LA REUNIÓN DE INFORMACIÓN EN INTELIGENCIA

Marcelo Javier de los Reyes*

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

La buena inteligencia es el preludio de la victoria.

Sun Zi

 

La inteligencia se vale de diversas técnicas y herramientas para la reunión de información. Puede clasificarse a partir de las fuentes o de los medios de obtención.

A partir de las fuentes de información pueden clasificarse en públicas o abiertas y cerradas. Las públicas o abiertas, también conocidas con la sigla OSINT ―por su nombre en inglés Open Source Information Intelligence― son las que se obtienen a partir de los medios de comunicación social como diarios, revistas, libros y otro tipo de publicaciones, televisión, radio, Internet, medios alternativos de comunicación, estadísticas, etc., así como a partir de la concurrencia a congresos y seminarios académicos.

Las fuentes abiertas “están ahí”, son de fácil acceso, están al alcance de cualquier ciudadano pero pueden proporcionar indicios que lleven a la profundización de una determinada información por medios propios de la inteligencia, a la confección de un requerimiento a otros organismos, etc. Se estimaba que durante la época de la Guerra Fría las fuentes abiertas proporcionaban el 90% de la información que utiliza una agencia de inteligencia pero en el presente es muy probable que ese porcentaje sea aún mayor, sobre todo teniendo en cuenta el volumen de información que circula por medios impresos y electrónicos. Esta abundancia de información deriva en una mayor dificultad para procesarla y en lo que también se ha dado en llamar infoxicación.

La información abierta requiere de una cuidadosa lectura e interpretación, de una confrontación o “triangulación” con otras informaciones.

Markus Wolf, quien durante treinta y dos años se desempeñó como jefe del Ministerium für Staatssicherheit de la República Democrática de Alemania —más conocido como Stasi— se refiere a su colega Robert Korb de la siguiente manera:

Era un analista brillante, que me enseñó a considerar con escepticismo los informes provenientes del trabajo de campo, y así pronto llegamos a la conclusión de que una lectura cuidadosa de la prensa a menudo ofrecía resultados muy superiores a los informes secretos de los agentes, y de que nuestros propios analistas debían extraer conclusiones independientes de distintas fuentes, con el fin de evaluar el material de inteligencia en bruto. He continuado adhiriéndome a este concepto desde entonces.[1]

En este sentido, también es oportuno citar a Raúl Sohr:

Aunque cueste creerlo, 90 por ciento de la información que nutre a los servicios proviene de fuentes abiertas: documentos de gobierno, balances de empresa, organizaciones políticas, estudios académicos, compendios estadísticos y, por supuesto, la prensa. Cada día se acumulan cientos de toneladas, por cuantificar de alguna forma, de antecedentes e informes. ¿Cuáles son los relevantes y cuáles no? He aquí el dilema. Todo depende de lo que se busca y de la evaluación de las fuentes.[2]

En contraposición a la abierta, la información cerrada obedece —en general— a la forma de obtención que se realiza a través de medios humanos o de medios técnicos.

Estos medios de obtención se agrupan en lo que se denominan disciplinas de la inteligencia conocidas en inglés como intelligence collection disciplines. Esto permite entonces, hablar de otro tipo de clasificación que distingue entre medios humanos o medios técnicos.

La forma “tradicional” de obtención de información, la más antigua, es la que se produce a través de medios humanos y aquí vale mencionar las fuentes históricas de la Biblia y del Arte de la guerra de Sun Zi[3] —más conocido como Sun Tzu—, textos que nos brindan claros ejemplos de la obtención de información por esos medios ―espionaje― en la antigüedad.

A esta fuente se la conoce como inteligencia humana y se la denomina por su sigla en inglés: HUMINT (Human Intelligence). Se encuadran dentro de esta forma la fuente primaria de la actividad de inteligencia, es decir el espionaje que abarca el reconocimiento directo, la observación, la utilización de informantes, las operaciones basadas en la actividad de dobles agentes, operaciones realizadas con cobertura y el análisis de la información obtenida tanto por medios humanos como técnicos.

De esa manera se puede obtener documentación, información que puede aportar pruebas de actividades de sabotaje, de insurgencia, de terrorismo o, incluso, poner en evidencia las fortalezas y/o vulnerabilidades de un Estado o de una empresa o de una persona.

La inteligencia humana si bien supera en muchos aspectos a la inteligencia obtenida por medios técnicos presenta algunas limitaciones derivadas de los tiempos de obtención, de verificación y de análisis. Del mismo modo, por tratarse de información humana entra en juego la subjetividad, lo cual lleva a los diferentes grados de confiabilidad que se le puede otorgar.

Cuando se utilizan medios técnicos se la puede agrupar en TECHINT, inteligencia tecnológica, la cual puede agrupar, de un modo sintético, a la IMINT, inteligencia de imágenes, la SIGINT, inteligencia de señales (comunicaciones, electrónica y telemetría), a la RADINT, inteligencia de radar (proporciona señales enviadas o recibidas por radar) y a la MASINT, inteligencia obtenida del análisis cualitativo y cuantitativo de datos y parámetros de medida (mediciones e identificaciones).

Dentro de esta clasificación, a su vez, cada grupo cuenta con otras técnicas que no ameritan ser mencionadas a los efectos de esta investigación.

Las ventajas de la información obtenida por medios técnicos residen en su rapidez y en su confiabilidad pero siempre está supeditada a una interpretación humana.

En numerosos casos actúa como una información complementaria a la obtenida a través de medios humanos.

Sin embargo, toda esta “aparatología” tan eficiente puesta al servicio de la inteligencia requiere recordar ciertos principios básicos:

    • la tecnología por sí sola no elabora conocimiento;
    • el análisis humano, aun hoy, sigue siendo el principal elemento en la producción de inteligencia;
    • el análisis humano posee una flexibilidad en los procesos de la que carecen los medios técnicos.

Debe tenerse presente que desde los orígenes de la inteligencia los avances técnicos la han ido acompañando y, en las últimas décadas, la tecnología ha sido de una gran utilidad, al punto que les ha permitido a determinadas agencias una vigilancia omnipresente, una vigilancia masiva.

 

* Licenciado en Historia (UBA). Doctor en Relaciones Internacionales (AIU, Estados Unidos). Director de la Sociedad Argentina de Estudios Estratégicos y Globales (SAEEG). Autor del libro “Inteligencia y Relaciones Internacionales. Un vínculo antiguo y su revalorización actual para la toma de decisiones”, Buenos Aires: Editorial Almaluz, 2019.

 

Referencias

[1] Markus Wolf. El hombre sin rostro. La autobiografía del gran maestro del espionaje comunista. Buenos Aires: Javier Vergara, 1997, p. 65.

[2] Raúl Sohr. Claves para entender la guerra. Barcelona: Mondadori, 2003, p. 218.

[3] Zi corresponde a una fórmula de respeto o título de nobleza para algunas personas distinguidas y no es un nombre propio. Tal es el caso, también, de Kong Fu Zi, es decir, Confucio.

©2021-saeeg®

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *