayo de 2017 al arribar a Montevideo el LQYY 206 descargó un tripulante fallecido, a la vez que el resto de la tripulación realizó una protesta ante las autoridades por las condiciones de vida y trabajo esclavo a bordo: jornadas laborales de 24 hs, falta de indumentaria apropiada para trabajar en las condiciones climáticas y de seguridad, alimentos vencidos, agua podrida de color amarillo, ninguna medicina a bordo, maltrato y abuso físico de los tripulantes, y no pago de salarios. Las autoridades de Uruguay dieron la razón al capitán del barco chino, descartando las denuncias de los tripulantes. Tres meses más tarde, en agosto de ese mismo año, el LQYY 206 descargaba otro tripulante fallecido.

©2021-saeeg®