Archivo de la etiqueta: Población

LA GUERRA DEL AGUA

F. Javier Blasco*

Hace ya varios años que, algunos de los analistas a los que nos gusta como distracción e interés personal, o por los que profesionalmente se dedican al estudio de los conflictos, sus causas, actores y repercusiones o consecuencias, venimos añadiendo, cada uno desde su perspectiva y opinión, algunos nuevos motivos o hechos que sean o puedan ser impulsores de los mismos, aunque con variopinta potencia y capacidad y que se suman a las tradicionales causas arrastradas durante siglos.  

Todos ellos y cada uno por separado, son capaces por sí mismos de generar grandes conflictos de carácter interno o internacional. De entre los mismos destacan la guerra cibernética, los ataques a la economía, las pandemias, el cambio climático, las migraciones masivas, la explotación de los recursos naturales, la expansión del comunismo o del yihadismo, la abusiva e indiscriminada proliferación nuclear y por supuesto, el efecto de la falta de agua.

Aunque a simple vista, parezcan motivos independientes, muchos tienen cierta conexión, se complementan o se derivan unos de otros. En cualquier caso, todos tienen una importante relevancia y, es bien seguro que algunos ya se encuentran en efecto, con plena eficacia o en vías de su implantación a corto o medio plazo.

Pero cuando hablábamos de lo que gira en torno al agua, solíamos pensar que la falta de agua en las regiones muy o más cálidas del planeta originaría migraciones masivas en busca de ese preciado oro transparente hacia regiones más verdes y, por ende, con más frutos alimenticios para llevarse a la boca. Pero, a simple vista, no encontrábamos en la falta de agua otro tipo de consecuencias y derivadas de mayor gravedad.

Si hablábamos del cambio climático, entre sus consecuencias se encontraba la falta de agua, la desertización de las regiones lindantes a las más cálidas y la necesidad de mucha agua para hacer frente a sofocar los grandes incendios, para la agricultura o alimentar a la población y al ganado.

Nunca, o por lo menos yo no tengo constancia, se hablaba de que, en breve, incluso Europa, Asia y Norteamérica centrales se quedarían sin agua de la noche a la mañana, que sus grandes ríos llegarían a desvelar los secretos celosamente guardados en sus cauces y que los pantanos, aparte de descubrir joyas inundadas de por vida, verían morir toneladas de peces que durante lustros han vivido con todo tipo de lujos sin preocuparse por su subsistencia, salvo por la pirámide alimentaria.

Este año la sequía generalizada, la alocada mano del hombre y la falta de previsión política de las administraciones han llevado a cotas increíbles no vistas nunca o desde hace siglos en lo referente a grandes incendios. Incendios, incapaces de ser enfrentados directamente por las fuerzas que los combaten a pesar de los muchos y sofisticados medios que actualmente se emplea en dicha lucha y, por desgracia, todo apunta, a que la situación irá en aumento en los años venideros.

La ausencia de caudal de agua en los principales grandes y medianos ríos que refrigeran las piscinas para en mantenimiento en condiciones óptimas el material nuclear de las centrales de dicho tipo, ha llevado a parones técnicos en la mayoría de ellas y al paro obligado de las centrales hidráulicas. Cosa, que complica la producción combinada en uno de los momentos en los que más se necesita por dejarla casi exclusivamente bajo la dependencia del gas para producir electricidad junto a los medios fotovoltaicos o a base de aero generadores.

Por si fuera poco, las contramedidas rusas a las represalias europeas por el tema de la guerra en Ucrania a base de reducir o controlar los flujos de gas hacia Europa, han llevado a pensar que seremos incapaces de calentarnos tranquilamente durante todo este invierno, lo que se une a las restricciones o imposibilidad del uso del agua por su escasez y su influencia en la producción de energía.

En definitiva, vemos que la escasez de agua en el planeta no es un tema baladí y que fácilmente se concatena con otros de tipo económico, industrial y de relación entre vecinos. Algo, que de momento no ha generado grandes crisis migratorias como se temía, aunque no hay que dejarlas atrás, pero si una gran revolución en nuestras economías, en los efectos sobre la esfera de confort en la que nos escondemos o refugiamos y, con mucha probabilidad, será motivo de discusiones territoriales entre regiones y países por el uso y el disfrute que cada uno de los actores hace de los caudales de agua de los ríos que cruzan varias de ellas.

Primer punto de fricción inesperado por la falta de un elemento muy preciado y de indudable necesidad para el ser humano. Tal y como hemos visto y como está ocurriendo en estos momentos, la generación de energía mixta también se verá afectada en las épocas calurosas por lo que la dependencia del gas aumentará exponencialmente, lo que eleva y mucho el precio de la energía eléctrica. Indudablemente, de persistir esta sequía y si persiste la ausencia de agua en los reservorios, más pronto que tarde las migraciones hacia zonas menos tórridas, templadas y verdes no se dejará esperar porque las cosechas, sin agua no existen o son de paupérrima calidad y escaso rendimiento.

Los animales de los que nos alimentamos a diario, necesitan grandes cantidades agua y piensos frescos para su engorde y subsistencia; de no tenerlos al alcance de la mano o por ser muy caros, deberán ser sacrificados cuanto antes para minorizar al máximo los gastos y las pérdidas. Ello ocasionará a corto y medio plazo un descenso en la oferta alimentaria, un aumento excesivo de precios y unos importantes cambios en nuestros usos y costumbres, que no todos están dispuestos a sacrificar.

El desmesurado encarecimiento de la energía ya ha dejado bien demostrado que supone un palo muy fuerte para todas las economías, desde la familiar hasta de la industria más potente y boyante a nivel mundial.

Muchas personas y, sobre todo, los gobiernos irresponsables, achacan esta situación única y exclusivamente, a los efectos del famoso cambio climático, como si este fenómeno fuera un cajón de sastre donde cupiera todo. Si bien es cierto que dicho cambio en el clima tiene mucho que ver, también lo es, que las administraciones locales, regionales, estatales e internacionales tienen mucho papel que jugar en ello y no limitarse a quitarse la corbata, apagar la luz de los escaparates y edificios, subir encubiertamente los impuestos y en regular unos grados por arriba o por abajo, según corresponda, el termostato de los medios de ambientación.

Es preciso que, de una vez por todas, se afronten medidas, que las hay, para la conservación de los montes y páramos. Se necesitan importantes y ambiciosos planes hidrológicos que faciliten mucho más el embalsamiento del agua en sus cursos que garanticen la generación hidroeléctrica y eviten que se viertan ingentes cantidades de agua al mar en las grandes crecidas con ocasión de las lluvias de importancia. Se deben cuidar, de verdad, los montes y bosques para evitar la desertización, la pérdida definitiva de acuíferos subterráneos y el empobrecimiento progresivo de la tierra. La generación de energía nuclear se debe recuperar y potenciar a marchas forzadas, dotando a las centrales de mayores piscinas de refrigeración para evitar caer en la situación ya expuesta anteriormente que las para forzosamente. La regeneración del agua fecal mediante plantas potabilizadoras, así como desalinizadoras es más que urgente y debe dejar de ser testimonial. Y, por último, no estaría demás, que se profundice e invierta más en procedimientos artificiales para provocar las lluvias.

Poner todos los huevos en un mismo y único cesto (el gas, las placas y los aerogeneradores) para la generación de energía es un acto de irresponsabilidad política, cívica -porque estos medios y métodos no están siempre garantizados- y de un elevado grado de sobreactuación verde y ecologista, de corte claramente comunista, que solo sirve para embaucar a personas irreflexivas y prepotentes que no piensan más que en nimiedades, o que en su escala de valores, ponen algunos principios menores y de nula trascendencia antes que las auténticas necesidades para la subsistencia del ser humano.

La población mundial, a pesar de que en algunas áreas se estanca e incluso decrece, va en aumento en progresión geométrica o exponencial en el mundo global. Las nuevas costumbres, modos de higiene y otro tipo de necesidades o exigencias en las costumbres hacen que el consumo del agua, no pare y suba progresivamente, alcanzando cotas insospechadas hace nada.

Cerrar los ojos, mirar para otro lado o echarle la culpa a fenómenos que aparentan estar lejos de nuestro control, es el acto más irresponsable y execrables que pueda existir.

Hemos llegado a alcanzar una situación de crisis o guerra a causa del agua y no precisamente, por la obtención del agua. Y alguien se preguntará, quien se beneficia o como lo hace; la respuesta es bien sencilla, aquel que tiene la llave para paliar los efectos del incremento de los precios energéticos abriendo y cerrando los flujos de trasvase del gas, quienes cuentan y controlan inmensos graneros de cereales y de otras cosechas sumamente necesarias y que según sea su actitud, pueden salvar o poner en peligro la vida de los hombres y de los animales por su consumo; creando con ello, una grave situación que indudablemente, llegará a ser fatal, sobre todo si dichas llaves están en manos de un mismo personaje, país o coalición de ellos.

Nada tan barato y relativamente fácil de obtener, puede ocasionar un grave efecto mariposa en otros factores que indudable, y debidamente concatenados y explotados de forma adecuada, nos llevarán a situaciones de crisis de alta intensidad o hasta conflictos de graves consecuencias internacionales.

 

* Coronel de Ejército de Tierra (Retirado) de España. Diplomado de Estado Mayor, con experiencia de más de 40 años en las FAS. Ha participado en Operaciones de Paz en Bosnia Herzegovina y Kosovo y en Estados Mayores de la OTAN (AFSOUTH-J9). Agregado de Defensa en la República Checa y en Eslovaquia. Piloto de helicópteros, Vuelo Instrumental y piloto de pruebas. Miembro de la SAEEG.

 

 

NACIMIENTOS

Iris Speroni*

En Argentina hace cinco años que nacen menos y menos niños.

Cuando se trató la ley de terminación del embarazo en el Congreso, durante 2018 y 2020, se revolearon muchos números pero no se habló de nacimientos (ni de muchas otras cosas, como la cantidad de mujeres que mueren dando a luz o los niños y adolescentes que se suicidan). Mi postura sobre el aborto ya la planteé aquí por lo que no voy a aburrir otra vez con lo mismo.

Quiero hablar de cuántos niños sí nacen.

Existen algunas cifras y otras son más difíciles de recabar. Vamos a ver qué conclusiones obtenemos con las disponibles.

La tasa de natalidad indica la cantidad de niños nacidos vivos sobre el total de la población. En el cuadro a continuación la tasa indica la cantidad de nacimientos cada diez mil habitantes. Es un índice que hay que tomarlo con prevenciones, toda vez que el gobierno sabe (casi con precisión) cuántos niños nacen. No sucede lo mismo con la cantidad de habitantes, que constituye el denominador del índice. Este número se releva en el censo, cada 10 años. El resto del tiempo es estimado. Creo que el número de población argentina proyectado por el INDEC está sobreestimado (dice que es más que lo que realmente es), diferencia que dilucidaremos el año próximo cuando tengamos los primeros números del CENSO 2022.

Aún con las prevenciones del caso se comprueba que la tasa de natalidad viene cayendo sostenidamente, desde 20 nacimientos cada diez mil habitantes hace un cuarto de siglo a un estimado de 17 para los últimos años, esto es una caída del 15%.

Veamos cuántos niños nacen según el INDEC y el Ministerio de Salud.

Fuente: INDEC y Ministerio de Salud de la Nación.

Como se verá hubo una caída de nacimientos del 2000 al 2001, probablemente debida a la crisis. Luego con el gobierno de Néstor Kirchner los números temporariamente mejoraron. Sin embargo, tomaron fuerza sólo con el gobierno de Cristina Fernández hasta el 2014. A partir de entonces no paran de caer, desde 777 mil en el 2014 a 625 mil en el 2019. Es un retroceso de 20% en sólo 5 años. Una enormidad.

Tampoco es cierto que cuánto más desarrollado un país, más cae la tasa de natalidad. Por el contrario, durante todo el siglo XXI Argentina fue víctima de un plan de desindustrialización y traslado de la actividad económica a Brasil. Esto es, se des-desarrolló, y no se verifica un aumento de la tasa de natalidad.

Otro mito es que el plan AUH (Asignación Universal por Hijo) provoca el aumento de nacimientos. El mito consiste en que las familias deciden tener un niño para cobrar un subsidio estatal. Tampoco se comprueba en los números. El programa fue implementado al final de la administración de Cristina Fernández y mantenido durante el gobierno de Macri y el actual, sin que hubiera más nacimientos, sino por el contrario, menos.

En el mejor de los casos podemos aventurar que sin la implementación de la AUH, los nacimientos serían inferiores a los actuales.

Otro tema que cada tanto emerge es el del embarazo infantil o juvenil. De hecho Macri quiso justificar su proyecto de ley de aborto sosteniendo que éste evitaría los embarazos adolescentes, y nacerían 115.000 menos por año. Dos errores: 1) el aborto no impide el embarazo juvenil, las adolescentes se embarazan igual, sólo que el niño no nace, o no nace vivo; 2) no son 115.000. ¿Cuántos son?

Del 2014 al 2019 nacieron 11.784 niños cuya madre era menor de 15 años. Con un máximo de 2.918 madres púberes que dieron a luz en el 2016 y un mínimo de 1.938 en el 2019. En promedio un 0,3% del total (3 de cada mil niños nacen de madre púber). Respecto a las niñas madres, los números notoriamente por encima del promedio se dan en Formosa, Chaco, Misiones, Corrientes. En la otra punta, con números tres veces menores al promedio se encuentran Tierra del Fuego, Capital y ¡Oh, sorpresa! provincia de Buenos Aires (la mitad de la media nacional). Da para revisar algunos mitos sobre el Conurbano.

El segundo rango de edad de la madre que clasifican el INDEC y el Ministerio de Salud es de 15 a 19 años. Ahí los porcentajes bajan de 14% (2014) de los nacimientos a 11% (2019) en una caída sostenida. De acá puede venir el error del ex presidente Macri. En el año 2014 nacieron 108 mil niños de madre menor de 20 años. Se redujo paulatinamente y sin pausa hasta los 70 mil de 2019. Un tema adicional que puede inducir a error. Los cuadros estadísticos son presentados en rangos de 5 años (lo que es lo habitual y está bien; 0-4; 5-9; 10-14; 15-19; etc.). Pero para la ley argentina, a partir de los 18 años un individuo es adulto, desde la modificación establecida durante el gobierno de Cristina Fernández (antes era 21). Para la ley argentina nosotros somos niños desde la concepción hasta que tenemos 17 años y 364 días. Por lo tanto, en estos números (108 mil, 97 mil, 92 mil, 85 mil, 70 mil) hay madres menores (15; 16; 17 años) y adultas jóvenes (18 y 19 años). Si aplicamos ley de tres simple (que creo sobreestima el problema, ya que es más probable que haya más madres de 19 que de 17), entonces los embarazos de madres menores de edad rondarían los 50 mil casos anuales de un universo de 600 mil nacimientos.

 

El 69% de los niños que nacen tienen madres entre 20 y 34 años, lo que es fantástico, y 14% tienen mamás entre 35 y 39 años. La mayoría de los niños nacen con mamás en sus mejores años para garantizar la salud de ambos.

¿Es importante algo de todo esto?

En política hay dos temas importantes: Política Exterior y Demografía. Así lo entendieron Alberdi, Roca y Perón, para dar algunos nombres.

¿Es importante la cantidad de nacimientos?

Sí. Argentina tiene cada vez menos niños. Les muestro la pirámide poblacional que surge del CENSO 2010.

Cada barra horizontal indica la cantidad de personas que existen en rangos de cinco años. La de más abajo incluye todos los habitantes de 0 a 4 años, la segunda de 5 a 9 años, y así. A la izquierda están los hombres y a la derecha las mujeres.

Como apreciarán la banda más ancha es la de adolescentes y adultos jóvenes de 15 a 19 años (recuerden que para la ley argentina los individuos de 18 y 19 son adultos mayores de edad y responsables de sus actos). A partir de ahí, para abajo, las barras se achican. Esto es que nacieron menos niños en los cinco años siguientes y luego menos aún. Corresponde al año 2010. Como vemos, la situación empeora desde el censo 2010 a la fecha.

Cuando la base es menor que el medio de la pirámide, como sucede en el gráfico del CENSO 2010, se dice que tiene forma de urna funeraria. En realidad tiene forma de ánfora, pero urna funeraria tiene un dejo funesto, que es lo que se busca. Nos avisa que cada vez seremos menos. Y eso no es malo; es muy malo.

Dentro de poco tendremos los datos del CENSO 2022. Probablemente veamos una mejora en la segunda barra (los niños nacidos 2010-2015) para luego disminuir.

Esto quiere decir que sobrarán las escuelas existentes y que cada vez necesitaremos menos maternidades, y que cada vez todo será menor, más chiquito, más mezquino.

 

Escuela sin niños, de la película «CHILDREN OF MEN».

No debemos resignarnos a esto.

Por eso, cuando hagamos planes económicos, es necesario ofrecer a nuestros compatriotas un futuro mejor: con casa propia, empleo bien pago, pero sobre todas las cosas, ilusiones. De tal forma que queramos traer más argentinos al mundo, para que disfruten, como dice la constitución, de los “beneficios de la libertad”.

Dentro de pocos días será Navidad, cuando la Cristiandad festeja el aniversario del Nacimiento del Niño Jesús. A todos los creyentes, a todos los hombres de bien, creyentes o no, a todos los argentinos, les deseo lo mejor para ustedes y los suyos. Festejemos la Navidad, porque todo nacimiento es motivo de celebración y con más razón en este caso.

Siempre que llovió paró y como decía el General San Martín, el enemigo se ve más grande si se lo mira de rodillas.

Les deseo una ¡Feliz Navidad! junto a los que aman.

Acá los dejo, con el maestro Breccia y su “Navidad Criolla”.

De yapa: Caravaggio.

* Licenciada de Economía (UBA), Master en Finanzas (UCEMA), Posgrado Agronegocios, Agronomía (UBA).

 

Lecturas relacionadas

El mito fundacional

http://restaurarg.blogspot.com/2018/08/el-mito-fundacional.html

A donde vayan los iremos a buscar

http://restaurarg.blogspot.com/2020/12/a-donde-vayan-los-iremos-buscar.html

Fuentes:

Nacidos vivos 2000

https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/serie5nro44.pdf 

Nacidos vivos 2001

http://deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2016/01/Serie5Nro45.pdf

Nacidos vivos 2002 

http://deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2016/01/Serie5Nro46.pdf

Nacidos vivos 2003

http://deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2016/01/Serie5Nro47.pdf

Nacidos vivos 2004 

http://deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2015/12/Serie5Nro48.pdf

Nacidos vivos 2005  

http://deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2016/01/Serie5Nro49.pdf 

Nacidos vivos 2006 

http://deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2016/01/Serie5Nro50.pdf 

Nacidos vivos 2007  

http://deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2016/01/Serie5Nro51.pdf 

Nacidos vivos 2008  

http://deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2016/01/Serie5Nro52.pdf 

Nacidos vivos 2009  

http://deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2016/01/Serie5Nro53.pdf 

Nacidos vivos 2010  

http://www.deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2015/12/Serie5Nro54.pdf 

Nacidos vivos 2011  

http://deis.msal.gov.ar/wp-content/uploads/2016/01/Serie5Nro55.pdf 

Nacidos vivos 2012

https://www.msal.gob.ar/images/stories/pdf/indicadores-basicos-2012.pdf 

Tasa natalidad

https://datosmacro.expansion.com/demografia/natalidad/argentina?anio=2010

Edad madres de nacidos vivos 2019

https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/boletinnro163.pdf

 

Artículo original publicado el 18/12/2021 en Restaurar.org, http://restaurarg.blogspot.com/2021/12/nacimientos.html

¡YO ME LLAMO PERÚ! 200 AÑOS DE UN PAÍS RICO, DIVERSO Y COMPLEJO.

Omar Tejada Pérez*

Ayer recibí con alegría la invitación para escribir algo sobre los 200 años de la independencia de mi país. Yo no soy historiador sino simplemente un ciudadano que ha tenido la suerte de caminar mucho y de conocer algunos lugares. Así que, sentado frente a mi ordenador desde las faldas del nevado Huascarán, déjenme contarles un poco lo que está en mi mente…y en mi corazón.

Yo nací en Lima hace 46 años y, a los pocos meses, mis padres me llevaron a vivir a Huancayo, a unas 6 horas de viaje en auto hacia el este de la ciudad capital en el departamento de Junín. En mi mente guardo recuerdos de los años que viví en esta linda ciudad. Recuerdo como corría los domingos en la feria callejera donde siempre se realizaba un pasacalle de danzantes de la Chonguinada[1] que me dejaban siempre atónito con los colores de sus trajes y sus elegantes movimientos sin yo siquiera imaginarme la riqueza cultural e histórica de dicho baile. También recuerdo como, fuera donde fuera, podía ver el nevado Huaytapallana el cual, con su imponente pico de nieve a más de 5.500 msnm, dominaba el valle del rio Mantaro con una majestuosidad tal que, en mi mente inocente de niño, se comparaba a una coliflor arrebozada, convirtiéndose este en uno de los platos favoritos que me ha acompañado toda mi vida y al cual le sigo llamando con el nombre del nevado… Huaytapallana.

Huancayo marcó mucho mi vida, y viví allí hasta los 6 años de edad cuando regresamos a Lima y yo recién empecé a conocer la ciudad que me vio nacer y en la que he vivido la mayor cantidad de tiempo. Lima es inmensa, llena de gente que ha venido de muchos sitios. Como muchas de las capitales del mundo es muy diversa y cosmopolita y alberga a un tercio de toda la población peruana. Es un lugar impresionante, es un desierto bañado por las aguas del océano Pacifico y flanqueado por las alturas de la cordillera de los andes. Tiene unas playas muy lindas y unos barrios donde se confunde la arquitectura colonial con la modernidad de una gran ciudad.

Luego de terminar mis estudios escolares en Lima, ingresé a la Escuela Naval y a un mundo de viajes que me llevarían a conocer muchos de los puertos principales de la costa peruana. Chimbote, siempre fue un lugar donde podía caminar y disfrutar del aroma del pescado y mariscos frescos que este puerto me ofrecía. Salaverry significa inolvidables momentos en Huanchaco, una de las playas más famosas de la costa norte donde se puede apreciar a los Caballitos de Totora surcando las olas como precursores del surf, y la belleza de la ciudad de Trujillo donde solía disfrutar del mejor seco de cordero que haya probado en mi vida. Paita, pequeña ciudad de pescadores artesanales donde en 1834 nació uno de los héroes más grande del país, el Almirante Miguel Grau Seminario, notable marino de clase mundial y precursor del Derecho Internacional Humanitario. Talara, puerto con una larga historia relacionada al petróleo y rodeado de muchas de las más famosas playas del país donde se puede disfrutar de un calor tropical todo el año. Matarani, el principal puerto del departamento de Arequipa donde, luego de un corto viaje por tierra, podemos disfrutar de un riquísimo rocoto relleno mientras visitamos el Cañón del Colca, uno de los más profundos del mundo, y vemos como el majestuoso cóndor andino despliega sus alas para surcar sus aires.

Además de conocer la costa, la vida me ha llevado a sitios como Huaraz, desde donde les escribo hoy, y donde todos los días me levanto con la vista de la cordillera blanca, un conjunto de nevados, lagunas y paisajes de ensueño. Hace 20 años, pude recorrer gran parte de este paradisiaco lugar caminando durante 12 días por diversos sitios. Conocí la laguna de Llanganuco[2], pude hacer cumbre en el nevado de Vallunarraju[3] e hice rafting en el Rio Santa. Definitivamente una experiencia inolvidable.

Por si fuera poco, en todo este andar, no puedo dejar de mencionar los 4 años que he caminado por la selva amazónica, un lugar rico e infinitamente diverso en flora y fauna. Iquitos, la ciudad más grande a orillas del rio Amazonas, me dio muchos amigos y me hizo conectarme con la naturaleza de una forma que nunca imaginé. Convivir en medio de esta biodiversidad y sentirme parte de ella, hizo que entendiera mejor muchas cosas en la vida. Pucallpa, en la selva alta, me confirmó que aún no conocía nada y que faltaba mucho por caminar. Aquí encontré más personas auténticas que te entregaban todo sin pedir nada a cambio, regalándome momentos llenos de alegría y conexión con otro tipo de geografía, de cultura y de costumbres. Y si hablamos de comida, en la selva encontré unos manjares que jamás pensé probar en mi vida: chicharrón de lagarto, piraña a la parrilla, estofado de majas, mono asado, suri frito (y no frito también), etcétera.

Definitivamente necesitaría más de cien hojas para contarles mis caminatas por Macchu Picchu, la montaña de 7 colores[4], las Chulpas de Sillustani[5], el Lago Titicaca, los manglares de Tumbes, Jauja, y ni qué decir del Museo Larco Herrera, de la ciudadela de Chan Chan, del Museo de sitio de Pachacamac, del Puerto de Chicama, de mis navegaciones por el Amazonas, de Chincha, de la ciudad de Pisco, del Cusco, de playa Paraíso, del inshicapi, de los chifas, de la humisha, de la yunza, del cuy, del masato, del ceviche, del ají de gallina, del Pisco Sour, del lomo saltado, del pulpo a la parrilla, del Chilcano, y muchas cosas más.

Y es que el Perú es un país tan diverso que uno puede encontrar 47 lenguas[6], 38 tipos de climas[7], más de 50 variedades de maíz[8], más de 3.500 tipos de papas[9], más de 1.800 especies de aves[10]… y así un sinnúmero de cosas que podrían describir a este país como un verdadero “Catálogo del Mundo”[11].

Pero todas estas riquezas culturales, naturales, gastronómicas y turísticas no representarían nada si no fuera por la pujanza y el trabajo de los pobladores de este país; muchos originarios del lugar y otros migrantes que echaron raíces en esta tierra y la aprendieron a amar. Hoy, el Perú cumple 200 años de independencia, pero muchos más de nacimiento a través de los cuales ha sabido cohesionar toda esa diversidad para formar un país lleno de misterios, de secretos y también de esperanzas. Hoy podemos decir que el Perú es un país libre hace 200 años, pero un país grande hace muchos más. Hoy, al escribir estas líneas, puedo decir que yo… ¡me llamo Perú!

 

*Oficial de la Marina de Guerra del Perú en situación de retiro. Magister en Estudios de Seguridad Internacional por la Universidad de Leicester en el Reino Unido.

Referencias

[1] https://rpp.pe/peru/actualidad/chonguinada-la-danza-que-nacio-como-burla-noticia-602246

[2] https://www.peru.travel/es/atractivos/laguna-chinancocha-llanganuco

[3] https://andeanrajuexpeditions.com/escalada/ascenso-al-nevado-vallunaraju/

[4] https://www.bbc.com/mundo/noticias-44217233

[5] https://www.perurail.com/es/blog/chullpas-de-sillustani-el-misterioso-cementerio-de-puno/

[6] http://www.minedu.gob.pe/n/noticia.php?id=42914

[7] https://www.gob.pe/institucion/senamhi/noticias/326083-un-total-de-38-tipos-de-clima-hay-actualmente-en-el-pais

[8] https://agraria.pe/noticias/peru-posee–mas-de-50-variedades-de-maiz-1589

[9] https://andina.pe/agencia/noticia-dia-nacional-de-papa-peru-tiene-mas-3500-variedades-este-cultivo-andino-753865.aspx

[10] https://www.go2peru.com/spa/observacion_aves.htm

[11] https://www.youtube.com/watch?v=NKEKszshzpc

©2021-saeeg®