LOS PROBLEMAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO. PRIMERA PARTE.

Giancarlo Elia Valori*

Imagen de Jody Davis en Pixabay

En los últimos años, cada vez más pruebas han demostrado que el mundo se está calentando. La investigación de los científicos nos dice que la causa que ha llevado al calentamiento global en las últimas décadas es muy probable que sea un gran número de gases de efecto invernadero emitidos por la producción industrial y la vida cotidiana de los seres vivos.

Debido a los enormes desastres ambientales que puede causar a escala global, el calentamiento global también ha atraído la atención de los gobiernos, de los medios de comunicación y de las personas en varios países. Con el fin de evitar desastres ambientales irreversibles causados por el calentamiento global producido por las actividades humanas, los gobiernos han convocado múltiples conferencias internacionales en el marco de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

Para el ciudadano de a pie, el calentamiento global parece ser sólo un concepto abstracto, algo alejado de sí mismo. En su opinión, cómo lidiar con el calentamiento global es responsabilidad de los gobiernos y no tiene nada que ver con lo anterior. Pero el calentamiento global es algo que realmente sucede y está cerca de todos y afectará la vida de todos en el planeta.

Los alimentos, el vestido, la vivienda y el transporte pueden verse afectados directa o indirectamente por el calentamiento global. Como miembros de la aldea global, la gente común también debería entender algunos conocimientos básicos sobre el calentamiento global y responder activamente por nuestra propia iniciativa.

Según la Organización Meteorológica Mundial, la temperatura media mundial de 2016 a 2020 representó el período de cinco años más cálido registrado, aproximadamente 1,1 °C por encima de 1850-1900 (el período base para los cambios de temperatura relacionados con la revolución industrial), y es superior al de 2011-2015. La National Aeronautics and Space Administration (NASA) predice que para el año 2100 la temperatura global aumentará en aproximadamente 1.4-5.8 ° C y el clima global sufrirá enormes cambios nunca vistos en los últimos 10 mil años.

El cambio climático está estrechamente relacionado con la sociedad humana como el aumento de la frecuencia, intensidad y duración de los fenómenos meteorológicos extremos como inundaciones, sequías, ciclones y olas de calor. El Informe global de riesgos 2020 (Global Risk Report 2020) publicado por el World Economic Forum (Foro Económico Mundial) señaló que las cuestiones ambientales, como los fenómenos meteorológicos extremos, la falta de respuesta a los problemas conexos y los desastres naturales, se consideran de alto riesgo, con alta probabilidad de ocurrencia y mayor impacto.

Con el fin de responder activamente a la crisis climática y lograr el desarrollo sostenible y ayudar a las personas a comprender plenamente el impacto socioeconómico de los futuros aumentos de temperatura, los científicos están llevando a cabo una gran cantidad de trabajo de investigación. Esta evidencia teórica y empírica es de gran importancia para la implementación de estrategias adaptativas con el fin de asignar recursos para defender la seguridad pública de los desastres naturales.

El metabolismo normal del cuerpo humano requiere una temperatura corporal constante entre 36~37°C. Cuando el cuerpo humano está expuesto durante mucho tiempo en un ambiente de alta temperatura, la función metabólica del cuerpo disminuye: el suministro de sangre al sistema nervioso central disminuye con la expansión de los vasos sanguíneos de la piel, el volumen real de líquido que circula en los vasos sanguíneos para adelgazar con el aumento de la pérdida de agua y la temperatura corporal interna aumenta gradualmente.

Cuando la temperatura del cuerpo humano supera los 39°C, no solo es una señal de alguna patología en curso, sino que la temperatura puede causar enfermedades relacionadas con el calor, como agotamiento, calambres por calor y golpes de calor. Con la pérdida de agua, el agua y los electrolitos del cuerpo pueden descoordinarse; la viscosidad de la sangre y los niveles de colesterol aumentan; los vasos sanguíneos se dilatan; se acelera la circulación sanguínea; los sistemas cardíaco y pulmonar se sobrecargan, lo que a su vez induce eventos cardiovasculares (como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares), lo que aumenta las posibilidades de muerte.

Vale la pena señalar que también hay diferencias significativas en los impactos con respecto a las patologías de calor en diferentes grupos de personas. Los ancianos, los niños y los trabajadores al aire libre son más vulnerables a las enfermedades relacionadas y lesiones accidentales que el resto de la población.

En los días de alta temperatura, las personas mayores con función física reducida, mala salud o condiciones crónicas son más propensas a sufrir. Debido al impacto de enfermedades relacionadas con el calor como accidentes cerebrovasculares, enfermedades renales y enfermedades respiratorias, el riesgo de muerte es un 10,4% mayor que en los días con clima templado. Teniendo en cuenta la aceleración del envejecimiento de la población, los riesgos para la salud que trae consigo el cambio climático en el futuro podrían ser más graves en forma geométrica-secuencial.

El aumento de la exposición al calor causado por el cambio climático también puede dañar la salud de los nonatos. Por un lado, el calor puede conducir directamente a un parto más rápido, un embarazo más corto y un menor peso al nacer.

Un artículo publicado en 2020 por Alan Barreca y Jessamyn Schaller en “Nature Climate Change” examinó más de 56 millones de nacimientos en varios condados de Estados Unidos entre 1969 y 1988. Los resultados del estudio mostraron que en los días en que la temperatura máxima superaba los 32,2°C, la tasa de natalidad había aumentado en un 5%, el número de días de embarazo había disminuido en un promedio de 6,1 días y algunos nacimientos incluso habían ocurrido dos semanas antes.

Una contribución publicada en 2009 por Oliver Deschenes, Michael Greenstone y Jonathan Guryan, en el “American Economic Review” encontró que el clima cálido experimentado durante el embarazo (especialmente en el segundo y tercer trimestre) tuvo un impacto negativo preocupante en el peso al nacer del bebé. Los autores predijeron que para finales del siglo XXI el peso promedio al nacer de los niños blancos disminuirá en un 0,22% (7,5 gramos) y el peso promedio al nacer de los bebés negros disminuirá en un 0,36% (11,5 gramos).

Por otro lado, las altas temperaturas afectarán el potencial de rendimiento de los principales cultivos, amenazarán la seguridad alimentaria y elevarán los precios de los alimentos, afectando así indirectamente a problemas de salud como la nutrición (considere también la evidente disminución del agua disponible en el planeta), la inmunidad y el nacimiento de recién nacidos y el crecimiento de los niños pequeños.

La salud es uno de los elementos importantes del capital humano. Muchos resultados de investigación confirman que la exposición a altas temperaturas durante el período fetal tiene un impacto negativo significativo en las capacidades cognitivas de un individuo y en la acumulación de capital humano a largo plazo. El “Journal of Environmental Economics and Management” publicó un ensayo de Ram Fishman, Paul Carrillo y Jason Russ en 2019, basado en un grupo de empleados de un departamento de educación ecuatoriano nacidos entre 1950 y 1980. La temperatura tiene un impacto negativo en el nivel de educación e ingresos en la edad adulta: por cada aumento de 1°C en la temperatura media mensual durante el embarazo, la probabilidad de que una persona reciba una educación secundaria disminuirá en un 0,2% y el nivel de después de la edad adulta disminuirá en un 0,7%, entre estas mujeres son las más afectadas (0,86% contra 0,59% de los hombres).

Por último, la alta temperatura también tendrá un gran impacto en la productividad de los trabajadores. Cuando el cuerpo humano está expuesto a un ambiente de alta temperatura, el aumento de la temperatura interna del cuerpo estimulará el centro neurálgico, lo que llevará a la fatiga de autoprotección, disminución de la fuerza y la resistencia muscular, lo que reduce la eficiencia de la producción.

Un artículo publicado en 2018 por Peng Zhang, Olivier Deschenes, Kyle Meng, Junjie Zhang en el “Journal of Environmental Economics and Management” utilizó los datos detallados de producción de 500 mil trabajadores de 1998 a 2007 y adoptó el modelo de efecto fijo de los datos para estudiar el efecto de la temperatura en el factor de productividad total del nivel de empresa (PTF) y la influencia del factor de entrada y salida. Se demuestra que la eficiencia de producción tanto de las empresas intensivas en mano de obra como de las de alto consumo de capital muestra sensibilidad a las altas temperaturas: en comparación con un estándar de 10-15,6°C, cuando la temperatura máxima del día supera los 32,2°C, la PTF se reducirá en un 0,56%.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. Ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Prohibida su reproducción. 

©2021-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *