COMPETENCIA Y COOPERACIÓN ENTRE CHINA Y LOS ESTADOS UNIDOS Y LA OCTAVA PRIORIDAD

Giancarlo Elia Valori*

A mediados de marzo, el presidente estadounidense Biden celebró su primera conferencia de prensa desde que asumió el cargo. Hablando de las relaciones entre China y EEUU, Biden dijo: “Evitaré que China supere a los Estados Unidos de América durante mi mandato”. Al mismo tiempo, también subrayó que no buscaría enfrentarse a China, sino mantener una feroz competencia entre los dos países.

Centrarse en la competencia entre las principales potencias es uno de los cambios importantes en la política exterior estadounidense en los últimos años. A medida que las fortalezas de China y Estados Unidos se acercan, Estados Unidos siente cada vez más que su propia “hegemonía” está amenazada. Durante el mandato de Trump, Estados Unidos puesto en marcha una guerra comercial, una guerra tecnológica e incluso un desacuerdo total con China en un intento de frenar el impulso de desarrollo de China y erosionar las posiciones chinas.

La expansión del campo competitivo y la escalada de la situación competitiva se han convertido en las señas de identidad de las relaciones sino-estadounidenses durante este período. Aunque la línea política de Biden ha buscado cambios sustanciales con el “trumpismo”, todavía mantiene gran parte del legado de su predecesor con respecto a su política hacia China.

El primer discurso de política exterior pronunciado por el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Tony Blinken, incluyó al Desafío Chino como la octava prioridad, precedida por:

1) poner fin a la pandemia COVID-19;

2) superar la crisis económica, reactivar la economía en el país y en el extranjero, así como construir una economía mundial más estable e inclusiva;

3) renovar la democracia;

4) reformar la inmigración y crear un sistema de inmigración humano y eficaz;

5) reconstruir alianzas, revitalizar los lazos de EEUU con aliados y socios con el sistema que el ejército llama multiplicador de fuerza;

6) lucha contra el cambio climático y liderar una revolución energética verde;

7) asegurar el liderazgo de los Estados Unidos en tecnología; y

8) enfrentar a China y gestionar la mayor prueba geopolítica del siglo XXI, es decir, las relaciones con China, que es el único país con poder económico, diplomático, militar y tecnológico que desafía seriamente el sistema internacional y el equilibrio.

La octava directriz a mediano plazo para la estrategia de seguridad nacional considera a China un competidor importante. Estas directrices muestran claramente que la competencia sigue marcando la pauta en la forma en que la Administración del Presidente Biden administra las relaciones con China, como fue el caso en el período de cuatro años anterior.

En una conferencia de prensa el 26 de marzo de 2021, la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino Hua Chunying dijo que las declaraciones anteriores no eran sorprendentes. Está claro que China y los Estados Unidos están compitiendo en diferentes niveles de interés.

El factor clave, sin embargo, es competir justamente y mejorarse a sí mismo. El atractivo para el otro lado es moderación, no vida o muerte, o un juego de suma cero. Estas palabras van en la misma línea que la declaración del Ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi cuando habló sobre las relaciones Sino-EEUU en una sesión del Congreso Nacional de Representantes Populares de la República Popular China (el Parlamento chino). No es sólo una respuesta a la estrategia estadounidense de competencia con China, sino que también proporciona un modelo para la forma futura en que las superpotencias deben proceder juntas.

La realidad de la competencia entre China y EEU es inevitable, pero la competencia se puede dividir en benigna y viciosa. El primero es un modelo ganador para “superarse a sí mismo y entender las necesidades del otro lado”.

Desde las reformas de Deng Xiaping y su apertura al comercio internacional, China ha comenzado su propia reconstrucción. Ha ampliado continuamente el alcance de la competencia benigna y ha cambiado su mentalidad al abrazar activamente a los diferentes partidos políticos del mundo y participar en la competencia internacional. También ha inspirado entusiasmo por la innovación y la creatividad y ha progresado en diversos campos.

Al mismo tiempo, el desarrollo también ha proporcionado amplias oportunidades para los países de todo el mundo e inyectado impulso de crecimiento en la economía global: este es un ejemplo típico de la buena interacción y el desarrollo común de China con todos los países del mundo.

Por el contrario, la competencia feroz significa romper reglas y sistemas e incluso romper la línea de demarcación para prevenir o contener al oponente, y esto suele ir seguido de conflictos feroces.

Las dos guerras mundiales del siglo pasado fueron ejemplos extremos de competencia violenta entre grandes potencias: la primera como un choque entre imperialismos capitalistas en busca de nuevos mercados; el segundo como resultado de los errores cometidos en los tratados de paz que pusieron fin a la Gran Guerra, saqueando a los perdedores y causando miseria, resentimiento y deseos machistas.

En el mundo de hoy, la competencia sin respeto por el otro lado no ha desaparecido de la escena de la historia. La frenética actividad anti-China de la Administración Trump en los últimos cuatro años no sólo no ha logrado hacer a EEUU “grande de nuevo”, sino que ha causado una disminución lineal en su competitividad nacional, al menos según el World Competitiveness Yearbook 2020, publicado por el Instituto Internacional para el Desarrollo de la Gestión, con sede en Lausana, que ve a EEUU caer del tercer al décimo lugar. Además del hecho de que su imagen internacional se ha desplomado seriamente y las relaciones entre China y EEUU han alcanzado el nivel más bajo desde el establecimiento de relaciones diplomáticas. Se puede ver claramente que la competencia feroz sólo restringirá a sus promotores y, en última instancia, perjudicará a los demás, a sí mismos y a la comunidad internacional.

En diciembre de 2020, el general Mark Alexander Milley, Presidente del Estado Mayor Conjunto (un organismo que reúne a los Jefes de Estado Mayor de cada rama del ejército estadounidense y al Jefe de la Oficina de la Guardia Nacional), dijo en una entrevista que “las grandes potencias deben competir. Esta es la esencia del mundo”. No hay ningún problema con esta afirmación: no está mal, pero es importante mantener un estado de competencia y contacto entre las grandes potencias, precisamente para asegurar que no se convierta en conflictos o guerras que sean fatales para la humanidad y el planeta en su conjunto.

La esencia del discurso muestra que algunas élites estadounidenses también creen que China y Estados Unidos deben adherirse al principio de “luchar sin romperse”. La importancia y la naturaleza general y estratégica de las relaciones Sino-EEUU determinan que nadie puede permitirse el juego de suma cero, que es una pérdida-pérdida en lugar de un juego de ganar-ganar. Por lo tanto, tenemos que asegurarnos de que la competencia entre los dos países se mantenga en el camino correcto.

La competencia entre China y los Estados Unidos sólo puede ser justa y basarse en normas y leyes. Esta es la regla básica de las relaciones internacionales, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas como punto de referencia.

Independientemente de los intereses comunes de China, los Estados Unidos o los pueblos del mundo, ambos países deberían hacer que este sistema promoviera una competencia sana y justa, convirtiéndolo así en el mayor valor de la participación y la cooperación.

El objetivo de China nunca ha sido superar a los Estados Unidos, pero avanzar constantemente y ser mejor y ya no ser presa del imperialismo y el colonialismo como ha sido el caso desde el siglo XIX, cuando el Reino Unido emprendió las dos Guerras del Opio (1839-1842 – 1856-1860) para tener no sólo la oportunidad, sino también el derecho a exportar drogas al Imperio Medio, de ahí que Londres fue el primer agresor facultado y autorizado por la fuerza de sus armas.

Aunque —por su propia buena fortuna— Estados Unidos nunca ha sido Inglaterra, no siempre debería estar pensando en superar a los demás o temer ser superado por los demás, sino que debería centrarse particularmente en las primeras siete prioridades del Secretario de Estado Blinken y elevar sus expectativas.

China debería mostrar su sabiduría política tradicional y administrar las relaciones con EEUU de acuerdo con los principios de no conflicto, no confrontación, respeto mutuo y cooperación para ganar-ganar, para que las relaciones sino-estadounidenses puedan desarrollarse de una manera saludable y estable para el bien de todo el planeta.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Porhibida su reproducción.

©2021-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *