EL ANÁLISIS DE LA EVOLUCIÓN DE LAS RELACIONES ENTRE TURQUÍA E ISRAEL

Giancarlo Elia Valori*

El temor a la Administración de Biden, la preocupación por los Acuerdos de Abraham (véase más adelante), el posicionamiento del estatus geopolítico en Medio Oriente y la salvaguardia de los intereses en Israel son los principales factores a través de los cuales el Presidente turco Recep Tayyip Erdoğan busca mejorar las relaciones con Israel que, sin embargo, conecta con los palestinos.

Las declaraciones del presidente turco Erdoğan sobre los acontecimientos en las relaciones con Israel han confirmado los informes de los medios de comunicación sobre sus repetidos intentos de llegar a un entendimiento sobre varias cuestiones controvertidas, así como allanar el camino para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas. Las declaraciones del presidente Erdoğan, así como de otros funcionarios turcos, han subrayado la conexión entre el cambio en las relaciones turco-israelíes y la política de Israel hacia la cuestión palestina.

El “principio de vinculación” que conecta las dos cuestiones ha sido un factor clave en la política exterior turca desde la década de 1950, y opera en el rango entre las palabras y las acciones, que a veces también han dado lugar a graves crisis en las relaciones entre los dos países.

En ese momento Turquía se opuso al plan de partición, pero reconoció a Israel y mantuvo relaciones diplomáticas con ese país. Las relaciones fueron suspendidas después de la segunda guerra árabe-israelí en 1956, cuando Turquía llamó a su representante diplomático en Tel Aviv, anunciando que no regresaría allí “hasta que se encontrara una solución justa a la cuestión palestina de acuerdo con las resoluciones de la ONU”.

Después de llegar al poder, el presidente Erdoğan ha desarrollado el mencionado “principio de vinculación”. En el contexto de las acciones de Israel con los palestinos, Turquía ha aumentado su apoyo político y económico a sus hermanos musulmanes y ha sido causa de crisis.

Las recientes declaraciones del Presidente Erdoğan se han hecho en el contexto de esta política: por un lado, el presidente turco ha expresado el deseo de su país de mejorar las relaciones con Israel y continuar la cooperación en materia de inteligencia; por otro lado, ha mantenido que el trato de Israel a los palestinos es “inaceptable”.

Es importante señalar que Turquía no renunciará al “principio de vinculación”, que difiere del principio de la nueva normalización árabe, basado en la separación entre la cuestión palestina y las relaciones con Israel. Los llamados Acuerdos Abraham, como el reconocimiento del Estado de Israel por los Emiratos Árabes Unidos en septiembre del año pasado: el tercer país árabe en reconocer formalmente a Israel, después de Egipto y Jordania; el cuarto si consideramos el reconocimiento “congelado” de Mauritania.

La política aplicada por el presidente Erdoğan no sólo está moldeada por las relaciones exteriores, sino que también es una cuestión interna turca en la que la opinión pública desempeña un papel clave. Parece que hasta que no se celebren elecciones en Turquía (previstas para el 25 de junio de 2023), no habrá una normalización completa con Israel. La mayoría de la población turca apoya a los palestinos y sus derechos, siente plena solidaridad por ellos y se opone a la presencia israelí.

Además, el presidente Erdoğan considera la cuestión palestina como un factor importante en la construcción de una renovada identidad nacional musulmana turca. Estas posturas aumentan su popularidad y fortalecen el apoyo de la gente a él y a su partido, así como su autoridad y prestigio en el mundo musulmán.

Al mismo tiempo, sin embargo, esta política también tiene implicaciones pragmáticas: el presidente Erdoğan no está cortando lazos con Israel, sino simplemente creando acciones que conducen a síntomas de crisis “diplomáticas”. A pesar de esta actitud de esperar y ver, los lazos económicos entre Turquía e Israel están floreciendo. Según datos oficiales, en 2018 las exportaciones de Turquía a Israel valían 6.500 millones de dólares e importaron 1.900 millones de dólares (excluyendo el comercio de diamantes y el turismo).

Tras la crisis de las relaciones y la expulsión del embajador israelí de Turquía (mayo de 2018), las exportaciones habían caído a 4.000 millones de dólares en 2019 y las importaciones a 1.700 millones de dólares. Aunque están disminuyendo, todavía hay profundos lazos económicos.

Las relaciones comerciales, sin embargo, no son el factor decisivo para determinar la naturaleza de las relaciones entre Turquía e Israel. Hay cuatro cuestiones que se cree que llevaron a Turquía a revisar sus relaciones con Israel:

  1. Turquía ha dado la bienvenida al nuevo presidente estadounidense, Joe Biden, con cautela y temor de que se oponga a las actividades turcas en la región. El líder estadounidense también puede ser muy duro con la seguridad, el armamento y los derechos de las minorías en Turquía. Algunos creen que la mejora de las relaciones con Israel calmará la situación con el presidente Biden, y el Congreso estadounidense y el lobby sionista podrán contribuir a este resultado. No se sabe, sin embargo, si el primer ministro Benjamín Netanyahu será tan buen mediador con Biden como lo fue con Donald Trump.
  2. Turquía está tratando de eliminar el aislamiento que se le impone debido a la distribución de zonas económicas marinas en la zona del Mediterráneo oriental, y está tratando de poner a Israel de su lado para desarrollar una postura conjunta y oponerse a tales subdivisiones Según fuentes israelíes, Turquía ha hecho a Israel una generosa oferta para expandir su área de control sobre las zonas económicas marinas, a cambio de que Turquía se ponga del lado de Grecia, Chipre y Egipto. Israel ha reaccionado con cautela, tanto porque sopesa mucho las intenciones del presidente Erdogan como porque está realmente interesado en fortalecer sus relaciones con los países mencionados anteriormente.
  3. Turquía está preocupada por los Acuerdos de Abraham para la normalización con Israel, en particular el antes mencionado con los Emiratos Árabes Unidos, y Turquía tiene como objetivo limitar su influencia y estatus como una nueva “empresa” de rivales árabes. Turquía intenta desmantelar una creciente alianza entre los países árabes e Israel. Después de todo, nos preguntamos por qué Turquía no está tratando en cambio de mejorar sus lazos con los países árabes para lograr el mismo objetivo. ¿Podría seguir siendo por la historia y la aversión mutua tradicional?
  4. Turquía está tratando de aliviar la presión sobre sus actividades en Israel y Palestina como resultado de la posible mejora de las relaciones con Israel. Turquía financia proyectos importantes en Jerusalén e Israel está tratando de contenerlo y frenarlo. Por el contrario, una mejora en las relaciones entre Israel y Turquía podría liberar el freno israelí.

Hasta la fecha, no se ha dado respuesta oficial israelí a las declaraciones turcas. Los medios de comunicación de Israel hablan de sospecha y frialdad en respuesta al acercamiento turco, con temores de que el presidente Erdoğan esté preparando una estratagema, un truco dirigido no a mejorar sus relaciones con Israel, sino a sabotear las relaciones y contactos de Israel con otros países.

Sin embargo, las filtraciones de altos funcionarios israelíes indican que su país ha establecido condiciones para restablecer las relaciones, que incluyen poner fin a los lazos de Turquía con Hamas y transferir proyectos turcos a Jerusalén a través de canales israelíes, así como abstenerse de votar contra Israel en organizaciones internacionales y adoptar una posición equilibrada entre Israel y los palestinos.

Aún no está claro cuál será el destino de las relaciones entre Turquía e Israel en los próximos meses, con el presidente Biden en la Casa Blanca y después de las elecciones israelíes celebradas el 23 de marzo de 2021. Sin embargo, es importante señalar que Turquía no renunciará al “principio de vinculación», que difiere del nuevo principio de normalización árabe, basado en la separación entre la cuestión palestina y las relaciones con Israel.

El “principio de vinculación” turco es una necesidad real para Turquía, por lo tanto, los líderes palestinos deben trabajar con Turquía para maximizar los objetivos comunes, especialmente con respecto a Jerusalén, la mezquita de Al-Aqsa y Gaza.

No es fácil de hacer, pero tampoco imposible.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Artículo traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor. Porhibida su reproducción.

 ©2021-saeeg®

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *