Archivo de la categoría: MEDIO ORIENTE

IRÁN-ISRAEL: ¿PUEDE EL CONFLICTO DE BAJA INTENSIDAD CONVERTIRSE EN UNA GUERRA ABIERTA? LAS IMPLICACIONES Y CONSECUENCIAS DEL ASESINATO DEL JEFE DEL PROYECTO NUCLEAR IRANÍ

Giancarlo Elia Valori*

El científico nuclear de Irán Mohsen Fakhrizadeh

El viernes 27 de noviembre, en la autopista de la ciudad de Absard a Teherán, el coche blindado que transportaba al Jefe del programa nuclear de Irán, Moshem Fakhzarideh, fue emboscado. El científico fue asesinado, probablemente junto con sus guardaespaldas. La noticia del incidente sigue siendo confusa.

La agencia de noticias iraní Farsi News incluso ha hablado sobre el uso por parte de los atacantes de una especie de “ametralladora robot” colocada en una camioneta al lado de la autopista y aparentemente controlada remotamente.

Una noticia evocadora y probablemente fantasiosa útil para trazar un velo misericordioso sobre la nueva debacle de los servicios de seguridad iraníes que, una vez más, no han logrado garantizar la seguridad de sus científicos. La única noticia segura es que Fakhzarideh murió en un ataque que corre el riesgo de dañar significativamente el programa nuclear de Irán.

El científico vivió una vida tan aislada y secreta que ni siquiera su edad es conocida por todos.

Según los técnicos del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) —la Organización de las Naciones Unidas que supervisa los controles internacionales sobre la proliferación nuclear— hasta su muerte, Fakhzarideh dirigía los proyectos más secretos destinados al enriquecimiento de uranio, la producción de explosivos de alto potencial y, sobre todo, la construcción de ojivas de misiles capaces de transportar material fisionable.

A pesar de su vida separada en las sombras, en 2011 el OIEA lo identificó como el Jefe del programa AMAD, un plan a largo plazo organizado por el régimen del ayatolá hace veinte años, con el objetivo de convertir a Irán en una potencia nuclear de pleno derecho.

Israel lo había identificado mucho antes que los técnicos de la ONU: en mayo de 2003, el subdirector del Mossad, Tamir Pardo, esbozó a su Director, Meir Dagan, y a los directores operativos del Servicio Secreto de Israel, un programa secreto para detener el plan AMAD, un programa que fue el resultado de cuatro meses de espionaje en Irán, destinado a frustrar los proyectos nucleares de Irán.

Según fuentes israelíes, Pardo esbozó su propuesta estratégica de una manera sencilla: «En esta situación, Israel tiene tres opciones: en primer lugar, conquistar Irán; en segundo lugar, organizar un cambio de régimen en Irán; en tercer lugar, convencer a los políticos iraníes de que el precio que pagarán por continuar el programa nuclear será tan alto que será mejor para ellos detenerlo».

Dado que tanto la primera como la segunda opción eran claramente poco realistas, el gobierno israelí comenzó una «guerra de baja intensidad» contra el régimen ayatolá diseñado para hacer que la tercera opción se materializara. Junto con las medidas políticas y diplomáticas destinadas a lograr el aislamiento internacional del régimen iraní, Israel encomendó al Mossad la tarea de apoyar las actividades de las minorías iraníes (los kurdos) y de los grupos organizados opuestos al régimen (en primer lugar, los muyahidines El Kalkh, MEK), así como el inicio de planes para sabotear la producción de material fisionable y, sobre todo, autorizó la matanza selectiva y selectiva de figuras clave del programa AMAD, los principales científicos del proyecto nuclear.

El proyecto del Mossad fue compartido con los Estados Unidos, que acordaron asumir tanto la parte diplomática como política del programa y una gran parte de la financiación de los grupos de oposición dentro del régimen iraní.

Además, la CIA y el Mossad planearon conjuntamente una amplia gama de ciberataques diseñados para sabotear el enriquecimiento y la producción de plutonio iraní. Se lanzó una operación conjunta llamada “Juegos Olímpicos”, que condujo al “sabotaje cibernético” de los sistemas informatizados de las instalaciones nucleares iraníes con virus, como el famoso Stuxnet, que en 2009 condujo a la parada de todas las centrifugadoras utilizadas para el enriquecimiento de uranio.

Al mismo tiempo, Israel elaboró una lista de 15 figuras clave en el programa AMAD que se eliminarán. Estados Unidos se mantuvo al margen de los planes de atacar a científicos iraníes porque la CIA de Obama temía estar involucrada en operaciones claramente ilegales.

Sin embargo, como admitió el entonces Director de la CIA, Michael Hayden, la eliminación de los técnicos podría ser una herramienta esencial para frustrar las ambiciones nucleares de Irán.

Durante la primera reunión del Consejo de Seguridad Nacional en enero de 2009, en presencia del recién elegido presidente Obama, Hayden dijo lo siguiente sobre el material fisionable almacenado en los laboratorios de Natanz: “El problema no es cuánto material fisionable se almacena en Natanz. No hay electrones ni neutrones en Natanz que puedan convertirse en una bomba nuclear. Lo que están construyendo en Natanz es conocimiento. Cuando los iraníes tengan suficiente conocimiento, irán a otro lugar para enriquecer uranio. Ese conocimiento, señor Presidente, se almacena en el cerebro de los científicos”.

Aunque Estados Unidos se mantuvo alejado de los asesinatos selectivos de técnicos iraníes, el Mossad no se quedó de brazos cruzados.

El 14 de enero de 2007, el físico nuclear Ardeshir Hosseinpour murió de intoxicación por gas radiactivo.

El 12 de enero de 2010, el Dr. Masoud Alimohammad, un destacado miembro del equipo científico del proyecto AMAD, murió por la explosión de una motocicleta con explosivo estacionada cerca de su automóvil.

El 29 de noviembre de 2010 le tocó el turno al Dr. Majid Shahriari, quien fue asesinado por un coche bomba con “explosivos magnetizados” que dos motociclistas habían adherido a su Peugeot, detonándolo a distancia. Ese mismo día otro científico escapó de la muerte, junto con su esposa, ya que lograron salir del auto antes de la explosión.

En julio de 2011, el Dr. Darioush Rezainejad, miembro de la Organización de Energía Atómica de Irán, fue asesinado a tiros por un pistolero que viajaba en motocicleta frente a su casa. El 12 de enero de 2012 corrió la misma suerte el químico, Mostafa Ahmadi Roshani, quien trabajaba en las instalaciones de Natanz.

Esta serie aparentemente imparable e implacable de asesinatos dirigidos tuvo varios efectos en la comunidad científica iraní y los políticos de Irán.

Por un lado, como admitió el propio Fakhzarideh, la última y probablemente más ilustre víctima de la longa manus de Israel, hizo de la vida de los científicos iraníes un verdadero “infierno viviente”. Bajo la escolta obsesiva de los servicios de protección las 24 horas y sin una vida social, lo que al principio parecía un cursus honorum se convirtió en un círculo infernal.

Por otro lado, la sensación de ser el objetivo de una penetración de espionaje imparable desde el exterior hizo que los servicios de seguridad iraníes sospecharan, limitando con la paranoia, obligándolos a sofocar medidas de control interno que a menudo paralizaron su acción.

Además, como admitió el director del Mossad, Meir Dagan, durante una rara conferencia pública, los asesinatos causaron una “Defección Blanca” en Irán, una fuga constante de científicos que pidieron dejar la investigación nuclear para ocuparse de otras tareas.

La guerra de “baja intensidad” declarada informalmente por Israel sobre Irán en 2003 ha tenido sus resultados.

La comunidad internacional ha impuesto sanciones económicas y comerciales a Irán, que han causado el colapso de su economía. En 2015, Irán aceptó el “acuerdo nuclear” propuesto por las Naciones Unidas y firmó un acuerdo de no proliferación garantizado por Alemania, Francia, Rusia y Estados Unidos.

El presidente Trump se retiró del acuerdo en 2018 para protestar contra el creciente activismo de Irán en Yemen y Siria en oposición a Arabia Saudí, un aliado estratégico de Estados Unidos en todo el Medio Oriente.

Durante la campaña electoral, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, declaró repetidamente que bajo su administración Estados Unidos se sentaría en la mesa de negociación “Nuclear Deal”, ya que está convencido de que puede dirigir a Irán de nuevo por el “camino correcto» de la no proliferación nuclear.

Probablemente, ante esta perspectiva, Israel quería enviar una señal a Irán con el asesinato del jefe de su equipo de científicos nucleares el 27 de noviembre pasado. Aunque Israel ha perdido el apoyo proactivo de Donald Trump después de su derrota en las elecciones presidenciales, la vigilancia y supervisión sobre Irán sigue siendo alta y lo seguirá siendo hasta que Irán renuncie definitivamente a su sueño de convertirse en una potencia nuclear capaz de dictar la ley con persuasión nuclear sobre el Golfo Pérsico y todo el Medio Oriente.

En esta estrategia, Israel cuenta con el apoyo cada vez más evidente y proactivo de Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, como parte de nuevos eslabones de una cadena de alianzas regionales que deberían convencer a Irán de buscar una forma de compromiso político con sus homólogos en sus fronteras y abandonar sus diseños hegemónicos de los últimos años. Probablemente, en lugar de estimular represalias y represalias, el asesinato de Fakhrizadeh podría paradójicamente acercar un compromiso político.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2020-saeeg®

 

LA DESTRUCCIÓN DEL PUERTO DE BEIRUT Y EL “NUEVO ORDEN” EN ORIENTE MEDIO

Giancarlo Elia Valori*

La poderosa explosión que arrasó el puerto y parte de la ciudad de Beirut el pasado 5 de agosto, a las 6 de la tarde, con un saldo de muertos desconocido pero al menos superior a 150, con 4 mil heridos, 300.000 mil personas dejadas fuera del hogar, fue generado por la explosión de 2.750 toneladas de nitrato de amonio, residuo de un extraño “negocio” de una empresa, con sede chipriota, propiedad de un pequeño “oligarca” ruso, material nunca reclamado ni utilizado de otra manera. Los marineros no remunerados del oligarca fueron repatriados por los Organismos Internacionales.

La gran explosión generó, cabe señalar, un terremoto de magnitud 3,5 Richter.

Mientras tanto El Líbano espera el veredicto sobre el asesinato de Rafik Hariri que tuvo lugar, con un acto terrorista en 2005. Los acusados son sólo cuatro, in absentia, pero todos pertenecientes a Hezbollah, que también fue el partido político fundamental para apoyar al gobierno libanés, que acaba de dimitir.

Sin embargo, muchas fuentes, incluso en Estados Unidos, piensan que las órdenes del ataque contra Rafik fueron de los propios saudíes. Piense aquí en ese mismo Saad, el hijo, que fue “secuestrado” en un hotel de lujo, por Mohammed Bin Salman por deudas, en 2017, para regresar tres semanas después.

Otra pieza inevitable del tema: el default del Estado libanés, anunciado oficialmente el pasado mes de marzo por el primer ministro Hassan Diab, un “independiente” acogido por Hezbollah.

Sin embargo, cabe señalar que los bancos privados libaneses todavía tienen un excelente bocado de capital disponible, justo a tiempo, antes del despojo de lo poco que queda del Estado.

En ese momento, el default se hizo sobre una deuda de 1.200 millones de eurobonos y ya con una relación deuda/PIB del 170%, los eurobonos no se reembolsaron, sino para comprar importaciones de bienes primarios.

El Líbano lleva un tiempo funcionando con una economía imaginaria, con las reservas de divisas del Banco Central, para todas las monedas, reducidas a US$ 29 mil millones que, entre los bonos con los bancos locales y las reservas fijas y más, se reducen a sólo 4 mil millones que son útiles para pagar la deuda.

Posteriormente, el Fiscal suspendió la actividad de 20 bancos libaneses el 5 de marzo.

Pero muchos expertos locales juran que algunos bancos locales todavía están llenos de depósitos. Lo cual es muy probable. Y quien esté planeando el default político de El Líbano no espera nada más.

Un país económicamente destruido, por tanto, al que la explosión asestó el golpe final. La explosión, entonces, puso en un instante el complicado sistema constitucional de división entre drusos, chiítas, sunitas, cristianos y otras etnias que habían construido el castillo de naipes de los distintos gobiernos.

Las masas, con las finanzas que ya no existen y el turismo se evaporaron con el Covid-19, por lo tanto con una economía reducida a cero, siempre se manifiestan juntas y ya no perciben las diferencias religiosas en las que sus viejos “emprendedores políticos” habían hecho fortuna.

Las viejas facciones, entonces, ya no tienen recursos selectivos para distribuir, por lo que, con la relativa excepción de Hezbollah, ya no tendrán seguidores.

Aquí me viene a la mente un documento reciente del Carnegie Endowment for International Peace, “Destroyng Lebanon to Save It”, que reporta un documento que salió del ambiente republicano, con un proyecto final muy simple: integrar al Líbano en el sistema estadounidense contra Irán. Lo veo difícil.

Pero luego la ejecución reportada por el documento del Think-Tank estadounidense establece que ni el Fondo Monetario Internacional debería dar ni un dólar a Beirut, un puerto que los chinos querían comprar, pero ahora llegan a Trípoli donde hay otra pieza.

Ni siquiera un dólar, pero solo hasta que las masas libanesas se vuelvan claramente contra la corrupción y sobre todo contra Hezbollah que, además, es la única red de bienestar religiosa disponible hoy en día en un Estado fallido.

Para Estados Unidos, o para sus republicanos, cuando intentan pensar en política exterior, por tanto, la estabilidad de El Líbano es un dato irrelevante y, de hecho, negativo ya que se convertirá en un activo estratégico para Irán y el propio Hezbollah en el futuro.

Pero los libaneses, como un solo hombre, pero cada vez más enfermos y hambrientos, deberían clamar por “libertad” y “guerra contra los tiranos”, que también tienen su propia fe, cultura y hábitos. Los mejores deseos.

Ni siquiera con los dramas del Instituto Einstein podrán transformar a los libaneses. Otra pieza. O destruyen El Líbano, o deben intentar, no con esta tontería democrática, tomarlo todo en una sola pieza y no en alguna facción.

Por lo tanto, el nitrato de amonio en el puerto de Beirut ya ha transformado el Medio Oriente de una manera radical.

Los efectos serán, y de hecho ya son: a) la obvia desestabilización de El Líbano, que pasará a formar parte de los nuevos bloques en formación o simplemente un paso hacia Siria, para volver a desestabilizarse, y al final Irán, entonces hay, b ) el control y desestabilización del flanco sur de la Franja y la Ruta de China, d) la reducción de Hezbollah ad nihilo, sin más redes locales y coberturas, e) la creación de una guerra infinitamente larga en Siria para luego desestabilizar Irán, finalmente la entrada de Turquía a sus nuevas áreas, en Siria y para apuntar también a Jordania, que ahora es un Estado fallido.

Con 1,4 millones de refugiados sirios viviendo de préstamos del FMI cada vez más “largos” nos hacen prever, para el Gran Rey y su pequeño reino jordano, un futuro “trato” libanés.

Hay otros dos elementos en el escenario libanés que han cambiado recientemente. Los ajustes geopolíticos, para países que importan poco, se hacen sin cumplidos y en poco tiempo.

Aquí está la cuestión: la nueva configuración de pozos de gas natural y petróleo entre Chipre y Egipto, a través del Líbano e Israel. Hablaremos de eso.

Luego, la crisis del covid-19, un acelerador para la creación de Estados fallidos, generadores de migración, como en África, o de operaciones de “golpe y fuga” sobre sus materias primas. Como en África.

Y, en cualquier caso, la cuestión del gas y el petróleo en el Mediterráneo oriental es fundamental para su nueva “reelaboración” posterior a la destrucción del puerto de Beirut.

Turquía, por ejemplo, con un Líbano inexistente, puede cerrar su Zona Económica Exclusiva desde la costa libia de Trípoli hasta Kastellorizo, en la frontera de Grecia, y luego llegar no solo a las zonas grecochipriotas, sino a las costas ya libanesas.

El arco de cierre de los intereses petroleros turcos en el Mediterráneo.

Por supuesto, con la mozzarella enmohecida alrededor, Erdogan lo pasará bien.

En el primer año de producción, los hidrocarburos costeros del Líbano podrían generar al menos 8.000 millones de beneficios. Si Turquía pierde su papel en el mundo del gas del Mediterráneo oriental, también lo perderá como socio del gasoducto de Rusia. Ankara ni siquiera piensa en eso. Aquí hay otra clave.

Luego está el papel de Arabia Saudí. Por lo general, El Líbano se utilizó para un juego de equilibrios y escaramuzas entre los saudíes y Damasco, con referencia a Irán.

El canal de Riad en El Líbano, la familia Hariri, siempre ha sido clandestino.

Pero, tras el asesinato de Rafik Hariri los saudíes también se están acercando lentamente al régimen de Damasco y, por tanto, a la influencia “legítima” que ejerce Damasco sobre El Líbano.

Mejor los Assad que Irán o los Hezbollahs, piensan en Riad.

Con el comienzo de la guerra en Siria, sin embargo, se produce un bloqueo completo y lógicamente inevitable de la política en El Líbano: los chiítas con Irán, del lado de Assad, incluso a menudo empleados directamente en suelo sirio, pero los saudíes fuertemente alrededor de Hariri, para mantener un grupo sunita no vinculado directamente al enfrentamiento sirio. Los cristianos y otras tradiciones religiosas se dividieron entre el pacifismo y el compromiso con Damasco.

Llegamos a febrero de 2016, cuando el Reino Wahabí bloqueó US$ 3.000 millones de ayuda militar para las Fuerzas Armadas y mil millones adicionales para seguridad. Actualmente, hay propuestas de ayuda financiera de los saudíes, pero solo en condiciones económicas y políticas muy estrictas.

Otra pista: Arabia Saudí ya no está interesada en la unidad del Líbano como país.

A estas alturas, en medio de acuerdos con el apoyo de Israel y de Estados Unidos, así como una nueva reconfiguración de las relaciones entre Riad, los Emiratos y Egipto, los saudíes ya no necesitan una base traicionera y muy fragmentada contra Irán, como lo fue El Líbano.

En todo caso, para los Al Saud sería necesario crear divisiones muy fuertes en la sociedad libanesa, que son imposibles hoy en día, para contrarrestar la influencia de Hezbollah.

Otra pista: evitar, por parte de quienes ordenaron o llevaron a cabo el ataque, con la destrucción del Líbano, la creación simultánea de una “Unión del Levante” entre Chipre, El Líbano, Irak, Palestina (ANP) Jordania, Egipto, que llevaba años al aire y que habría supuesto un bloqueo importante para los fines de algunos actores internacionales.

África ya ha organizado su Área de Libre Comercio Continental Africana, exactamente desde mayo de 2019, por un PIB negociado previsible de US$ 2 billones en promedio.

El “Levante” ofrecería acceso directo a los puertos de China, otro elemento que los que están desestabilizando al Líbano no quieren en absoluto. Otra pista.

Por supuesto, El Líbano actual no debería esperar un rescate financiero del resto del mundo.

Beirut, o lo que queda de ella, necesita de inmediato entre US$ 20 y 24 mil millones en financiamiento externo. El déficit fiscal es del 11,6% del PIB y la relación deuda/PIB es del 170%, como hemos visto.

El tipo de cambio oficial entre la lira y el dólar es 1: 2000 y superior.

Por supuesto, la fuga de capitales no se controla.

Otra pista muy importante es la nueva relación entre los Emiratos Árabes Unidos e Israel.

En el caso de Abu Dhabi, los Emiratos ya han colocado a Hezbollah entre las organizaciones terroristas y han condenado a Hamas.

No fue un proceso corto, pero la lógica de la colaboración es casi natural: tanto países como áreas, Israel y los Emiratos, especialmente Abu Dhabi, están vinculados a Estados Unidos, tienen buenas relaciones con Egipto, tienen los mismos intereses anti-iraníes. E intercambian inteligencia seleccionada durante mucho tiempo.

Para Israel, es la llegada a mercados muy ricos, para los Emiratos Árabes Unidos un nuevo aliado que también es una importante potencia militar regional.

Sin el peligro saudí y emiratí, el viejo Líbano ya no es necesario para los israelíes.

Para Rusia, sin embargo, existe el peligro de que el post-Líbano se reduzca a un corredor entre el Mediterráneo y las áreas de tensión en Siria y luego hacia Irán, debido a una renovada guerra de “estabilización” entre Damasco, Bagdad y, en el futuro, Teherán.

Sería el final del gran proyecto de Moscú que hasta ahora se ha logrado con la victoria en Siria, con el mínimo gasto de fuerzas, y la estabilización del régimen de Bashar el-Assad, amortiguador entre la costa de Oriente Medio y la zona islamista en contacto directo con la Rusia.

Por otro lado, la Federación de Rusia teme que Damasco caiga en manos de las diversas facciones yihadistas y terroristas, pero no quiere entrar directamente en la arena post-Líbano.

Pero Moscú sigue directamente tanto las redes del terrorismo islámico, actualmente muy activo en El Líbano, como los diversos movimientos anteriores a la guerra de algunos países occidentales.

¿Qué querrá entonces Rusia del caos libanés? El cierre de las fronteras hacia Siria, el bloqueo del paso a Siria de los yihadistas destinados a desestabilizarla por orden ajena, la no exportación regional de la crisis libanesa por parte de occidentales.

Otra pista: la próxima crisis de refugiados. En todos los ámbitos (esto también es una pista) en los que algunos están transformando sus connotaciones políticas, demográficas, estratégicas y geopolíticas, es más fácil crear refugiados para utilizarlos como masa de presión, chantaje, incluso guerra económica, que mantener a las viejas poblaciones en el sitio. Otros pagarán por ellos.

El Líbano ya tiene 1,5 millones de refugiados de sus guerras periféricas a los que no concede ningún derecho.

Jordania alberga a otros 780.000 refugiados, pero el Reino Hachemita ya está en la mira de los “grandes transformadores” de Medio Oriente, los que escriben nuevas fronteras con bombas con la misma facilidad con la que Sykes y Picot las redibujaron con lápices y reglas.

No habrá nuevos inmigrantes a la UE desde El Líbano: las poblaciones “excesivas” se dirigirán al resto de Medio Oriente o emigrarán, aparte de la epidemia de Covid-19, al Nuevo Mundo. Aquellos que ya han “cargado” a los Estados más estúpidos de la UE, como el nuestro, con inmigrantes africanos, no tienen ningún interés en aumentar la dosis, lo que haría imposible la respuesta política y, quizás, militar de algunos países de la UE en el post-Líbano. Lo cual será solicitado con enojo. Y también tenemos a la FPNUL II, para evitar que caiga como rehén de nuevos “pacificadores” o actores regionales sin escrúpulos.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia. 

Nota: traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor.

©2020-saeeg®

 

EL ACUERDO MILITAR ENTRE SIRIA E IRÁN

Giancarlo Elia Valori*

El 8 de julio pasado, el Jefe del Estado Mayor iraní, Mohammad Baqeri, y el Ministro de Defensa sirio Ali Abdullah Ayub firmaron un acuerdo en Damasco —definido como “completo”— para reforzar la cooperación militar entre los dos países.

Como ambos dijeron, este acuerdo fortalece la cooperación militar entre Irán y Siria, especialmente en relación con el aumento esperado de la presión estadounidense sobre la región. Además, Irán fortalecerá los sistemas de defensa aérea sirios y mejorará el entrenamiento de las tropas y el armamento actualmente disponible para el ejército sirio.

El 1º de julio, Erdogan, Putin y Hassan Rouhani se habían reunido —por videoconferencia- dentro del llamado “formato Astana” para regular sus relaciones dentro del territorio sirio y planear un futuro tratado de paz con Siria, con exclusión de Estados Unidos y otros países occidentales. Mientras tanto, el Primer Ministro israelí ha dicho: “No permitiremos que Irán establezca presencia militar en Siria”. Es una elección totalmente natural, pero no creemos que —en una perspectiva de confrontación militar limitada entre Israel e Irán— Estados Unidos proporcione más que una ayuda simbólica al Estado judío. Un hecho estratégico importante es que este nuevo acuerdo deja de lado la relación tradicional entre Siria y Rusia, tanto defensiva como tecnológica y políticamente.

Rusia ya ha puesto sus misiles Pantsir y S-300 operativos en territorio sirio, pero en las Fuerzas Armadas Sirias se rumorea que estos sistemas de armas no han sido deliberadamente capaces de afectar a las armas israelíes y los ataques aéreos en Jerusalén.

La cuestión es clara: Rusia no activa sus misiles S-300 porque no tiene intención de golpear al Estado judío. Obviamente esto no está en los planes de Siria, que considera la amenaza aérea de Israel como un peligro existencial para el Estado sirio. El papel de Irán será golpear a Israel desde territorio sirio o penetrar en la región israelí con sus propias fuerzas especiales.

Ciertamente, el signo de la separación parcial por parte de la Siria de Assad de la Federación de Rusia es significativo, aunque no parece decisivo, teniendo en cuenta que tanto Rusia como Irán siguen apoyando a Siria.

Sin embargo, es un intento de “sustitución” estratégica que podría tener efectos a largo plazo. Además, algunos analistas rusos señalan que —también en las fases calientes de la guerra entre Assad y los “rebeldes” apoyados por Occidente— la presencia de las tropas iraníes era escasa, mientras que muchos voluntarios chiítas de varias zonas, Pasdaran y muchos asesores militares fueron enviados desde Irán a Siria. La presencia iraní en la guerra siria nunca ha sido masiva, pero, ciertamente, sigue siendo muy importante. Irán, en particular, ha financiado y entrenado a los grupos armados pro-Assad, pero actualmente el presidente sirio tiene que detener —ciertamente sin ayuda rusa— los ataques aéreos israelíes, que a menudo golpean zonas donde también operan los militares iraníes.

Evidentemente, las operaciones israelíes en Siria también han causado daños significativos a las redes y sistemas nucleares de Irán: un incendio en Natanz, a principios de julio, así como la explosión al oeste de Teherán hace unos días, y las nuevas explosiones en Garmdareh y Qods. El 26 de junio de 2020, hubo un incendio en una fábrica de misiles en Khojr, y otro en Shiraz, además de la explosión en una clínica médica el 30 de junio, con 19 víctimas, así como un gran incendio el 3 de julio, de nuevo en Shiraz, y finalmente un incendio y una explosión en Ahwaz. Una secuencia tan racional y bien programada muestra que estos incidentes, a menudo trivializados por el gobierno iraní y su propaganda, son cualquier cosa menos aleatorios.

Obviamente, sin embargo, son sitios importantes para el proyecto nuclear iraní: por ejemplo, la explosión del 1º de julio golpeó el Centro de Ensamble de Centrífugas de Irán (ICAC) en la zona de Natanz. No obstante, todos los expertos y técnicos nucleares iraníes, también los que se encuentran dentro del proyecto de Teherán, suponen un retraso en la ejecución de todo el proyecto en al menos uno o dos años.

Sin embargo, veamos las fechas y la importancia estratégica de la energía nuclear de Irán: en mayo de 2019 Hassan Rouhani anunció que Irán se retiraría unilateral pero progresivamente del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) firmado por Irán en 2015 junto con el P5+1, es decir, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas más Alemania y la Unión Europea.

Cabe recordar que los Estados Unidos habían abandonado la JCPOA un año antes, en mayo de 2018.

La “máxima presión posible”, es decir, el endurecimiento máximo de las sanciones, anunciado por los Estados Unidos en el momento de su retirada del Acuerdo de Viena, dio lugar a algunas manifestaciones en noviembre, duramente reprimidas por el régimen iraní, que dejó hasta 180 muertos sobre el terreno.

Sin embargo, es probable que al romper permanente y sistemáticamente el Acuerdo de Viena de 2015, Irán quiera mostrar señales no de construir la bomba nuclear, sino de presionar a la comunidad internacional para que levante las sanciones.

Mantequilla primero, luego armas —sólo para citar una vieja broma. ¿Dónde podría Irán lanzar su bomba nuclear? ¿Sobre Israel, que sin duda quiere “borrar del mapa”, pero con el gravísimo peligro de una contraoperación nuclear por parte de Israel contra los sitios económicos y militares más importantes y las ciudades iraníes más pobladas?

¿En Irak, que ya tiene una mayoría chiíta, actualmente bien controlada por los Servicios de Inteligencia iraníes?

¿O en Arabia Saudí? Cada elección abstractamente posible tiene muchos más efectos secundarios que las evaluaciones positivas y racionales. Pero los tomadores de decisiones iraníes no son tontos o minus habens.

Sin embargo, si Irán reduce su cumplimiento de la JCPOA cada dos meses —como parece hacer hoy— tendrá hasta tres oportunidades, desde ahora hasta las próximas elecciones estadounidenses de noviembre, de “endurecer” su sistema nuclear. Esto sin duda tendrá un efecto significativo en el debate político y electoral de Estados Unidos. Este también será un efecto bien organizado, elegido racionalmente por los ayatolás. Obviamente, el presidente Trump fortalecerá el sistema militar estadounidense en el Medio Oriente y esto sin duda disgustará a una gran parte de sus votantes. Irán implementará su estrategia básicamente no convencional (pero aún no nuclear), que consistirá en ataques contra buques cisterna en el estrecho de Ormuz y el Golfo Pérsico; de operaciones “pesadas” de los Kataib Hezbollah en Irak; de una operación probable en la zona chiíta de Afganistán, capaz de romper el muy tenue acuerdo entre los Estados Unidos y los talibanes de febrero de 2020; de un fortalecimiento de la presencia de los “rebeldes” chiítas hutíes o, finalmente, de otra probable operación iraní en El Líbano y, precisamente, de este acuerdo entre Irán y Siria. El criterio inicial de Irán es el de la “paciencia estratégica”.

Esto no implica en modo alguno la exclusión del armamento nuclear, sino que se refiere al uso de sus fuerzas convencionales, mientras que las armas nucleares se lanzarán sobre el agresor o sobre Israel, sólo en caso de un peligro existencial extremo para el Estado. Por otro lado, la “paciencia estratégica” iraní tiene otro propósito: separar a la UE de los Estados Unidos y crear un corredor económico entre Irán y algunos países europeos. Hasta ahora, la UE no ha demostrado ser capaz de reaccionar de manera autónoma a la política estadounidense hacia Irán: han transcurrido dos años y, por lo tanto, con el discurso antes mencionado, Rouhani ha adoptado una estrategia “más dura”. Por lo tanto, el Presidente iraní ha anunciado que Irán seguirá apartándose de las disposiciones de la JCPOA hasta que los demás signatarios del Acuerdo de Viena de 2015 garanticen a Irán el libre acceso al sistema financiero mundial y la libre venta de petróleo iraní.

En otras palabras, cualquier “endurecimiento” del régimen ayatolá sobre la cuestión nuclear irá seguido de una posible apertura ad hoc de Irán a los mercados europeos. Si la UE está de acuerdo en este proyecto, a partir de entonces Irán detendrá su retirada de la JCPOA, de lo contrario su salida del Acuerdo de Viena continuará al ritmo habitual. Hasta ahora, sin embargo, los Estados Unidos han reforzado aún más su sistema de sanciones, mientras que la UE ha amenazado con iniciar el sistema de solución de controversias de la JCPOA. Por lo tanto, la salida final de Irán del Acuerdo de Viena se ha materializado de nuevo, pero tanto Estados Unidos como la UE —que tiene la misma política exterior que un nido de hormigas— deberían darse cuenta de que la amenaza no nuclear y nuclear de Irán es terriblemente grave y podría afectar negativamente a los intereses primarios de ambas regiones occidentales. Hay sobre todo el chantaje a Israel, que también es terriblemente grave, incluso si Irán imaginara una estrategia nuclear “al estilo de Samson”, es decir, su eliminación junto con el enemigo.

Además, el Estado judío considera acertadamente a la UE una guarida de antisemitas que no hace ninguna política exterior (por ahora, ni siquiera sus Estados miembros), mientras que los Estados Unidos conciben y desarrollan su política exterior, sea buena o mala, sólo para el horizonte temporal de una elección de mitad de período. Israel, en cambio, tiene una política militar y estratégica muy estable, pero inevitablemente necesita aliados igualmente estables. No es casualidad, de hecho, que en los últimos dos meses Irán haya fortalecido no sólo el proyecto de abandonar el JCPOA, sino también sus diversas operaciones militares convencionales o las de sus representantes en el Gran Oriente Medio: sólo piensen en la captura del petrolero británico hace un año, así como los dos buques cisterna incautados —probablemente por los Pasdaran— en el Golfo de Omán en junio de 2019, y las muchas operaciones similares llevadas a cabo por la Armada del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.

La idea de Irán es hacer sentir sobre todo a los europeos el “peso” de estar de acuerdo con los Estados Unidos en cuanto a las sanciones contra Irán, así como golpear las líneas de suministro de los países europeos —coincidentemente de los más cercanos a las posiciones de Estados Unidos, como el Reino Unido— para hacerles entender que Irán puede dañarlos significativamente sin recurrir a una guerra convencional o nuclear. La “línea política” iraní de los encargados de la toma de decisiones sigue siendo básicamente la establecida por el ayatolá Jamenei, poco después de la retirada de Estados Unidos de la JCPOA, que define dos criterios básicos: Irán seguirá aplicando el Acuerdo de Viena, aunque a un ritmo muy lento y —por otro lado— Irán está listo para una posible retirada definitiva de la JCPOA.

Esta es exactamente la mejor definición de “paciencia estratégica”. Además, la posición estratégica del presidente Trump es inexistente: ¿qué hará Estados Unidos si Irán abandona definitivamente la JCPOA? ¿Impondrá otras sanciones además de las actuales? Incluso es difícil imaginarlas.

¿Qué haría la UE en caso de crisis —incluso sólo convencional— que detendría el flujo de petróleo desde el Golfo Pérsico?

¿Cuáles serían las posibilidades de una presión política seria y eficaz sobre Irán para detener sus operaciones convencionales, que podrían llegar con seguridad incluso a la región del Mediterráneo Oriental?

En cuanto a la ruptura “bimensual” de la JCPOA por parte de Irán, los líderes iraníes han superado el límite establecido por el Acuerdo de Viena sobre la producción de agua pesada. También han eliminado todos los límites de la investigación de las centrífugas —de hecho, las destruidas en Natanz eran del último modelo— y finalmente han comenzado de nuevo a enriquecer uranio en las instalaciones de Fordow. Efectivamente, todo parece haber sido puesto en marcha por Irán para calibrar —lenta pero seguramente— la presión sobre los Estados Unidos y sobre los líderes ineptos de la UE, mientras que también hay que recordar que, debido a sus características geológicas, la planta de enriquecimiento de combustible Fordow es muy difícil de eliminar con un ataque dirigido. ¿Cuáles son las perspectivas estratégicas iraníes durante la restricción progresiva de la validez del JCPOA? ¿Ataques con misiles en territorio saudí, como ya ha ocurrido?

Si Estados Unidos levantara las sanciones, Irán demostraría que puede derrotar al “gran Satanás” y las demandas de Irán, especialmente a la UE, aumentarían. Se referirían a las relaciones entre los Estados Unidos e Israel.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Nota: traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor.

 

©2020-saeeg®