Archivo de la etiqueta: Irak

EL ACUERDO MILITAR ENTRE SIRIA E IRÁN

Giancarlo Elia Valori*

El 8 de julio pasado, el Jefe del Estado Mayor iraní, Mohammad Baqeri, y el Ministro de Defensa sirio Ali Abdullah Ayub firmaron un acuerdo en Damasco —definido como “completo”— para reforzar la cooperación militar entre los dos países.

Como ambos dijeron, este acuerdo fortalece la cooperación militar entre Irán y Siria, especialmente en relación con el aumento esperado de la presión estadounidense sobre la región. Además, Irán fortalecerá los sistemas de defensa aérea sirios y mejorará el entrenamiento de las tropas y el armamento actualmente disponible para el ejército sirio.

El 1º de julio, Erdogan, Putin y Hassan Rouhani se habían reunido —por videoconferencia- dentro del llamado “formato Astana” para regular sus relaciones dentro del territorio sirio y planear un futuro tratado de paz con Siria, con exclusión de Estados Unidos y otros países occidentales. Mientras tanto, el Primer Ministro israelí ha dicho: “No permitiremos que Irán establezca presencia militar en Siria”. Es una elección totalmente natural, pero no creemos que —en una perspectiva de confrontación militar limitada entre Israel e Irán— Estados Unidos proporcione más que una ayuda simbólica al Estado judío. Un hecho estratégico importante es que este nuevo acuerdo deja de lado la relación tradicional entre Siria y Rusia, tanto defensiva como tecnológica y políticamente.

Rusia ya ha puesto sus misiles Pantsir y S-300 operativos en territorio sirio, pero en las Fuerzas Armadas Sirias se rumorea que estos sistemas de armas no han sido deliberadamente capaces de afectar a las armas israelíes y los ataques aéreos en Jerusalén.

La cuestión es clara: Rusia no activa sus misiles S-300 porque no tiene intención de golpear al Estado judío. Obviamente esto no está en los planes de Siria, que considera la amenaza aérea de Israel como un peligro existencial para el Estado sirio. El papel de Irán será golpear a Israel desde territorio sirio o penetrar en la región israelí con sus propias fuerzas especiales.

Ciertamente, el signo de la separación parcial por parte de la Siria de Assad de la Federación de Rusia es significativo, aunque no parece decisivo, teniendo en cuenta que tanto Rusia como Irán siguen apoyando a Siria.

Sin embargo, es un intento de “sustitución” estratégica que podría tener efectos a largo plazo. Además, algunos analistas rusos señalan que —también en las fases calientes de la guerra entre Assad y los “rebeldes” apoyados por Occidente— la presencia de las tropas iraníes era escasa, mientras que muchos voluntarios chiítas de varias zonas, Pasdaran y muchos asesores militares fueron enviados desde Irán a Siria. La presencia iraní en la guerra siria nunca ha sido masiva, pero, ciertamente, sigue siendo muy importante. Irán, en particular, ha financiado y entrenado a los grupos armados pro-Assad, pero actualmente el presidente sirio tiene que detener —ciertamente sin ayuda rusa— los ataques aéreos israelíes, que a menudo golpean zonas donde también operan los militares iraníes.

Evidentemente, las operaciones israelíes en Siria también han causado daños significativos a las redes y sistemas nucleares de Irán: un incendio en Natanz, a principios de julio, así como la explosión al oeste de Teherán hace unos días, y las nuevas explosiones en Garmdareh y Qods. El 26 de junio de 2020, hubo un incendio en una fábrica de misiles en Khojr, y otro en Shiraz, además de la explosión en una clínica médica el 30 de junio, con 19 víctimas, así como un gran incendio el 3 de julio, de nuevo en Shiraz, y finalmente un incendio y una explosión en Ahwaz. Una secuencia tan racional y bien programada muestra que estos incidentes, a menudo trivializados por el gobierno iraní y su propaganda, son cualquier cosa menos aleatorios.

Obviamente, sin embargo, son sitios importantes para el proyecto nuclear iraní: por ejemplo, la explosión del 1º de julio golpeó el Centro de Ensamble de Centrífugas de Irán (ICAC) en la zona de Natanz. No obstante, todos los expertos y técnicos nucleares iraníes, también los que se encuentran dentro del proyecto de Teherán, suponen un retraso en la ejecución de todo el proyecto en al menos uno o dos años.

Sin embargo, veamos las fechas y la importancia estratégica de la energía nuclear de Irán: en mayo de 2019 Hassan Rouhani anunció que Irán se retiraría unilateral pero progresivamente del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) firmado por Irán en 2015 junto con el P5+1, es decir, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas más Alemania y la Unión Europea.

Cabe recordar que los Estados Unidos habían abandonado la JCPOA un año antes, en mayo de 2018.

La “máxima presión posible”, es decir, el endurecimiento máximo de las sanciones, anunciado por los Estados Unidos en el momento de su retirada del Acuerdo de Viena, dio lugar a algunas manifestaciones en noviembre, duramente reprimidas por el régimen iraní, que dejó hasta 180 muertos sobre el terreno.

Sin embargo, es probable que al romper permanente y sistemáticamente el Acuerdo de Viena de 2015, Irán quiera mostrar señales no de construir la bomba nuclear, sino de presionar a la comunidad internacional para que levante las sanciones.

Mantequilla primero, luego armas —sólo para citar una vieja broma. ¿Dónde podría Irán lanzar su bomba nuclear? ¿Sobre Israel, que sin duda quiere “borrar del mapa”, pero con el gravísimo peligro de una contraoperación nuclear por parte de Israel contra los sitios económicos y militares más importantes y las ciudades iraníes más pobladas?

¿En Irak, que ya tiene una mayoría chiíta, actualmente bien controlada por los Servicios de Inteligencia iraníes?

¿O en Arabia Saudí? Cada elección abstractamente posible tiene muchos más efectos secundarios que las evaluaciones positivas y racionales. Pero los tomadores de decisiones iraníes no son tontos o minus habens.

Sin embargo, si Irán reduce su cumplimiento de la JCPOA cada dos meses —como parece hacer hoy— tendrá hasta tres oportunidades, desde ahora hasta las próximas elecciones estadounidenses de noviembre, de “endurecer” su sistema nuclear. Esto sin duda tendrá un efecto significativo en el debate político y electoral de Estados Unidos. Este también será un efecto bien organizado, elegido racionalmente por los ayatolás. Obviamente, el presidente Trump fortalecerá el sistema militar estadounidense en el Medio Oriente y esto sin duda disgustará a una gran parte de sus votantes. Irán implementará su estrategia básicamente no convencional (pero aún no nuclear), que consistirá en ataques contra buques cisterna en el estrecho de Ormuz y el Golfo Pérsico; de operaciones “pesadas” de los Kataib Hezbollah en Irak; de una operación probable en la zona chiíta de Afganistán, capaz de romper el muy tenue acuerdo entre los Estados Unidos y los talibanes de febrero de 2020; de un fortalecimiento de la presencia de los “rebeldes” chiítas hutíes o, finalmente, de otra probable operación iraní en El Líbano y, precisamente, de este acuerdo entre Irán y Siria. El criterio inicial de Irán es el de la “paciencia estratégica”.

Esto no implica en modo alguno la exclusión del armamento nuclear, sino que se refiere al uso de sus fuerzas convencionales, mientras que las armas nucleares se lanzarán sobre el agresor o sobre Israel, sólo en caso de un peligro existencial extremo para el Estado. Por otro lado, la “paciencia estratégica” iraní tiene otro propósito: separar a la UE de los Estados Unidos y crear un corredor económico entre Irán y algunos países europeos. Hasta ahora, la UE no ha demostrado ser capaz de reaccionar de manera autónoma a la política estadounidense hacia Irán: han transcurrido dos años y, por lo tanto, con el discurso antes mencionado, Rouhani ha adoptado una estrategia “más dura”. Por lo tanto, el Presidente iraní ha anunciado que Irán seguirá apartándose de las disposiciones de la JCPOA hasta que los demás signatarios del Acuerdo de Viena de 2015 garanticen a Irán el libre acceso al sistema financiero mundial y la libre venta de petróleo iraní.

En otras palabras, cualquier “endurecimiento” del régimen ayatolá sobre la cuestión nuclear irá seguido de una posible apertura ad hoc de Irán a los mercados europeos. Si la UE está de acuerdo en este proyecto, a partir de entonces Irán detendrá su retirada de la JCPOA, de lo contrario su salida del Acuerdo de Viena continuará al ritmo habitual. Hasta ahora, sin embargo, los Estados Unidos han reforzado aún más su sistema de sanciones, mientras que la UE ha amenazado con iniciar el sistema de solución de controversias de la JCPOA. Por lo tanto, la salida final de Irán del Acuerdo de Viena se ha materializado de nuevo, pero tanto Estados Unidos como la UE —que tiene la misma política exterior que un nido de hormigas— deberían darse cuenta de que la amenaza no nuclear y nuclear de Irán es terriblemente grave y podría afectar negativamente a los intereses primarios de ambas regiones occidentales. Hay sobre todo el chantaje a Israel, que también es terriblemente grave, incluso si Irán imaginara una estrategia nuclear “al estilo de Samson”, es decir, su eliminación junto con el enemigo.

Además, el Estado judío considera acertadamente a la UE una guarida de antisemitas que no hace ninguna política exterior (por ahora, ni siquiera sus Estados miembros), mientras que los Estados Unidos conciben y desarrollan su política exterior, sea buena o mala, sólo para el horizonte temporal de una elección de mitad de período. Israel, en cambio, tiene una política militar y estratégica muy estable, pero inevitablemente necesita aliados igualmente estables. No es casualidad, de hecho, que en los últimos dos meses Irán haya fortalecido no sólo el proyecto de abandonar el JCPOA, sino también sus diversas operaciones militares convencionales o las de sus representantes en el Gran Oriente Medio: sólo piensen en la captura del petrolero británico hace un año, así como los dos buques cisterna incautados —probablemente por los Pasdaran— en el Golfo de Omán en junio de 2019, y las muchas operaciones similares llevadas a cabo por la Armada del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.

La idea de Irán es hacer sentir sobre todo a los europeos el “peso” de estar de acuerdo con los Estados Unidos en cuanto a las sanciones contra Irán, así como golpear las líneas de suministro de los países europeos —coincidentemente de los más cercanos a las posiciones de Estados Unidos, como el Reino Unido— para hacerles entender que Irán puede dañarlos significativamente sin recurrir a una guerra convencional o nuclear. La “línea política” iraní de los encargados de la toma de decisiones sigue siendo básicamente la establecida por el ayatolá Jamenei, poco después de la retirada de Estados Unidos de la JCPOA, que define dos criterios básicos: Irán seguirá aplicando el Acuerdo de Viena, aunque a un ritmo muy lento y —por otro lado— Irán está listo para una posible retirada definitiva de la JCPOA.

Esta es exactamente la mejor definición de “paciencia estratégica”. Además, la posición estratégica del presidente Trump es inexistente: ¿qué hará Estados Unidos si Irán abandona definitivamente la JCPOA? ¿Impondrá otras sanciones además de las actuales? Incluso es difícil imaginarlas.

¿Qué haría la UE en caso de crisis —incluso sólo convencional— que detendría el flujo de petróleo desde el Golfo Pérsico?

¿Cuáles serían las posibilidades de una presión política seria y eficaz sobre Irán para detener sus operaciones convencionales, que podrían llegar con seguridad incluso a la región del Mediterráneo Oriental?

En cuanto a la ruptura “bimensual” de la JCPOA por parte de Irán, los líderes iraníes han superado el límite establecido por el Acuerdo de Viena sobre la producción de agua pesada. También han eliminado todos los límites de la investigación de las centrífugas —de hecho, las destruidas en Natanz eran del último modelo— y finalmente han comenzado de nuevo a enriquecer uranio en las instalaciones de Fordow. Efectivamente, todo parece haber sido puesto en marcha por Irán para calibrar —lenta pero seguramente— la presión sobre los Estados Unidos y sobre los líderes ineptos de la UE, mientras que también hay que recordar que, debido a sus características geológicas, la planta de enriquecimiento de combustible Fordow es muy difícil de eliminar con un ataque dirigido. ¿Cuáles son las perspectivas estratégicas iraníes durante la restricción progresiva de la validez del JCPOA? ¿Ataques con misiles en territorio saudí, como ya ha ocurrido?

Si Estados Unidos levantara las sanciones, Irán demostraría que puede derrotar al “gran Satanás” y las demandas de Irán, especialmente a la UE, aumentarían. Se referirían a las relaciones entre los Estados Unidos e Israel.

 

* Copresidente del Consejo Asesor Honoris Causa. El Profesor Giancarlo Elia Valori es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Señor Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York. Actualmente preside el «International World Group», es también presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group y miembro de la Junta de Ayan-Holding. En 1992 fue nombrado Oficial de la Legión de Honor de la República Francesa, con esta motivación: “Un hombre que puede ver a través de las fronteras para entender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia.

 

Nota: traducido al español por el Equipo de la SAEEG con expresa autorización del autor.

 

©2020-saeeg®

 

CAMBIO CLIMÁTICO Y TERRORISMO EN IRAK EN TIEMPOS DE COVID

Estefanía Belén Ducasse*

 

 Imagen de David Peterson en Pixabay 

Introducción

La pandemia ocasionada por el covid-19, popularmente conocido como coronavirus, es el tema que centralizó los focos de atención en la primera mitad del año 2020. No obstante, incluso antes de que la pandemia se expandiera hacia Europa, Antonio Guterres, Secretario General de la Organización de Naciones Unidas (ONU), ubicaba al cambio climático como uno de los puntos más importantes para tratar el presente año. A esto se suma la advertencia de parte de la ONU, en febrero del 2020 sobre el rearme del Estado Islámico (ISIS) para abordar a Irak y Siria.

Irak cuenta con el antecedente de haber experimentado una simil guerra por el agua en el año 2014 mientras se conformaba como campo de batalla del Estado Islámico. Cuatro años más tarde, este grupo terrorista se ve disgregado y pierde varios territorios que había conquistado a lo largo del país. Sin embargo, la situación iraquí podría cambiar con el reagrupamiento de ISIS en busca de su revancha en el establecimiento del califato en Siria e Irak que advierte la ONU. Esto se presenta en el 2020 dentro de un escenario de disconformidad política de la población iraquí y una nueva ola de sequías en su territorio y pone nuevamente como foco de conflicto al agua. De esta forma, Irak se enfrenta con múltiples dificultades para garantizar la seguridad humana de su población. Como resultado, el cambio climático puede contribuir con las condiciones para la nueva conquista de un grupo terrorista en el territorio de Irak. Esto en un contexto de retiro de las tropas de las Fuerzas Armadas pertenecientes a la coalición anti Daesh ubicadas en Irak ante el pedido del parlamento iraquí en enero e impulsado, también, por el riesgo de la pandemia.

Escenario de Irak

La República de Irak se caracteriza por ser un área relativamente fértil dentro de Medio Oriente, una región conocida por su suelo árido. En el siguiente mapa se puede observar la geografía de Irak en la que las llanuras del Tigris y del Éufrates componen un terreno cultivable y con agua abundante. La zona de Chatt el-Arab, donde desembocan los ríos, forma un área pantanosa con abundancia de agua que riega grandes palmerales. Una condición similar la tiene la meseta de Al-Jazeerah que dispone de terreno cultivable pero, a diferencia de las zonas anteriores, sufre problemas de sequía. En contraposición con esto, el norte y noroeste se caracterizan por ser regiones montañosas en correlación con el oeste y suroeste que es desierto[1]. Sin embargo, el aceite crudo de petróleo es la exportación principal del país acaparando casi la totalidad de las exportaciones, Irak posee la quinta mayor reserva de petróleo del mundo y es el segundo mayor productor de la OPEP.

Mapa 1. Geografía de la República de Irak

Fuente: Maps Iraq (https://es.maps-iraq.com/irak-geografía-mapa)

Uno de los factores que tiene gran influencia en las problemáticas y la toma de decisiones de Irak es la amplitud de composición étnico-religiosa de su población. La religión preponderante es el Islam que concentra el 95% de los habitantes del país siendo en su mayoría chií (60-65%), y le sigue la rama sunni (32-37%), el 5% restante se divide en cristianos caldeos y asirios, yazidíes, sabeanos. Cabe destacar que a raíz de la diversidad poblacional del país, desde el año 2005 existe un acuerdo por el que el presidente debe ser kurdo, el presidente del Parlamento suni y el primer ministro shii[2]. A su vez, la población iraquí convive con fuerzas internacionales asentadas dentro de su territorio como las bases estadounidenses y personal de la coalición anti-Daesh, formada por un grupo de países europeos y Estados Unidos para combatir al Estado Islámico.

La economía en Irak progresó luego de la derrota del Estado Islámico por los esfuerzos de reconstrucción, demanda interna y mejores condiciones de seguridad así como mejoró el clima social y político. A pesar de estas mejorías, según UNICEF, uno de cada 4 niños son pobres y el acceso a la electricidad, combustible y agua es muy limitado. La tasa de desempleo es alta, especialmente en mujeres y jóvenes adultos, en un contexto en el que el Estado es el principal empleador[3]. En adición, con la llegada del coronavirus, la economía iraquí se vio estancada por la baja de la producción y la caída del precio del petróleo, con lo que las protestas políticas se mantienen latentes. 

Cambio climático y terrorismo

A pesar de que con el desarrollo de la pandemia se ha hablado sobre el efecto positivo en el cambio climático con la rotura de la “normalidad” en varios Estados, este fenómeno sigue existiendo y continuará avanzando. Diversos expertos enfatizan en el presente y el futuro del cambio climático junto con las consecuencias negativas sobre el suministro de agua y alimentos, sector agrícola y bienestar social, especialmente en Medio Oriente.

Una prueba de los efectos del cambio climático es la situación que tiene Irak respecto al agua. Ya para mediados del 2019 los niveles de los ríos iraquíes se redujeron a menos de una tercera parte de su capacidad normal. Dos de los ríos más importantes del país, Tigris y Éufrates, contienen el 98% del suministro de agua usado para saneamiento, irrigación y como bebida, y se espera que disminuyan su descarga en un 50% hacia el 2030. A su vez, el segundo lago más grande de Irak, el Lago Milh, prácticamente ya no existe[4]. Por ende, los suministros de agua más importantes del país de Medio Oriente están en peligro de agotarse dejando toda el área dependiente de formas secundarias de abastecimiento. Sumado a esto, la calidad del agua restante está deteriorada debido a la salinización que deviene, junto con la evaporación el agua, en la desertificación de un valor estimativo de 92% del territorio iraquí y en la pérdida de 100 km2 de tierra fértil por año[5].

Como consecuencia de la escasez y salinización del agua que viene de la mano de la degradación de la tierra, las tormentas de arena se vuelven más usuales lo que repercute en diversas áreas. Esta situación perjudica, por un lado a la industria de la aviación cuyos vuelos se tornan dificultosos y cuya maquinaria requiere mayor mantenimiento y, por el otro, afecta a la biodiversidad generando pérdidas en la vida silvestre y agricultura.

De esta forma, nuevamente confluyen en el escenario iraquí las amenazas del cambio climático y el terrorismo que, si bien fue en gran parte derrotado en el año 2018, la ONU advirtió sobre el posible resurgimiento de las actividades del Estado Islámico. Se debe considerar que con la aparición de la pandemia algunos grupos terroristas pudieron no hacerse visibles lo que no significa que desaparecieran sino al contrario, estos grupos se verán fortalecidos con el contexto actual. El Estado Islámico incrementó su presencia en redes sociales a causa del retraimiento de las actividades y desde abril recrudeció sus ataques en el territorio iraquí.

Aquí se considera terrorismo a aquellos “actos de violencia cometidos contra personas inocentes o no combatientes, con la intención de obtener fines políticos a través del terror y la intimidación”[6]. En este sentido, el Estado Islámico encontró en Irak un campo susceptible para implantar el califato utilizando las vulnerabilidades causadas por la diversidad en la composición poblacional, por la inestabilidad política y por los antagonismos entre los mismos habitantes.

Con la retirada de las tropas de la coalición anti Daesh a raíz del cese de actividad terrorista percibida en la zona y el coronavirus como valor agregado, el Estado Islámico tiene mayor libertad de acción. Según un informe de Adelphi, el cambio climático funciona como un “multiplicador de amenazas”, es decir, da lugar a un contexto en el que el terrorismo puede crecer debido a dos mecanismos principales: primero, contribuye a crear un ambiente frágil que permite al grupo terrorista operar en forma más libre y, segundo, impacta en forma negativa sobre el sustento de la población local de manera que facilita el reclutamiento de personas a estos grupos[7]. La reducción abrupta del caudal de agua genera la necesidad de abastecerse de este insumo elemental en formas alternativas de manera que ante un Estado que no logra saciar la demanda, un grupo terrorista puede ocupar el vacío de poder. De la misma forma, el impacto del cambio climático sobre el suelo junto con la proliferación de las tormentas de arena dificultan la actividad económica de los sectores más precarios, elemento que los grupos terroristas usan para conseguir integrantes a cambio de solventar sus necesidades.

Estos dos mecanismos se vinculan con tres tipos de relaciones causales entre el cambio climático, terrorismo y radicalización: las “causas instigadoras” se fundan en causas profundas del terrorismo que refieren a la pobreza, desigualdades entre grupos sociales, entre otros; los “factores permisivos” refieren a elementos que facilitan los actos de violencia como los vacíos de poder de un Estado; y los “eventos precipitantes” son los desencadenantes finales del acto de violencia, por ejemplo, un desastre natura[8]. Por ende, estos mecanismos y relaciones causales aglutinan los fundamentos por los que Irak se conforma como un escenario ideal para la proliferación del terrorismo en un contexto de cambio climático. Este Estado de Medio Oriente presenta una inestabilidad política instalada junto con profundas desigualdades económicas y sociales, condiciones que se ven exacerbadas por la vulnerabilidad ocasionada por la falta de agua y la pérdida de recursos y por un Estado que no garantiza la seguridad humana de sus habitantes. Estas causas componen las condiciones propicias para que un grupo terrorista ocupe el vacío de poder, sacie necesidades y aumente sus filas. De esta forma se puede ver que la confluencia de variables que caracterizan la realidad iraquí proporciona las bases para que el Estado Islámico se asiente y busque continuar con su objetivo de establecer un califato.

Tanto el cambio climático como un grupo terrorista como el Estado Islámico no quedan restringidos a límites políticos sino que son amenazas transnacionales. Esto conlleva a que puede tener repercusiones en el ámbito doméstico e internacional, es decir, la realidad producto de los efectos ocasionados por estas amenazas puede generar migraciones masivas hacia otros países e incluso conflictos a raíz de la lucha por los recursos perdidos a causa del deterioro ambiental, por ejemplo el agua. 

Conclusiones

La República de Irak atraviesa una situación doméstica propicia para la proliferación de grupos terroristas y esto se debe, en parte, a los efectos que tiene el cambio climático en el país, lo que no solo afecta al suelo y recursos naturales como el agua sino que repercute en los habitantes. A raíz del cambio climático, se ven truncadas algunas actividades económicas, sumado a la dificultad de obtener insumos básicos como el agua. Por otro lado, la debilidad estatal no garantiza la seguridad humana de su población. En este contexto, los grupos terroristas hacen uso de la disconformidad, necesidades insatisfechas y vacíos de poder para conseguir seguidores al grupo.

Esta condición se ve reforzada con la figura del coronavirus siendo que como efecto colateral de las decisiones tomadas durante la pandemia el precio del petróleo cayó y las actividades del país junto con él. La retirada del Estado Islámico en 2018 junto con el repliegue de las tropas anti Daesh sumado a que la pandemia ocasionó que la población en general se resguarde, devino en el fortalecimiento de este grupo terrorista y el retorno a sus ataques.

En conclusión, el cambio climático junto con un Estado que no puede responder a las necesidades de la población generan las condiciones propicias para la actuación y crecimiento de grupos terroristas. Por otro lado, se da lugar a estudiar otra línea dentro consecuencias de la relación entre ambas amenazas transnacionales como es la generación de un conflicto entre países limítrofes por los recursos y las migraciones masivas en pos de mejores condiciones de vida.

 

* Investigadora en CEMOC – CARI.

 

Referencias

[1] Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores (2017), Ficha país: Irak, <http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/IRAQ_FICHA%20PAIS.pdf>.

[2] Ibídem.

[3] Nordea Trade. Iraq: Economic and Political Overview. Nordea, <https://www.nordeatrade.com/fi/explore-new-market/iraq/economical-context>.

[4] Karasik, T. y Spezia Depretto, J. “Climate Change Is Exacerbating Iraq’s Complicated Water Politics”. ECC Platform Library, 14/08/2019, <https://www.climate-diplomacy.org/news/climate-change-exacerbating-iraq%E2%80%99s-complicated-water-politics>.

[5] Ibídem.

[6] Bartolomé, M. La Seguridad Internacional en el año 10 D.G.(después de la Guerra Fría). Buenos Aires: Instituto de Publicaciones Navales, 1999.

[7] Adelphi. Climate change will see terrorism thrive. 2016, <https://www.adelphi.de/en/publication/insurgency-terrorism-and-organised-crime-warming-climate>.

[8] Telford, A. “A climate terrorism assemblage? Exploring the politics of climate change-terrorism-radicalisation Relations”. Political Geography, volume 79, May 2020, 102150, <https://doi.org/10.1016/j.polgeo.2020.102150>.

©2020-saeeg®